Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos en la Categoría: Política española

Menú navideño

Ya les he dicho varias veces que ando muy desganado. Esto de la búsqueda de empleo me agota moralmente y casi no me deja energía para nada más. Para intentar superarlo creo que voy a iniciar una dieta rica en fibra, puesto que madres, padres, muertos, parentela y dioses no me faltan para defecar en todo lo alto de ellos. Para ir metiéndome en harina, por cierto, y mientras la situación no cambie me niego a volver a hablar de vascos y catalanes. A partir de ahora hablaré de paletos con chapela y paletos cleptócratas, que me parece mucho más respetuoso con los pocos que puedan quedar en estas dos regiones que no traguen con el nazionalismo imperante en ambas.

Hoy voy a declarar inaugurada la temporada de plastas en todo lo alto de la cocorota de alguien no con los hijos de puta saboteadores del metro madrileño, ni con los paletos cleptócratas de ese pequeño país al noreste. El zurullo inaugural se lo va a llevar el mamón opusino alopécico y sospechoso de mangancias proveniente también de ese rincón de Ex-panya que tenemos por Ministro del Interior, y por extensión su jefe y todos sus conmilitones. Y lo que sobre, que caiga en los impresentables que pasan por jueces de la Audiencia Nacional, que su buena palada por toga también se merecen.

La razón es aviar: Hoy hemos tenido la noticia de que una de las acusaciones populares en el caso del chivatazo del Faisán se retira del proceso porque el ex-magistrado y nunca juez Garzón en su día les obligó a unir su acusación a la presentada por el PP. La asociación profesional de la Guardia Civil llamada Unión de Oficiales se retira del proceso. Si esto no apesta a apaño, entonces es que lo que ahora mismo me estoy agarrando con las dos manos no son mis pelotas. Lean la noticia, por favor, que tiene delito y nunca mejor dicho.

Cuando voté, a riesgo de mi salud y visto lo visto de mi hacienda, al PP en las pasadas elecciones generales estaba dispuesto a tragar con bastantes cosas y a perdonar muchos errores, pero lo que no estaba dispuesto ni esperaba tener que ver era que el cambio de Gobierno significase una innoble y humillante continuidad con la traidora política zETAperil en el asunto del terrorismo mafioso de los paletos de la chapela. Cuando el puto calvo opusino se reunió a puerta cerrada con zETAp durante el “ejemplar traspaso de poderes” ya me maliciaba algo. Cuando no se cambió la política penitenciaria me empezó a resultar muy difícil mirar para otro lado. Con lo del cabrón asesino de Bolinaga ya se me inflaron las gónadas. Con esto ya me revientan.

Es por eso que desde esta humilde caja de fruta que pasa por mi tribuna conmino a los militantes decentes que puedan quedar en el PP a solicitar públicamente de los jefes del partido que cambien el rumbo, que vuelvan a la línea de dureza con quien la merece y se dejen de pasteleos y de manejos con cosas tan serias o que de lo contrario abandonen pública y sonoramente el partido que ahora ya no representa sus principios.

Yo ya lo avisé y ahora me reafirmo: O cambian de política o no les vuelvo a votar. Dicho queda.

Anuncios

Batas blancas para las ratas negras

 

Esto del blog ya nos tiene superados. Es un ejercicio terapéutico el de despotricar en privado, hasta que uno se da cuenta que a la nula carencia de talento para ello, se le une la carestía absoluta de tiempo para ponerse a la tarea. Esto resulta en malos textos y un atasco importante de personajes a los que afear, pero que le vamos a hacer, oiga: no vivimos de esto.

Para quitarme una cuenta del rosario de melones con que nos carga la casta política a los ciudadanos, voy a rezar un poco de otra no menos dañina: la de los funcionarios de la presunta salud pública.

Y como introducción, y con el fin de que el lector disfrute de verdad de la buena escritura en lengua española, me permito traer al mismísimo Licenciado Vidriera de nuestro nunca bien ponderado Miguel de Cervantes, y su opinión sobre los médicos malos, que en la mía, son la gran mayoría de los que controlan los grandes centros hospitalarios:

“porque no hay gente más dañosa a la república que ellos. El juez nos puede torcer o dilatar la justicia; el letrado, sustentar por su interés nuestra injusta demanda; el mercader, chuparnos la hacienda; finalmente, todas las personas con quien de necesidad tratamos nos pueden hacer algún daño; pero quitarnos la vida, sin quedar sujetos al temor del castigo, ninguno. Sólo los médicos nos pueden matar y nos matan sin temor y a pie quedo, sin desenvainar otra espada que la de un récipe. Y no hay descubrirse sus delictos, porque al momento los meten debajo de la tierra”.

Y ustedes me perdonarán, ahora me toca seguir a mí, ya que necesito un poco de desahogo.

Hace falta tener la geta de blindaje de carro de combate israelí para participar en las rebeliones autonómicas contra la privatización de la sanidad. Pero, ¿qué privatización? Miren, yo también estoy en contra, ya que es una privatización light, al estilo de la social democracia pusilánime del PP de Rajoy.

Muchas gracias por preocuparse ahora por mí. Les resumo mi breve mensaje: ahora que ya han vociferado un rato para salvarnos la vida, déjenme decirles que son ustedes unos sinvergüenzas provistos de una geta que ríase usted de las cabezas de Pascua (tamaño y dureza).

Tengan el valor de salir a la calle a protestar porque tienen miedo de perder ciertas prebendas de su trasero acomodado de funcionario. Las reformas de ciertas autonomías distan mucho de lo que muchos deseamos: déjenme a mí la libertad de pagar el hospital al que me quiera ir a morir, sin que me lo imponga su estupendo sistema del lugar donde esté  empadronado, toda una loa al sentido común dicho de paso.

No han mostrado la menor manifestación de preocupación por el hecho de que en diez años los costes sanitarios se hayan multiplicado, como mínimo,  por tres, con un buen pellizco de la tarta devorado por sus subidas salariales incluso con vacas flacas; este crecimiento del coste, sin parangón en cuanto a ingresos ¿a qué se les adivinaba insostenible pero a ustedes les importaba un carajo mientras no afectara su cartera?

No recordamos huelga alguna por la privatización de los servicios de vigilancia, mantenimiento, comidas, limpieza, entretenimiento, lavandería, cafetería, residuos, jardinería y riegos, y un largo etcétera e sus hospitales. Claro, es que esos son  compañeros de poca  monta, ¿verdad? Pues ahora se les estaría muy bien empleado tener que joderse.

No se les reconoce en manifestación alguna cuando las camas exceden los pacientes, contra los despidos de residentes e interinos que les pegan mil vueltas porque ellos sí tienen que ganarse una renovación; contra las listas de espera, el pago por recetas, la “externalización” de la atención hospitalaria y, de nuevo, un largo etcétera.

¿Cómo tienen ahora la desvergüenza de decir que van a la huelga por nosotros?

Ustedes nunca se han preocupado por nosotros.  Cuando nos despedían en el sector privado a decenas de miles por mes y a ustedes les subían el 4% el sueldo, no les oía queja alguna, más bien votaron en  masa borreguil  a la mano que les daba de comer.

Cuando he ido a sus hospitales, me he sentido degradado hasta límites incompatibles con la condición humana. He padecido su crueldad en primera persona, la he visto con familiares de otros pacientes, con todos los allegados que sufrían, y mil veces me he tenido que contener al verles disfrutar del placer de someter a sus congéneres, de ejercer su poder sin límites sobre ellos. Para mí era inimaginable pensarles capaces de acongojar a enfermos con represalias cuando sus familiares iban a los departamentos de “atención al paciente” a buscar consuelo, que no resarcimiento, para volver más humillados si cabe. Son ustedes la depravación de la condición humana precisamente en el que debiera ser el templo de su cuidado.

Miren, como en tantas otras ocasiones: no en mi nombre. Si estuviéramos preocupados, tal vez ya les habría acompañado alguna que otra persona ajena a su sindicato de terror, pero hasta las ratas serviles que pastan en otros sectores les han dejado solos. Váyanse con su cuento a tomar por el culo. Son ustedes unos golfos, unos vagos, unos maleantes, unas sabandijas y unos parásitos de la peor calaña. No solo son mentirosos e hipócritas, es que además tenemos que soportar en ustedes el efecto inmediato que el poder genera en las personas de naturaleza mediocre: su infinita crueldad. Verles faltar a su juramento sin pestañear les convierte en peores que los males a cuyo combate prometieron consagrar sus vidas. Menuda banda. Como para protestar para salvarnos. ¡Qué generosa panda de cabronazos!

Si de verdad están preocupados por nuestra calidad de ciudadanos, por nuestra salud y por nuestra libertad, reclamen nuestro derecho a decidir si pagar la mierda de servicio que nos dan al precio que el ejecutivo de turno nos lo cobra, o de irnos a la institución que nos podamos permitir y más nos convenga. Dicho sea de paso, ustedes y sus colegas funcionarios lo hacían a través de una Mutualidad prohibida para el resto de trabajadores. Tampoco protestaron nuca por esto.

Menos mal que tienen a Gallardón haciéndoles el juego sucio de las malas privatizaciones, de forma que le puedan echar en cara al gobierno social demócrata “rajoyano” el acabar con los servicios elementales públicos. Deberían hacer a partir de ahora el  juramento “gallardoniano”, incumplible por definición e inmune al perjurio por tanto. Les va que ni al dedo, amputado por supuesto.

¡Y estos son los que nos tienen que sanar!

Absolutamente Nada

Hoy hace un año desde que, tapándome la nariz, deposité mi papeleta en las anteriores elecciones generales para desalojar al puto ZP de la poltrona.  Es tradición, llegado este punto, hacer un balance de lo ocurrido desde entonces hasta ahora, y los periodistas se lanzan a la caza de las opiniones de los políticos y de otros periodistas sobre el asunto. Las opiniones de los periodistas en general me la pelan, más teniendo en cuenta el grado de pesebrismo, sectarismo y desvergüenza que adornan al gremio de los plumillas en España. Las de los políticos son como una mierda de perro en mitad de la calle: Algo que ves y a lo que sólo prestas atención para no llegar perfumado a tu destino.

Aún así, voy a pararme en los rebuznos emitidos por Soraya la Imbécil, a la sazón portacoz de los sociatas en el Congreso de los Diputados. La admiración que me produce esta mema, por haber llegado a donde ha llegado con tan poquito, no evita que cada vez que abre el agujero ese que tiene debajo de la tocha me entren ganas de darme la vuelta, bajarme los gayumbos y peerme en él. No dejan de sorprenderme los niveles de estulticia a los que consigue llegar la andoba ésta; es capaz de superarse día a día. En esta ocasión ha dicho que no hay absolutamente nada positivo en el año de presidencia de Marianín el Babas. Nada fuera de lo esperado, pero aún así voy a intentar ser mínimamente ordenado dentro de mi subjetividad y analizar algunos puntos de este primer cuarto de Legislatura.

-Reforma laboral: Se ha quedado a medias, sin ganas de molestar demasiado, pero aún así es mejor que lo que había. Algo es algo. El tiempo dirá si al quedarse tan corto no haya que, a corto plazo, volver a reformar la reforma.

-Educación: Parece estar dando pasitos en la dirección correcta. En cualquier caso no es algo que vaya a dar resultados rápidos. Costará mucho tiempo y mucho empuje por parte de los padres que queremos que nuestros hijos eviten convertirse en uno más de los analfabetos funcionales que la educación española lleva produciendo ya varias generaciones. Además, que todos los nazionalistas y los rojeras estén de acuerdo en llamarle facha es una señal inequívoca de que algo estará haciendo bien el tal Wert.

-Justicia: Sigue siendo una puta mierda lenta y politizada. El Faraón Gallardón hizo muchos anuncios prometedores en los primeros meses de los cuales no hemos visto resultado alguno. Espero que hagan algo, Marianín y Albertito, Albertito y Marianín, porque es otro de los pilares fundamentales sobre los que una sociedad se construye. Sin una justicia rápida, eficaz e igual para todos, sea uno quien les escribe, balonmanista bien casado o nazionalista de fuerte mentón, no puede existir una democracia digna de tal nombre.

-Economía: Habiendo recibido la mierda de vaca de herencia que recibió de los projetas, y teniendo las manos atadas por la UE, no creo que tuviera mucho margen para hacer demasiadas cosas diferentes. Se echa de menos, mucho, un verdadero avance en el control del gasto público, en la eliminación de entes públicos, empresas públicas, servicios públicos y contubernios públicos a lo largo y ancho de todo el país. Los particulares nos estamos apretando el cinturón con saña, adaptándonos a las tristes circunstancias que nos tocan vivir, y las Administraciones deberían tomar ejemplo y actuar de forma rápida, sin esperar a las conclusiones de una comisión que dice que tendrá resultados para Junio del año que viene. Es un paso fundamental para poder relajar la presión fiscal a la que estamos todos sometidos y que lastra de forma brutal la posibilidad de crecimiento económico por mucho que los curritos nos jodamos y aceptemos rebajas salariales.

-Administraciones: Casi lo he dicho todo en el punto anterior. Queda mucho por hacer. Hágalo, coño. Elimine trámites. Liberalice sectores. Quite trabas administrativas. No moleste a quien tenga el valor de arriesgar su pasta y su esfuerzo en intentar crear riqueza para todos.

-Interior: Aquí sí que se ha cubierto de gloria, el muy cabrón. Baste un apellido para explicarlo: Bolinaga. Urge mandar a tomar por el culo al calvo opusino y cambiar la política de “apaciguamiento”. Ya la guerra fría demostró que este tipo de políticas incoloras, inodoras e insípidas lo único que hacen es que los malos ganen por incomparecencia.

Como conclusión, y por volver a las asnadas de la burra sociata, hay una cosa fundamental que ha hecho este Gobierno que hace que se salve y merezca todavía un poquito de mi confianza. Un dato incontrovertible. Un asunto básico. Esto es: No es el Gobierno anterior. Mal o bien, rápido o lento, mejor o peor, al menos hace cosas y las hace en una dirección mínimamente sensata. Marianín es un baboso de mierda, un cobarde, un traidor y muchas cosas más, pero tiene una virtud que le salva y le hace infinitamente mejor de lo que es, y es que no es ZP. Bueno, en realidad tiene otra más: No es Rub-Al-Khaaba.

¿Imaginan cómo estaríamos después de un año de la víbora calva? Yo prefiero no hacerlo.

Idiota

(Del lat. idiōta, y este del gr. ἰδιώτης). 

1. adj. Que padece de idiocia. U. t. c. s.

2. adj. Engreído sin fundamento para ello. U. t. c. s.

3. adj. coloq. Tonto, corto de entendimiento.

4. adj. desus. Que carece de toda instrucción.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

idiocia.

(De idiota). 

1. f. Med. Trastorno caracterizado por una deficiencia muy profunda de las facultades mentales, congénita o adquirida en las primeras edades de la vida.  

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Donde pone española, es por motivos de derechos no pretende ser imperialista.

Creer que todo lo malo que ocurre en la esquina noreste de la Península Ibérica es culpa de otros, es una manera inmadura de asumir la realidad. No puede pasar que todo lo malo que te ocurra en la vida sea culpa de Madrid. Así como identificación de todos los males y demonios.

Pensar que cuando cuatro provincias y 7.565.603 de personas estén solitos en el mundo van a a estar mejor: los parados van a dejar de estarlo y no van a tener que pagar impuestos, es… por favor lea más arriba.

No hay nada más triste que los engañados que se engañan solos.

Pongamos que el mundo rural siempre ha considerado que todos sus males provienen de la ciudad, así que debidamente instruidos pueden asumir que esa ciudad además es Madrid.

Penoso es el complejo de inferioridad de los inmigrantes que por ser admitidos asumen la irrealidad oficial: todo el Estado vive a nuestra costa. Si fuésemos independientes estaríamos mejor.

¿Cómo de mejor?, sin entrar en pequeños detalles que fuera de España se está fuera de la comunidad económica europea y fuera de OTAN, bueno Suiza también lo está. El hecho de que las transacciones internacionales no tengan imposición de IVA, sólo significa que… habría que subir los impuestos, las farmacias catalanas seguirían sin cobrar, y lo que es peor ya no se le podría echar la culpa a Madrid.

Sea cual sea la evolución de este sin sentido de la independencia, una de las pocas ventajas es que la bandera y el escudo español no cambiarán. Creo que Cataluña, es que no ha sido reino, históricamente, nunca (esta es la parte de sin fundamento para ello).

Se han dado casos de organizar juegos olímpicos, en alguna ciudad que se haya reformado y remozado completamente, hayan sido un éxito, hayan conseguido una enorme publicidad mundial y tal logro haya sido premiados con… el ostracismo. Tuvo que darse baños de “irrealidad” oficial el amigo Pascual para conseguir algo; porque los logros y la eficacia dónde quedan de lado frente a la protesta contra la opresión centralista. Aquí podríamos aplicar el punto 3.

Revisemos la falta de formación: estado federal:

¿Cuantas embajadas tiene un estado federal? ¿Cuantos ejércitos tiene un estado federal? ¿Cuantos presidentes tiene un estado federal? ¿Cuantos parlamentos tiene un estado federal? ¿Dónde van los impuestos de un estado federal? respóndase, y eche le la culpa de todo lo que le pase a Madrid en general como demonio monolítico.

Resumiendo, y por mucho que me moleste estar de acuerdo con cualquier ministro de este país, ha habido gente diligente en el adoctrinamiento de la infancia, sobre la irrealidad paralela. Donde las multas por el contenido de los carteles de su comercio no son opresión, porque ésta siempre viene de Madrid. La profunda y absoluta dejación de funciones de los gobiernos de este reino han facilitado la acción “contaminante” sobre el saber y entender general, huy! he dicho contaminante seguro que es porque soy de Madrid.

Ya sólo me queda, recordar que el pueblo es soberano, que los elegidos, deben representarlos, y deben procurar su bien.

(Aquí por “su” se refiere a electores, no elegidos).

Y ahora votad idiotas, votad.

Asco de gentuza de políticos

Uno de cada cuatro españoles está en paro. No me da la gana de discutir si muchos trabajan a la vez en la economía sumergida. También hay muchos parados que ya ni se apuntan por falta de esperanza en obtener un puto trabajo al que dice la Constitución de que cuida un tribunal prostitucional, que tenemos derecho todos.

La crisis está destruyendo la dignidad de millones de nuestros paisanos. Se nos lleva por delante primero nuestra felicidad, luego nuestro orgullo y por último nuestra autoestima y posibilidad más remota de autoestima. Yo, que tengo la grandísima suerte de tener trabajo, tengo sentimiento de culpabilidad por comer de vez en cuando un menú del día o por invitar el otro día a mi padre y a mi hermano a ver el fútbol en un bar y gastarme 20 €.

Tal vez lo mío sea hipersensibilidad, o empatía ante una situación que me puede golpearnos a cualquiera. No me gusta ver que más de diez personas cada día en mi tierra se quiten la vida, ahora que parece que por fin la puta tele levanta la censura a este respecto. Pero en el otro extremo tengo a los hijos de la gran puta de los políticos que manejan esta dictadura disfrazada de moderna democracia europea, y a los que no les deseo sino lo peor que les pueda pasar después de escucharles esta noche.

Hace falta tener desfachatez y carecer de humanidad para dirigirse al pueblo insultando su más elemental inteligencia y explicarles qué piensan de la que está cayendo. Claro. Que más les da a ellos. Son golfos carentes de educación, de valores, de ética, de fe alguna que no sea el dinero y el poder que nunca conseguirían ejerciendo otra profesión.

Me apetecería hablar mucho de personajillos en lo intelectual y personajazos en barriga, papada e hipocresía como Soraya y Oscar, marionetas del mago químico más increible de la historia: si ya nos había dejado boquiabiertos haciendo desaparecer discos duros de la Audiencia Nacional, ahora se ha superado haciéndose desaparecer a si mismo.

Pero ahora los que habían prometido hacer algo por nosotros en el mar de mierda zapateril en que nos estábamos ahogando, son los otros. ¿Y que han hecho por nosotros? Pues nada, un poquito más de hormigón en los pies.

La reforma laboral ha ido en toda la línea de las actuaciones de Mariano: con cuidado a ver como reacciona la “izquierda” indultadora de banqueros. En una cuestión tan delicada como el empleo, un desastre humano y técnico para nuestra España, Marianito resuelve con la mierda intelectual parida por su amiga extrmeña, tan altiva y encantada de conocerse así misma como inútil, fea y desagradable. Y como de tal palo tal astilla, así nos salió la criatura parida por Báñez.

La amiga Fátima le ha dado todos los instrumentos a los directivos, que no empresarios, para despedir, ajustando costes y mejorando productividad por donde menos cuesta, al más puro estilo de las decisiones de Génova, 13. En cambio, por su extremo complejo, nos ha dejado a los trabajadores condenados al desempleo, sin poder mandar a tomar por culo a directivos como los de mi empresa, verdaderos responsables de la situación de la misma por su pésima gestión de sus nuevas aventuras, mientras que los que estamos dentro pero saliendo con una mano delante y otras detrás, la sacamos a flote manteniendo facturación y márgenes año tras año, en medio de la que está cayendo.

Báñez, hoy mismo he comunicado el despido en las peores condiciones con que su puta reforma le permite a mis jefes despachar a dos trabajadores que le dan a usted mil vueltas en todo. Si ellas (mujeres las dos) y los amigos que desde hace tiempo padecen esta situación, que le dan a usted mil vueltas en todo, hubieran tenido en sus manos su cartera, no se habrían quedado en medio de la carretera. Se habrían quedado en una acera o habráin corrido decididamente a la otra, a estar a salvo, puesto que quedarse a medias es el peor de los remedios al cruzar una riada. Estarían encantados de saber que en un mes o dos tienen un minijob con que mandar a tomar por culo las propuestas descaradas, descarnadas e inhumanas con que las empresas chantajean hoy en día a sus empleados gracias a usted.

Darían lo que fuera por vivir en un país en el que fruto de relaciones libres entre empresa y trabajadores, existiera un mercado laboral con oportunidades menos precarias que el verse abocado a depender por dos años de papá Estado, y luego, Dios dirá.

Serían felices de no tener que aceptar subsidios a cambio de estar en casa, sufiendo el desprecio de empresas, cazadores de cabezas (head hunters según los anglosajones), y de una parte de una sociedad de profunda falta de moralidad; de realizar un trabajo digno a cambio de más o menos la mierda que supone el subsidio, en lo que llegan tiempos mejores; de poder elegir entre una empresa un poco mejor que otra gobernada por ingratos españoles, que a juicio de D. Benito Pérez Galdós, son los peores del mundo.

Mientras usted, con su calculadora de votos de cada elección en una mano y la tranquilidad de porvenir asegurado que da pertenecer al la mafia PP-PSOE en la otra, mira bien por su futuro y el de su jefe. Que Dios se lo pague como se merece, ya que no se le cae un suicida encima.

Profunda Reflexión

Día después en Galicia y en el País Vasco. Los ganadores se dan palmaditas en la chepa y los perdedores hacen piruetas circenses para intentar seguir agarrados a la poltrona, haya quedado ésta en banqueta de baño o en cacho de cartón en medio de la puta calle. No crean que no entiendo a los perdedores, puesto que yo estoy en el paro y el mercado está más perezoso que mis críos por la mañana. Hace un frío de cojones aquí fuera, y más vale sueldo seguro que secretaría de estado posible. Todos tenemos familia, o vicios, o ambos.

Ahora bien, por mucho que pueda entender a los aferradores de cargos, lo que me provoca hastío (estoy ya más allá del cabreo, últimamente) es la incesante repetición por parte de unos y otros de lugares comunes. Tanto los sociatas en todos los sitios como los peperos en el País Vasco no dejan de decir que urge una “profunda reflexión”. Dado que dudo que ni unos ni otros tengan capacidad para tener una sola idea propia sin que les reviente ese melón subvencionado que tienen encima de los hombros, voy a hacer yo una rápida reflexión de las mías, de mercadillo de pueblo. No es necesario que me den las gracias, aunque les pueda salvar la vida mi esfuerzo. Lo único que quiero de la “clase política” es que deje de meterme la mano en el bolsillo y deje de molestar a los que tenemos manos, cabeza y ganas de levantar lo que pueda quedar de este país tras la traición zetaperil y el perfil bajo del deportista galáico.

El PSOE se hunde en todos los sitios. Es una gran noticia para España. Sigue así, Freddy, por favor. No pares hasta que la cueva de Alí Babá que todavía regentas se hunda lo suficiente para que podamos ver el nacimiento de una izquierda moderna a la que podamos recurrir en las urnas sin que rompa, robe, mate, o todas a la vez.

El PP arrasa en Galicia: Demostración palmaria de que la defensa coherente de unos valores tradicionales de un partido funciona cuando las cosas se hacen mínimamente bien. Me alegro por los gallegos, no porque Feijoó sea ningún lumbrera (aunque dentro de lo que hay me da que está en lo alto de la lista de listos) sino porque la alternativa era aterradora en lo económico, en lo social, en lo moral y en lo territorial.

El PP se mete una hostia considerable en el País Vasco. Otra demostración empírica de que si eres un maricón de mierda y traicionas los valores de tus bases y tu electorado, la gente vota con los pies, no moviéndolos hasta la ikastola electoral y aplicándote la bota en el trasero. Conste que lo de maricón de mierda no lo digo sólo por el tipo que salió del armario: Me da exactamente igual lo que cada uno haga con sus orificios, siempre que sea entre adultos que se ponen de acuerdo en qué va dónde. Ahora bien, un tipo que se lamina a María San Gil, Regina Otaola y Mayor Oreja porque le molestan para vender la moto de que hay paz en el País Vasco y luego no se va a tomar por el culo cuando las urnas le castigan es una maricona traidora. Vete a tu casa, cabrón, y llévate al tonto de la polla de las gafitas. Gracias a la traición de zETAp sostenida y no enmendada por el puto meapilas catalán alopécico, ratificada por el babas-barbas y voceada por vosotros dos tenemos en las manos un gobierno en el País Vasco que lo miremos por donde lo miremos será nacional-socialista o nacionalsocialista. Con dos cojones.

UPyD sigue como estaba, en los dos sitios. Siguen siendo un proyecto personalista, por muy bien que nos puedan caer algunos de sus representantes. Necesitan todavía madurar y morder bien mordidos a los que deberían ser su vivero natural de votos. Venga, majetes, a ver si hay suerte y conseguís terminar de hundir a las huestes del Sr. X. Sólo por eso, algún voto os daría, en agradecimiento.

Como conclusión, no me queda sino sugerir a Marianín que reflexione profundamente sobre lo aquí escrito, se deje de paños calientes y empiece a ejercer la labor de gobierno que once millones y medio de españoles le encomendamos hace ya casi un año. La mayoría le votamos para que hiciera lo que hay que hacer, no para ponerse de perfil.

Tranquilo Mariano en tu sillón

Mariano. Él. El heroe del Códice. El abnegado presidente de las decisiones difíciles. Nuesto cruzado en Bruselas.

Así nos vende la burra la nueva TVE. Y así la veo yo: un animal político incapaz de ir más allá en sus tomas de decisiones de donde le pone los límites la Merkel. ¡Que desgracia de nación! Siglos ha que sus súbditos, que no ciudadanos, no pintan nada y que sus gobernantes, con honrrosas excepciones, no tienen sino la vocación de lucrarse y saciar su sed de poder al precio que sea; incluso el de llevarse su nación por delante.

Cierto es que no nos engañaba. Nos dejamos mentir. Votamos al Mariano que se cargó a Maria San Gil, al que limitó a Esperanza Aguirre hasta sugerir implícitamente que el liberalismo no tenía cabida en el PP. Era una emergencia nacional servir a la patria en el desalojo del Mr. Bean socialista pero, que desgracia, el nuevo inquilino de Monclóa solo tiene como mérito ser un poco menos tonto que el reciente vecino de la tradicionalmente obrera localidad de Somosaguas.

Mariano, pide el rescate de una puta vez. Te lo digo como persona que pisa la calle y ve cada vez menos atascos en la hora punta, más oficinas vacías, restaurantes y bares cerrando y a la gente, pasándolo realmente mal.

Esta crisis es una situación de emergencia nacional. No has sabido o no has querido transmitirlo porque tú, ante todos los problemas, pasas de puntillas y haces nada y menos para resolverlos, siempre con la vista puesta en el voto.

Ahora que estás empeñado en robarle un pedacito de electorado a Cataluña y el País Vasco te diré que hasta en eso estás errrado y herrado. En esos territorios tenías las pollíticas que sí daban frutos, con María San gil e incluso con el díscolo Alejo. Te lo cargaste todo para perder votantes. Y como no enmiendas, nos tienes ya cansados, hasta un extremo en que no te vamos a renovar la confianza. Te va a fallar tu verdadero vivero de votos, aquel que sí es capaz de cambiar de signo (el otro lo tendrás siempre ganado en esta España radical así como Rubalcaba tendrá siempre el suyo), votar en blanco o quedarse en casa. A lo peor te das una castaña en Galicia que pase lo que pase en el País Vasco, te van a cobrar los rivales políticos como un verdadero castigo de tu región más leal a tu asquerosa forma de hacer política, sirviéndose de ella como arma arrojadiza con que agitarnos al populacho en contra de cada nueva medida de ajuste que te venga de Bruselas.

Necesitamos ya el dinero de Europa. No podemos esperar más esta combinación sin precedentes de déficit corriente y de rentas. La balanza de rentas, capaz de compensar el saldo negativo de la corriente, mejor dicho, de financiarla, está reflejando una fuga de capitales, de inversiones y de confianza sin parangón en nuestra historia reciente. En diciembre ya lanzó el BCE una emisión de dinero de casi un billónde euros captado mayoritariamente por nuestra banca. Ahora ha financiado a lo largo de 2012, 350.000 millones de euros al Banco de España. Y mientras, los mercados, conocedores de esta problemática, obstruyen en su lógico beneficio los canales de la política monetaria hasta secar en España un componente tan esencial para su economía como el de la financiación. Esta parte de ayuda desde Europa no sale en los telediarios, empeñados en demonizar en todo momeno a nuestros socios, que se niegan, y quizá algún día acabemos por agradecérselo, a tener un Bernanke con el que financiar las políticas sin rigor presupuestario de los países periféricos.

Y mientras Mariano, a lo suyo, con su paquete de medidas “difíciles” para todos, que no para él:

– Dos mesecillos más de inacción a sumar a los de la campaña andaluza.

– Mensajitos atemperados y pañitos calientes con Artur Mas, en un momento en el que su afán independentista es simplemente irrealizable porque ni Cataluña ni España tienen pasta para pagarlo. Que sencillo, ¿verdad?. Si lo quieren, que se lo paguen y ya nos reiremos viendo a ver cómo.

– Más ajustes, por supuesto, desde el lado de los ingresos a modo de esfuerzos fiscales que asfixian a ciudadanos y empresas hasta convertirse en contraproducentes por la reducción de la actividad económica que conllevan.

– Nula disciplina, operancia y eficiencia en la reducción del gasto público. Esta medida sí sería dolorosa para tí, que no para la mayoría, y por eso no estás dispuesto ni a hacer el más mínimo gesto fuera de los cuatro parches aislados que han puesto algunos de tus ministros.

– Ausencia de vocación decidida en la reforma de la educación de forzar a las universidades a la colaboración con la empresa. Seguiremos viendo a nuestros jóvenes superformados, según la prensa, que la realidad es dicutible, realizando prácticas en las empresas en las que aprenden a coger el teléfono, hacer fotocopias, poner faxes y arreglar el Windows básicamente.

Pero tu, Mariano, tranquilo majete. A por el 30% de parados y lo que más te importa, la mayoría absoluta en Galicia y el resultado en el País Vasco.

Cuarenta y siete kilos

Según Marianín el Babas, esto es lo que pesa el pobre vasquito Bolinaga, oprimido por España, moribundo de cáncer. Al parecer, además, le preocupa su peso y que esta escoria humana se pueda llegar a morir en la cárcel y crear un mártir para la causa vasca. Otra vez más estamos ante el meapilismo, el perfil bajo, el no molestar y el evitar que le llamen facha, además de otras muchas cosas mucho peores sobre las que luego hablaré. Otra vuelta de tuerca, otro paso atrás, otra vez el poner la otra mejilla antes de que la sopa mediática projeta pueda decirles nada.

Yo ya les he admitido que soy muy mala persona, y en este caso no voy a hacer una excepción y voy a seguir siéndolo: Me importa tres cojones lo que pese este cabrón. Me la bufa si tiene cáncer, leo o virgo. Lo que puedan decir los mierdas abertzales me lo paso por el forro de los caprichos. Me limpio el culo con lo que puedan publicar en Gara o en El País. Este hijo de la gran puta mató a tres guardias civiles y mantuvo secuestrado a Ortega Lara quinientos y pico días. Por cualquiera de esas cosas se merece pudrirse en la cárcel, y mi deseo personal, como alguien que asistió a la agonía y muerte de su madre, es que la suya dure mucho más, y sufra aún más. Quiero que se pase tres semanas aullando como un perro y que ni la morfina le pueda librar de su dolor. A ver si esta vez le vale de algo ponerle la pistola en la nuca a su enfermedad, a este gudari de mierda. Y cuando por fin palme, su cadáver al mar, como el de Bin Laden. Con un poco de suerte sus coleguitas peregrinarán a visitar su tumba y se ahogarán. Eso que ganaría la humanidad.

Una vez dicho esto, la actitud del Gobierno, y específicamente del opusino catalán que regenta la cartera de Interior y la del deportista gallego invisible son de una iniquidad difícilmente superable. Nos han mentido desde el minuto uno hasta el noventa y uno. Nos han contado que tenían que soltarle para no caer en prevaricación cuando lo que estaban haciendo era tan similar a prevaricar que tiene plumas, camina como un pato y hace “cuá”. Este par de montones de estiércol con corbata, desde el momento en el que el piadoso incompetente se reunió con el gran traidor ZP nada más tomar posesión de su cargo, están decididos a seguir la nefasta política de concesiones, negociaciones y demás juegos de manos que iniciaron Rub-Al-Khaaba y su marioneta sonriente para facilitar el “momento político en el País Vasco”. De los putos sociatas no me sorprendía, ahora bien, la patada en los huevos que están dando estos dos grandes estadistas a las bases de su partido, a los que les votamos y a cualquiera que tenga un atisbo de principios es de traca.

A lo mejor evitan que los de la ceja les hagan un vídeo, pero lo que no van a evitar es que yo me niegue a volver a votar al PP mientras estos dos asquerosos sigan ahí. Con la economía se puede jugar, mal que bien, o al menos se puede aceptar que hay diferentes caminos para llegar más o menos al mismo sitio, pero con los principios no se juega. Con asesinos no se negocia, se les juzga. Con mafiosos no se trata, se les detiene. Con delincuentes condenados no se tienen medidas de gracia, se les hace pagar su deuda con la sociedad, hasta la última gota. Lo contrario es traicionar a quien te ha puesto ahí, a quien te paga el sueldo y a quien te debes, por razón de tu cargo.

Una vez más, y me repito: Sin atajos, sin componendas, sin concesiones. Memoria, Dignidad y Justicia.

Freedom from Catalonia

Aprovechando que hoy es hoy, voy a celebrar que vuelvo a contarme entre los vivos, o al menos entre los que sobrevivimos porque todavía tenemos subsidio de desempleo, dando rienda suelta a mis dedos para infligirles una nueva barbaridad. Espero que hayan disfrutado de este largo y cálido verano de descanso que la ausencia de exabruptos por mi parte les ha permitido, pero todo lo bueno se acaba y heme aquí una vez más dispuesto a maltratar, por este orden: Mi teclado, mi conexión, su conexión, sus ojos y sus neuronas.

La razón de mi silencio ha sido, entre otras cosas, que he aprovechado las circunstancias para disfrutar de unas larguísimas vacaciones de verano con mis críos. Salvo que mi situación laboral siga siendo la que es, es decir, ninguna, dudo que pueda volver a disfrutar de otro verano como este en un futuro cercano. Dudo, también, que consiguiera sobrevivir a otro verano así, puesto que esto de los niños es bastante más cansado que trabajar. Avisados están, por si alguna vez piensan en reproducirse.

Y la razón para, por fin, poner fin a mi ausencia de esta egregia tribuna (mucho menos egregia ahora que he vuelto) es que vuelvo a estar hasta los cojones de escuchar, ver y leer tonterías sobre, por y de los imbéciles nazionalistas tanto de Cataluña como de las Vascongadas. Estoy hasta la misma minga de pedigüeños victimistas, y aún más hasta los mismos belfos del deportista baboso que se sigue poniendo de perfil ante cualquier cosa que pueda oler a polémica que nos hemos votado como Presidente del Gobierno. Entre los unos y los otros van a conseguir que me vuelva a cabrear, joder, con lo cansado y relajadito que vuelvo yo de mi retiro estival.

Para intentar evitar que se me vuelvan a inflamar los humores, creo que voy a empezar una campaña, nada imaginativa por supuesto dado que no me da el talento para tanto, con el lema “Freedom from Catalonia”. Resulta imperativo que los que nos hayamos en esta situación de hartazgo de las demandas sin fin de esta banda de paletos chorizos y chapuceros nos aliemos para solicitar el legítimo recurso constitucional del Referendum para pedir lo siguiente:

1- Expulsión de gran parte de lo que ahora es la Comunidad Autónoma catalana de España.

2- Repatriación, previa a la expulsión, de todas las inversiones históricamente realizadas por el conjunto de España en dichos territorios.

3- Construcción de un foso alrededor de las futuras fronteras.

4- Llenado de dicho foso de pirañas, cocodrilos, perroflautas y sindicalistas.

5- Minado de las aguas internacionales en derredor del nuevo país.

6- Vertido de todo lo que nos sobre a las aguas del Ebro, diez metros antes de que se nos haga maricón.

7- Preparación de un mensaje estándar para contestar a todas las comunicaciones internacionales que provengan del nuevo país, con el siguiente texto: “Veros a tomar pol culo”.

Y los siguientes, los vasquitos. Me joderá haber nacido en el extranjero una vez que les echemos, pero con éstos me juego con ustedes dos euros y no los pierdo que al cabo de dos años están pidiendo por favor que mandemos cascos azules para proteger a los meapilas del pene en uve de las rabiosas hordas abertzales. La respuesta, por supuesto, será la misma que en el punto siete del referendum catalufo.

He dicho.

El Magister López

Hoy iba a escribir de otro asunto, pero el reconocimiento de la figura de un pícaro de cuidado, con los arcos del Acueducto de Segovia de fondo, allá donde termina el monumento en uno de los postigos de la maravillosa muralla de la ciudad, me ha hecho cambiar el asunto, seguramente como consecuencia de una variación brusca de la concentración de bilis en sangre.

He de reconocer que en esto la masonería, a través de Rubalcaba, homenajea presumiendo de sapiencia de literatura clásica española, a nuestra novela picaresca del siglo de oro, presentándonos al gordito en cuestión con el mismo linaje étnico y en el mismo escenario histórico, que los de sus célebres paisanos Don Pablos y Trapaza.

Y es que, si Quevedo o Alonso de Castillo Solórzano fueran de nuestros tiempos, pocas dudas tengo de que El Buscón o El Bachiller Trapaza de entonces sería El Buscón López, o mejor todavía el Magister López de hoy; hay que actualizarse: los bachilleres en Salamanca de cuatro centurias atrás, habrían estudiado hoy máster in England tras haber abandonado los estudios de derecho in la pública of Spain, que el pícaro sociata de nuestros días gusta más de exhibir título caro, fácil y en el extranjero, que barato, difícil y de aquí. Es por ello que se fue a Newcastle a become a magister y dejó la licenciatura en derecho que quería hacer después de pasarse 5 años “estudiando” mus, fancines y participando en los interminables comités y grupos “culturales” de la Facultad de “Ciencias” Políticas. Menos mal que el chico no eligió ingeniero de caminos, que se nos habría ido a la luna a buscar estudio alternativo.

Y es que el Magister y el Bachiller, encajan en el personaje como gotas de agua que llueven sobre la misma ciudad cada cuatro siglos; hasta se nos apellida Águeda de segundo, como homenaje a Zamarramala, villa y cuna de Trapaza.

López es una muestra del perfil del político de hoy. No ha trabajado en su vida en empresa alguna. Desde que lo fichara para el PSOE nada menos que el gran Pepiño Blanco,  modelo español de virtudes, no ha hecho otra cosa que medrar en la política hasta que otro personaje ejemplar de nuestra historia, Rubalcaba, lo convirtió en el número tres del partido y de paso, en su perro de presa. Y es que la estrategia del calvo barbado y bárbaro pasa por la regeneración de su imagen, aprovechando la memoria de pez del español medio, apareciéndose ante los ciudadanos como un político responsable y moderado, mientras maneja es estacazo a través de otro de los magníficos López de su partido.

La geta del amigo López es de registro mundial. Pena que no sea disciplina olímpica para mandarle con el choñi chandal de talla XLL que necesitaría, a Londres a ganarnos otra medalla. Primero se ahueca las plumas cual chaval con muchos estudios orgullo de familia de provincias. Luego adopta una pose solemne, soberbia, hierática, casi sobrenatural,  como si se hubiera escapado el Pantocrator de cualquiera de las magníficas iglesias que le rodean y le hubiera abducido por los poros de su tersa epidermis. Y termina por abrir la boca para no dejar de mentir cual bellaco, sin perder por un instante su imponente lenguaje corporal.

Y es que el pícaro de altura es así. No se le coge facilemnte en el embuste pues si se le observa vacilación, alerta a sus presas y se descubre su trama. La de este geta enorme no se me escapa a mi ni a unos cuantos millones que nos asombramos al ver como culpa al gobierno de España de unas medidas fruto en gran parte de su propia responsabilidad personal.

Nuestro López en cuestión podría haberme recordado a Domingo de Soto, a Teófilo o a algún otro de sus célebres paisanos si hoy hubiera criticado al gobierno por no haber empezado los recortes desmoronando el número de políticos y de funcionarios de libre designación hasta amoldarlos a las posibilidades del país, y por no desplomar sus retribuciones hasta donde la experiencia demuestra que llegan sus capacidades. No le he oído quejarse amargamente pidiendo que se  retiren las subvenciones a los partidos políticos. No le he escuchado  exigir que los recortes empicen por ahí, para dar ejemplo a todos del necesario sacrificio que se nos viene encima.

Tampoco le ha echado en cara que no meta mano a los dispendios sin fin de las comunidades autónomas, reinos del desmadre desde que su Rubalcaba del alma aprobara junto con el tontaina leonés, la Ley de Financiación Autonómica, que destruyó cualquier atisbo de exigencia de disciplina presupuestaria de sus cuentas. No ha pedido perdón por ello. No ha reconocido el error en nombre de su partido, de haber permitido a sus colegas politicuchos de cualquier signo político, el endeudarse hasta las cejas.

No ha demandado las listas abiertas, la participación ciudadana en la política a través de una mayor poder de representación, justo ahora que se pide a los súbditos pagar el pato de los desastres políticos.

No, el pícaro tienen claro su negocio: apelar a las emociones de los extremistas, de los desinformados, de los vagos y de los tontos de baba para desgastar como quiere Rubalcaba la imagen del oponente político, dejando al margen cualquier debate intelectual e interés de España. Y es que el chico jamás soñó con llegar tan alto. ¿Cómo vamos a aconsejarle nosotros que se desmarque de esa estrategia?.

Como dijo un escritor al que admiro, yo me cisco en la puta madre de gente como tú (tu madre una santa, eso sí, pero tú un hijo de puta), que va a vivir la crisis a cuerpo de rey, o de presidente de república si lo prefieres, a base de realizar críticas para las que no cuenta con ninguna legitimidad ética y moral y sin embargo, teniendo el enorme rostro de cemento de plantearlas de forma voraz.

Somos España, un gran pueblo castigado muchas veces por la inoperancia de sus gobernantes. Quiero decir que tengo pocas esperanzas de que gentes como Rubalcaba, tú y toda vuestra caterva, de paso a una regeneración completa de vuestro partido; de que aparezca una nueva ola de personas que nos permita tener una alternativa más allá de la carnaza hipócrita catapultada por vuestra prensa servil desde vuestros estaribeles hasta nuestras mesas, cada vez con más pan duro frente a tu jamoncito de Jose María.

Entre tanto, me consuelo con el buen gusto literario que ha tenido Rubalcaba al homenajear al género pícaro a través de este muchachote, un poco estropeado por el hecho de que Alfredo no haya conseguido disciplinarte en lo alimenticio, de forma que tu estampa redondeada y grasienta, de chavalote fuertote que no se priva de nada ni en el Palace ni en los restaurantes de la zona, se dé de leches con la de un alumno del Dómine Cabra, mucho más acorde con los tiempos que vivimos los ciudadanos de a pie.