Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos en la Categoría: La cuenta de la vieja

¿el fin del dolar americano?

La nueva QE3 de Bernanke me tiene admirado. Ha puesto el listón de la política monetaria muy por encima del mismísimo Greenspan.

Esto me tiene admirado. No entiendo de economía, así que abro este foro de debate para que los pocos pero selectos lectores me iluminen con sus opiniones al respecto de si esta media es correcta y redundará en beneficio de la mayor economía del mundo, o si supone un suicidio por poner en peligro el valor de la moneda americana, poniendo en circulación un número tal de dólares que si se dividen los bienens y servicio que respaldan por las unidades emitidas, reflejan hasta que punto los economistas son irresponsables desde que se abandonó el patrón oro.

Algunos datos, nada más anunciarse la QE3:

– Wall Street sube ¿especulación a corto plazo?

– El oro y la planta se disparan ¿especulación a medio y largo plazo ante el reconocimiento del posible fin de una era?

Su turno

Anuncios

Pensamientos profundos

Creo que estoy atravesando una crisis existencial, o algo así de nombre igualmente rimbombante, porque no tengo ni ganas de tener ganas. O eso o es que soy humano y saber que me voy a quedar en el puto paro de aquí a dos semanas y algo me afecta. Es una de esas épocas en las que a uno de la por pensar en cosas profundas, como por ejemplo las siguientes:

Lo profunda que debe ser la falta de moral de todos los tipos que han estado durante todos estos años en los consejos de administración de las cajas de ahorros de cualquiera de las taifas españolas.

Lo profundos que son los bolsillos de esos mismos tipos para conseguir hacer desaparecer las jubilaciones y finiquitos millonarios que se han introducido en ellos, tras haber cobrado unos enormes sueldos durante años por ser las marionetas de los partidos políticos que allí les colocaron.

La profundidad de la garganta de MAFO para aguantar hasta hoy mismo en la poltrona del Banco de España tras permitir todas las tropelías que ha permitido durante los siete años y medio de Zetaparismo y los seis meses largos de post-Zetaparismo que lleva con el culo clavado en dicha poltrona sin que nadie se haya atrevido más que veladamente a sugerir que este tío donde debería estar es delante de un tribunal intentando defender su inocencia de más de tres y más de cuatro delitos.

La profundidad de la traición a España y a los españoles del PSOE, con ZP y RbCb a la cabeza para, teniendo la ocasión que tienen para hacer sangre contra Rajoy y su pandilla, anden callados como putas y agitando el espantajo del IBI de la Iglesia Católica para intentar desconcertar al ganado lanar. Eso sin hablar de su profunda sumisión a Prisa y todo el conglomerado de intereses prisáicos, inconcebible en ningún país civilizado en el que la ley del mercado funcionase de forma mínimamente libre.

La profunda connivencia del PP en el desaguisado cuando han permitido a MAFO seguir donde estaba más de tres minutos tras ganar las elecciones de forma arrasadora y muestran las pocas ganas que tienen de que el asunto se airee convenientemente en la prensa, en el Parlamento y en los juzgados. Si no actúan como deben es porque probablemente ellos también se las comían de dos en dos, o de tres en tres.

La insondable profundidad de la estupidez PePera si esperan que o bien los de aquí nos creamos su impostada actitud de firmeza ante la UE, o bien los de fuera se crean que con cuatro parches y tres puntadas sin hilo van a arreglar los profundos problemas que ahora mismo afronta España para que algún inversor extranjero se crea que puede merecer la pena arriesgar su pasta en deuda pública o privada de por aquí.

Si no es estupidez, entonces se trata de maldad aún más profunda, manejando los tiempos y dejando que la situación llegue a extremos tales que sea evidente hasta para el apesebrado izquierdoso más recalcitrante que hay que cargarse las putas autonomías, hay que sacar las sucias manos políticas del sistema financiero y que hay que limitar de forma lo más inamovible posible el omnímodo poder político en todos los sectores, especialmente el judicial.

Quizá mi desgana se deba a todas estas cosas, o quizá a ninguna de ellas y no sea más que culpa del calor, que ya viene apretando, cual si fuera familia del tal Riesgo, imitando a su prima.

Economía cuántica

En contra de lo que las izquierdas en general, y esta mierda de izquierda española que tenemos que sufrir en particular, piensa la economía no es una cuestión de sentimientos, o de animadversiones de “el capital” y “los especuladores” contra este bendito país cuyo nombre les da vergüenza pronunciar y que están empeñados en descojonar. Siento decirles que la economía se basa en “cuántos”. Con tilde, aunque esté de moda pasarse las tildes por el mismo sitio que Griñán y compañía se han pasado la ley durante un huevo de años. La tilde, mal que les pese a los apologistas de la magnífica y onerosísima factoría de analfabetos funcionales que pasa por educación secundaria en España, futuros votantes de izquierdas, llamada ESO, es una parte fundamental del lenguaje.

La explicación es bien sencilla, y se resume en una serie de preguntas y respuestas que voy a poner a continuación, para que incluso Elena Valenciano y Soraya la Imbécil lo puedan entender. De que lo entienda Tardá por supuesto desesperé hace tiempo, aún antes de desesperar en el caso de Cayo.

¿Cuánto pagamos de interés? Si pagamos poco con respecto a Alemania, nadie nos compra deuda.

¿Cuánto debemos ya? Pues la cantidad exacta está más o menos a mitad de camino entre un montón y un cojón de pato viudo. En cualquier caso, un porcentaje del PIB lo suficientemente grande como para que ya nuestros hijos tengan que ir pensando en que sean nuestros nietos los que paguen nuestras deudas.

¿Cuánta seguridad hay de que devolvamos la pasta? Ahora mismo relativamente poca, como muestra una prima de riesgo desbocada aún a pesar de la ayuda más o menos encubierta del BCE.

¿Cuánto robamos? Desde fuera se considera a España una gran caja negra, al igual que nosotros consideramos a cualquier otro país que nos la pela, e incluso a los que no nos la pelan. A la gente en Niu Yorr le da igual si es un banco, una caja, el Gobierno de España o el ministrín más arrastrado de la taifa más mierdosa: Todo es España. Y de España no dejan de salir noticias de chorizadas, corruptelas, mangancias, triles y demás tejemanejes político-económicos de lo más apestoso.

¿Cuánto hace el Gobierno para poner orden? Pues por mucho que a Charlie Rubalcaba y a sus ángeles retrasadas se les llene la boca chillando sobre los recortes, muy poco y muy despacio. Todavía no ha desaparecido ni un solo ayuntamiento. No se ha eliminado ni una sola Diputación. No se ha recuperado ni una sola competencia de las ruinosas taifas, salvo no sé qué gilipollez de los cauces de los ríos que ZP traspasó pero que no llegó a traspasarse. No se ha eliminado ni un solo cargo político. No se ha reducido el porcentaje de PIB que maneja el dinero público. No se ha privatizado ni despolitizado ni una sola de las cajas, estén en ruinas o no, se hayan fusionado o no. No se ha eliminado ni un pequeño porcentaje de la puta mierda de burocracia que haría falta podar para que la iniciativa privada empezase a arriesgar su dinero creando riqueza.

¿Cuánto tiempo tardaremos en salir de ésta? Pues en mi humilde opinión entre mucho y muchísimo, lo suficiente para que a los que ya nos pilla peinando canas este carajal, la jubilación sea algo que nos empiece a sonar a ciencia ficción barata, de la de papel de plata y pistolitas con lucecitas.  En cualquier caso, cada minuto que el hijoputa baboso del Nerón Galáico pasa mareando la perdiz y procrastinando significa otros cinco o seis que los demás seguiremos jodidos remando a contracorriente para mantenernos donde estamos o un poco peor.

Y, como conclusión, la razón cuántica fundamental es que hasta ahora los inversores, dueños soberanos de su dinero y en qué lo invierten, han llegado a las conclusiones de que hay gato, vivo, encerrado, y de que el hijoputa no sólo no está muerto sino que está tomando cañas, y que para que otros se lo gasten en farlopa y putas, pues que pasan de arriesgarlo, por mucho interés que paguemos. Así que, queridos lectores, o empezamos a abrir ventanas y sacudir escobazos para que el gato salga haciendo fú o cualquier día nos encontramos teniendo que echarlo a la paellera para no morirnos de hambre.

Esto se hunde

Entiendo que a mis compañeros de blog, la segunda reforma financiera de este gobierno les parece altamente censurable ya que supone una nueva intervención intolerable en sus perfectos mercados.

El que escribe, suscribe que el mercado bancario es atrozmente imperfecto e incluso malintencionado, y precisa de regulación, vigilancia contínua y llegado el caso, intervención.

En la última semana la avalancha de acontecimientos ha hecho imposible que dedicaramos líneas a valorar cada uno de ellos. Así que veamos a modo de resumen y en esta mezcla heterogénea de opiniones sin orden ni concierto, lo que pienso que pasó la semana anterior.

Lo primero es hablar de Bankia. Ni uno sólo de los indignados se queja de MAFO, pero este tipejo es lo más ruín que ha tenido España en cargo independiente si uno no mira hacia el poder judicial. A estos cabrones mentirosos del PSOE y su cuarto poder vociferante, hay que recordarles que la entidad se creó en 2010, en pleno ejecutivo sociata y cuando MAFO ya tenía la butaca bien deformada al contorno de sus acomodadas nalgas. A Caja Madrid, bastante fastidiada por la nefasta politización de las cajas españolas resumida en la gestión de Blesa, le hicieron comerse a Bancaja y su Banco del Mediterráneo.

El proyecto del que ahora habla el diario independiente de la mañana de una gran caja del PP, no fue sino un conjunto de leñazos entre el PP valenciano y el madrileño. Entre estos últimos, la batalla dio comienzo tras la impresentable guerra civil en la que la señora Aguirre, tan de liberal como se las da ella, trataba de situar a su Ignacio del Río como presidente de la caja del osito.   Luego vinieron las leches entre populares madrileños y valencianos para pelar la cuota de poder que correspondia a los “cajamadrileños” y “bancajeros” en la resultante de la fusión. Después, un pésimo gestor público, Olivas, al que hemos hecho multimillonario en reconocimiento de los servicios prestados, le hizo la vida imposible  a Rato cuando lo que tenía que haber hecho es dimitir con deshonor por el hundimiento que su gestión produjo en Bancaja.

En este panorama, en plena crisis financiera y con una ministra de economía tan espantosa como Elena Salgado, Bankia iba arrastrándose al borde del precipicio a medida que la situación del sistema financiero español y la crisis se deterioraban. Ni Rato ni el mismísimo Tamaríz habrían salvado a Bankia de la intervención una vez fracasada una ampliación de capital a la que sólo acudieron engañados los pequeños depositarios pensionistas, que ahoran han visto el valor de su dinero reducido nada menos que a la mitad tras la sesión de bolsa de hoy. Hace una año, cuando la situación para recurrir a financiación par ampliar el FROB era mucho más favorables, habría sido posible inyectar una liquidez en la entidad que tal vez la habría salvado la catástrofe. Pero MAFO no advirtió de nada, ZP y Salgado estaban con RbCb a lo suyo con la ETA, y en España no había nadie con un mínimo interés por las propiedades de los ciudadanos que en forma de accionistas, se han pegado una castaña de aupa, llevándose por delante lo que es más grave aún: la credibilidad de nuestro sistema financiero al completo. Tendría el PSOE mucho de lo que callar, pero tienen en frente al PPardillos y hacen bien en arremeter contra Rato y su partido en la nación de los ciudadanos borreguiles que no se enteran de la misa, la media.

Lo segundo es la reforma del sistema financiero. En primer lugar tiene el efecto perversísimo de saber quién va a seguir financiando al estado español. La mayor parte de la deuda emitida por nuestro estado ha sido adquirida por los bancos españoles. ¿Cómo la van a seguir comprando si tienen que destinar activos circulantes a provisiones? ¿Podrán seguir recurriendo a las subastas del BCE al 1% sin que los alemanes se quejen del crecimiento de la deuda de nuestros bancos y de su exposición a la deuda española? ¿Y si ahora se les ocurre a los analistas independientes el que la deuda española es un activo semitóxico y hubiera que provisionarla también? Bueno, pues a hacer las maletas y a irse a otro país, salvo que nos saliésemos de inmediato del euro con una peseta devaluadísima que nos hiciera pensarnos 100 veces el comprarnos un coche alemán, una tele plana coreana o una wii japonesa. En segundo lugar y según los que entienden de esto, va a obligar a aumentar el FROB en 1% de nuestro PIB, algo que obligará a endeudarse al estado en dicha cantidad de forma que el tío de Guindos tenga con que prestar o comprar acciones a las entidades financieras. ¿Como llegamos al 5,4% a final de año? No nos lo creemos ni nosotros, y así nos han castigado los mercados hoy.

Con todo, me parece que la reforma es positiva, en contra de lo que pueda parecer hasta ahora. Los bancos se han negado en estos años de crisis a reconocer el verdadero valor de sus entidades, algo que sí están haciendo los mercados hasta límites peligrosos para el sistema financiero español. Es por tanto necesaria la intervención.

Sin embargo, no sé hasta qué punto están bien cuantificadas las provisiones, pero el hecho es que esta mañana los mercados nos han metido un leñazo que hace plantearse la cuestión de si se ha llegado bastante lejos. Parece que no. Es precisa una acción radical que combine lo que nuestros socios nos demandan y nuestro gobierno no se atreve a hacer:

– Extender aún más las provisiones. De paso, aprovechen para despolitizar las cajas de una santa vez. Que vergüenzaq de consejos seguimos teniendo.

– Pegar un recortazo al gasto por cuenta corriente de las administraciones públicas, despidiendo a distro y siniestro tanto funcionario inútil que está mucho mejor en las listas del paro y cobrando su prestación que recibiendo una nómina completa de papá carnet o voto. Si hay que llevarse por delante a las CCAA, adelante. Les vamos a apoyar mucho más que si nos suben otro 2% el IVA con tal de no hacerlo, algo que además les castigarán los mercados al precibir el empeoramiento de la economía que conllevaría.

– Exigir a Alemania financiar estas medidas con el BCE, o salirnos del euro.

No hay término medio. Esto se hunde.  Hay quién no quiere darse cuenta pero se necesita de todos.

 

 

Explicaciones

Querría haber escrito mucho antes, pero créanme que no he podido. He decidido, por una vez, leer y documentarme todo lo posible antes de abrir la tinaja de los improperios y las barbaridades, a ver si por una vez los sapos y culebras que aquí plasmo van dirigidos a quien tienen que ir, y no al primero que pase por allí. Me ha llevado mucho tiempo y esfuerzo, y no sé si lo he conseguido, porque tras varios días de no parar de mirar noticias en diferentes medios, no sólo nacionales, y de leer opiniones más o menos documentadas de terceras partes, sigo teniendo dudas sobre muchas cosas.

Lo primero sobre lo que buscaba explicaciones era sobre el asunto Bankia que tan alocados ha tenido a los unos y a los otros, y tan despistados nos ha dejado a todos los que estamos en medio del fregado. He leído muchas mentiras sobre todo esto, puesto que no cabe calificar de otra manera a las verdades a medias que unos cuentan, y a las trolas descaradas que otros nos sueltan. Ah, y no se molesten en intentar saber quienes dicen las verdades a medias y quienes las mentiras, puesto que los papeles cambian cada diez minutos. Bueno, excepto los de Izquierda Hundida, que pase lo que pase consiguen decir la gilipollez más gorda. Estos deberían, para empezar, ir explicando lo del alcalde ese de la provincia de Málaga que parece que se lo ha estado llevando crudo. En nombre del pueblo y de los trabajadores, por supuesto.

La conclusión a la que he llegado sobre lo de Bankia es que nadie le ha dicho la verdad ni al médico, y que el problema viene de la nefasta gestión que todos los políticos y sindicalistos, sin excepción, han hecho en todas las Cajas de Ahorros. Pero claro, como todos estaban pringados, ha sido más interesante para todos no pisarse el chicle unos a otros e ir parcheando el asunto. Y en esa siguen, no se vayan a creer. Ahora bien, los bancos privados tampoco deben andar muy limpios puesto que vuelven a tragar con unas medidas de provisionamiento de fondos para las pérdidas ladrilleras y no ponen el grito en el cielo porque el Gobierno les obligue a descojonar sus cuentas de resultados por culpa de los despilfarros de los gestores/comisarios políticos de estos magníficos “bancos de taifas”. Suena a lo del Lazarillo y el ciego, pero al que le entran ganas de sacudirles dos pescozones al invidente y al chaval es al que no tiene nada que ver pero le toca pagar el desaguisado. Verbigracia, el humilde contribuyente.

Otra conclusión a la que ya había llegado hace un tiempo, pero en la que las circunstancias me van reafirmando cada vez más, es que Grecia está fuera del Euro, para bien o para mal, y que para este viaje de mierda ya les podíamos haber puesto en la puta calle hacía dos años y nos habíamos ahorrado un montón de gilipolleces. Y las que nos queden hasta que por fin les plantemos un puntapié en su estúpida y ultranacionalista retarguardia y les dejemos que se pudran ellos solitos. Si estos no acaban otra vez en otra dictadura militar de aquí a tres o cuatro años, les faltará poco. Les estará bien empleado, por chorizos.

Una más: De los medios de comunicación españoles no te puedes fiar. De ninguno. Antes de tomar en serio nada de lo que dicen habría que saber a qué banco deben pasta. Eso es aún más importante que su afinidad política, puesto que aunque seas memo perdido esta última se ve rapidito. Y de los medios extranjeros, lo justo, porque la mayoría tienen unos corresponsales probáblemente mucho más interesados en la sangría y las morenazas españoles que en enterarse de qué cojones va la vaina antes de escribir nada.

La definitiva: Si el memo galáico este al final consigue enderezar el asunto a base de las medidas con cuentagotas y parciales, el perfil bajo, la falta de explicaciones, la desaparición pública, la aparente inacción, el alcornoque de Floriano, el hijoputa traidor de Fernández Díaz, y otras muchas tropelías que prefiero no recordar, tendré que tragarme mis palabras y admitir que el tío es mucho más malo (en cuanto a maldad, no a incompetencia) de lo que yo pensaba, y ya era mucho, y que era justo lo que necesitábamos para hacer frente a la izquierda cainita y a los nazionalismos cleptómanos que intentan chorizarnos hasta los gayumbos que llevamos puestos, zurraspa incluída.

Sobre la basura vasca que pretende que, en un paso más hacia la dictadura cubano-cantábrica, etiquetemos nuestros resíduos, estoy demasiado patidifuso para decir nada, por el momento.

Deuda Privada: Un Brote Verde

No me puedo resistir a discutir de economía, más viendo lo ardiente que está la cosa entre los distinguidos escritores y lectores del foro.

Hay que reconocer que cualquier chaval salido de una facultad de ciencias económicas que se sienta keynesiano y que estudie la evolución de los indicadores macroeconómicos españoles durante las legislaturas de Zapatero, se tomará por loco y de inmediato abrazará cualquier teoría que base el crecimiento en el favorecimiento del sector privado.

No obstante ZP, con ser el tío más zoquete de la historia contemporánea de las naciones desarrolladas, no fue el único culpable. A la masa de españolitos le encantaba hipotecarse por treinta años (como es mi caso) y de paso pagarse una super reforma de la casa, uno o dos todoterrenos y un viaje a Santo Tomar Por El Culo, que si era a Santo Tomar Por El Ombligo, no podíamos chulear al vecino. Todo este rebaño de invertebrados desde el punto de vista intelectual, estaban encantados con el traidor bobalicón de las cejas gordas y así habrían seguido de no ser porque  les tocó el bolsillo. Entonces, buena parte de ellos, que no todos, que siempre tienen radicales para los que la culpa de todo es de la banca americana, decidieron no votarle más.

Por otro lado un porcentaje significativo del empresariado español, ambicioso hasta lo ruín, descubrió a los directores “financieros”. Estos pedazo de hijos de puta, que no tienen otro nombre, explicaron a los patrones, sin tener ni puta idea de como las compañías de éstos llevaban años generando valor añadido, que podían aumentar el ROE sin necesidad de mejorar los resultados operativos, y encima diciéndoles que para ello era preciso que no reinvirtieran los beneficios y pidieran más dinero prestado. Si encima les permitían colocar los excedentes de tesorería en productos que daban duros a una peseta, el placer del empresario se tornaba en orgásmico salvo por el hecho de los cabezazos con que se autorecriminaba no haber descubierto a este crack antes.

Mucho se puede criticar a Aznar y yo soy el primero. Pero en 2002 España tenía una deuda inferior a la de la media comunitaria, tanto en familias, como en empresas y administraciones públicas. Llegó ZP y su pan para todos y ahora estamos por encima del 200 % del PIB y con unos acreedores que no sólo nos piden que devolvamos de inmediato la deuda sino que encima empecemos a crecer, algo a lo que nos tiene que echar una pequeña mano la política monetaria de la UE en mi modesta opinión (sí, sí, la política monetaria también la practica el mismísimo Adam Smith).

La semana pasada se publicó el último dato de evolución de deuda en España. Es alucinante la efectividad que tienen los recursos en manos privadas, sobre todo cuando las públicas pertenecen a extremidades de políticos españoles. La deuda de hogares y empresas españolas ha vuelto a decrecer, incluso a un fuerte ritmo si lo comparamos con el resto de Europa. Los españolitos, asfixiados a impuestos, tasas, salarios a la baja y precios regulados desorbitados, nos las arreglamos para ir devolviendo lo que debemos. Este es uno de los poquitos brotes verdes que uno puede atisbar en un país como España.

Los brotes negros, los de la deuda pública, que creció gracias al déficit de 2001 regalo de Salgado  y el cejudo retrasado. Si además tenemos en cuenta que el cenutrio de Mariano no sólo ha decidido atajar el problema por la vía recaudatoria, por más que muchos le votamos para que lo hiciera por la de la reducción drástica del gasto público, sino que además está determinado a explicar como el culo sus acciones a sus potenciales votantes, pues estamos a tres años escasos de que vuelva Rubalcaba. Y con ser malo el gallego, uno prefiere el purgatorio con gaitas al infierno con diablo barbudo y sobaos masoniegos.

Mariano, despierta.

Krugman

Queridos lectores,
Después de un cierto tiempo en el que los presentes en este blog me incitaban a escribir algún artículo, esta vez me he decidido. ¿Por qué ahora? Pues bien, por una razón de “servicio publico”. Me explico. Poco formado en economía académica, pero con la escuela que la vida te da, me he hecho mi propia idea de como funciona el mundo. Como estos días, en realidad desde hace mucho, se discute de las bondades de las teorías keynesianas, he descubierto que a mi me suenan un poco a milonga. Pero, como no pienso que yo tenga la razón en todo y soy de naturaleza curiosa, antes de despotricar contra los keynesianos he decidido informarme: me he comprado el ultimo libro de Paul Krugman “Acabad ya con esta crisis”. Calentito, recién editado. Así que he invertido unos cuantos euros y algo de mi escasísimo tiempo en esta tarea autodidacta. He leído el primer capitulo, y me ha venido un deseo irrefrenable de compartir las perlas de este gran pensador con los lectores de este blog. Primero, porque son gentes curiosas y seguro que les gusta tener algo mas de información, y segundo, porque así se ahorran la pasta y el tiempo.
En el comienzo del libro Krugman dice que el análisis de las causas de la crisis le causa cierta impaciencia. “Cada vez que leo artículos, académicos o de opinión, que analizan lo que deberíamos hacer para prevenir futuras crisis financieras [..] me despiertan cierta impaciencia. Sí, de acuerdo, la cuestión merece atención; pero como aún tenemos que recuperarnos de la ultima crisis, ¿no deberíamos tener como prioridad la recuperación de la crisis actual?” Fantástico, no analicemos nada y así, con un poco de suerte cometemos los mismo errores! Venga, no seas tan crítico y continuemos la lectura, que al menos el tipo intenta buscar una salida, que no es poco. No hay tanta gente con el coraje de decir vamos por este lado o vamos por el otro.
Ya en la pagina dos empieza a hablar de la gran depresión de los años 30 y de Keynes.. proponiendo lo que es su conclusión principal y que tratará de justificar a lo largo del libro: “Es hora de que el gobierno gaste más, y no menos, hasta que el sector privado esté preparado de nuevo para impulsar la economía”. Querido lector, no se impaciente, esto ya lo sabíamos. Esta es la teoría de Krugman. Vayamos adelante a ver como la justifica.
Comienza a analizar como están las cosas. Las cosas están muy mal, eso ya lo sabemos. Aquí es donde comienza el espectáculo de este gran intelectual. Primero pone a caldo las políticas de austeridad y luego quiere demostrar sus malos resultados de una manera muy peculiar porque dice “Ciertamente, la tasa de desempleo ha descendido respecto al máximo que alcanzo en 2009. Pero la mejora a avanzado a paso de caracol”, y más adelante “a lo largo de 2010-11 se produjo una ligera caída en la tasa de desempleo oficial” Curioso, parece que en los EE.UU. la cosa esta funcionando! Esta es una manera peculiar de demostrar que es una política errónea. Después continua con Europa, “En Irlanda, Grecia, en España, en Italia los problemas con la deuda y los programas de ‘austeridad’ que supuestamente debían restaurar la confianza no solo abortaron cualquier clase de recuperación, sino que produjeron nuevas depresiones y multiplicaron el paro”. Es cierto que la recuperación esta muy lejos de llegar hasta nosotros, pero los hechos no son que las medidas de austeridad crearon la desconfianza y la deuda, vamos, me parece a mí. Yo diría que algo ocurrió antes para que llegara la desconfianza.. Ah, espera un momento, que ya ha dicho el señor Krugman que eso de analizar el porqué de la crisis le crea “impaciencia”.
Durante las siguientes 8 paginas el tipo nos cuenta en tono perfectamente populista lo terrible que es el desempleo, con parrafos titulados “La esquía de empleos” o “Vidas arruinadas”. Gracias, señor Krugman, al menos en España ¿quién no ha sufrido el paro, o lo ha visto en su familia o entre sus amigos mas queridos?.
Pero no hay que desesperar porque llegamos al comienzo de la recetas para salir de esta crisis. Según Krugman es una especie de crisis virtual, en el sentido en que si hace pocos días producíamos un montón de riqueza, pues lo único que tenemos que hacer es volver a ponernos a crear riqueza y ya esta!. Cito “actualmente producimos un valor cerca de un billón de dólares inferior a lo que podríamos y deberíamos estar produciendo”. Coño es verdad, es un fenómeno PRODUZCAMOS!.. Uhmmmmm.. anda, si lo que pasa es que ya antes no producíamos. Lo que pasa es que la generación de riqueza real ya se había trasladado desde hace años a otros países, mientras nosotros volábamos por los paraísos del consumo en medio de una gran pompa alucinógena de jabón llamada “credito”. Ya lo decían los Pink Floyd “Comfortably Numb”. ¡Jesús que pereza que me esta dando este tipo!
Así que lo que él propone es mirar el corto plazo para evitar el sufrimiento de todas esas familias en paro. Ponemos a papá Estado a invertir y creamos puestos de trabajo. No digo que el drama no sea de una magnitud realmente difícil de imaginar hace poco, pero la propuesta de Krugman es “hay una muletilla que repiten constantemente los defensores de la inacción: lo que se debe hacer es centrarnos en el largo plazo. Esto es erróneo en múltiples sentidos [..] Entre otras cosas, implica una abdicación intelectual, por la negativa a aceptar la responsabilidad de comprender la depresión actual”. ¡Pero tendrá morro el gachí este! Primero dice que para qué vamos a analizar las causas, y ahora dice que es un error centrarnos en el largo plazo. Pues nada, hijo mío, si tenemos que centrarnos en el corto plazo, pongámonos a repartir dinero por las esquinas a los necesitados, que en el futuro Dios proveerá. Bueno, al menos podemos decir que es un gran creyente en la Providencia. Y para que usted, querido lector no le quepa duda de lo malo, malísimo que es, si no esta de acuerdo con Krugman, el tipo se da otro baño de populismo y escribe “Centrarse solo en el largo plazo supone hacer caso omiso del vasto sufrimiento que la depresión está causando; de las vidas que está arruinando, irreparablemente, mientras el lector pasa la vista sobre estas letras.” Si no dijera esta paparruchada en este tono, podríamos estar todos de acuerdo. Pensar SOLO en el largo plazo es parcial y no tiene en cuenta la realidad de hoy, las vidas de hoy, pero es igual de estúpido que centrarse en “hoy” pensando que el dinero crece en los árboles o que mañana nos caerá el maná. Pensamiento vacuo el de este tipo.. Un gran exponente del pensamiento Bambi.
Como me estoy alargando me paro aquí, hasta la próxima entrega. No prometo terminar el libro, porque mi tiempo es valioso, y pensando en mi corto plazo (algo he aprendido de Krugman) tengo un montón de cosas más interesantes que hacer.
¡Ale, con Dios!

Ni co, ni re

Llevamos unos días con toda la izquierda hecha, como diría aquel tipo tan orondo y delincuente, un “obelisco” porque a los tontiliminguis del PP se les ha ocurrido pronunciar la palabra “copago” en referencia al asunto sanitario, cuando ya habían sido los pedazo de intelectuales del gobierno ZP los que habían levantado la liebre hace años. Lo curioso es que no es sólo la izquierda más necia y radical la que anda soliviantada con el asunto, sino también cierta parte de la derecha sociológica, probáblemente la que todavía piensa que con Franco vivíamos mejor. Yo, una vez más, voy a pasar el cepillo a contrapelo, y voy a enmendarles la plana a los unos, a los otros, y quizá a muchos de ustedes.

En este país de mierda parece que todavía no nos hemos dado cuenta de que ni tenemos moneda propia, ni competimos sólo con Europa, ni el Generalísimo bajito sigue en la poltrona, y pretendemos seguir, como don Erre que Erre, funcionando como cuando se daban todas las condiciones mencionadas. Es por ello quizá que nadie corrió a tomatazos a la gilipollas de cuota de turno hace unos años cuando se despachó diciendo que “el dinero del Estado no es de nadie”, porque en realidad todavía no nos hemos caído del guindo y pensamos que podemos seguir funcionando a la griega, a la franquista o a la bananera mientras demandamos el nivel de protección social de los países nórdicos (magnífico agujero negro económico, por otra parte) o de Alemania. La opción de la autarquía sólo lleva a la ruina, al igual que las devaluaciones nos llevaron a tipos de interés cercanos al 20% anual, así que el único camino real que nos queda, por más que a algunos les pese, para salir de la fosa en la que nos metió la locura zapateril y la pasividad del “haga como yo, no se meta en política”, es apretarnos el cinturón hasta el punto de la cianosis, darnos cuenta de que somos la penúltima bolita de excremento de Europa y agarrarnos a la cola del Reino Unido y Alemania para intentar salir y que nuestros hijos tengan algún tipo de posibilidad de llegar a vivir en España un poco peor de lo que los hijos de los alemanes vayan a vivir dentro de unos años.

Es decir, ni copago ni repago, símplemente pago. Las cosas cuestan. Cuesta la sanidad, cuesta la educación, cuestan las carreteras, cuestan los autobuses, cuestan los trenes, cuestan los aviones, cuesta el agua… cuesta el aire que respiramos. Cuanto antes salgamos de nuestro sopor post-franquista y nos demos cuenta de que tenemos que competir con sudamérica y el lejano oriente a la hora de vender nuestros productos y servicios, más tiempo tendremos para realizar las reformas necesarias para que no caigamos a niveles africanos en cuanto a nivel de vida. Debemos, no nos queda otro remedio, acostumbrarnos a pagar por los servicios que recibimos. Tenemos el deber de olvidar el concepto de “papá estado” al que tan perniciosamente nos hemos acomodado durante setenta años.

Por supuesto que tenemos también el deber de salvar lo que podamos en el proceso, por nuestro bien, por el de nuestros hijos, y por el de todos aquellos a los que la genética, la naturaleza o la mala suerte hayan dado una mano injugable en esta asquerosa partida de ruleta rusa que es esto de estar vivo, pero sin olvidar que nada es gratis, y que lo que a alguien demos, a alguien tenemos que quitar.

O eso o nos lo gastamos todo en copas, putas y farlopa y que les follen a todos los que vengan detrás, que parece que es la opinión sociata en el asunto, visto lo visto, oído lo oído y leído lo leído.

Esto no lo arreglas en dos patadas, Mariano

Yo, a diferencia de Fufinski, no he escuchado sino pequeñas partes del discurso de Mariano. Además he tenido tiempo de madurarlo y de conocer a sus ministros, y tengo tres grandes preguntas que realizarle (¿Sólo tres?):

1- ¿Cómo piensa solucionar la crisis financiera sin aportar dinero? La crisis financiera, en España, en Europa, e incluso en el mundo, es la verdadera culpable del durísimo momento que estamos viviendo y de que nadie vea el final del túnel. Va por los que aún piensan que el verdadero problema es la crisis de deuda pública, que no es sino la guinda del pastelito que nos han creado bancos y gobiernos, gobiernos y bancos.

2- ¿De dónde se ha sacado lo de los 16.000 millones de euros? Espero que haya tomado buena nota del análisis de coyuntura de FUNCAS esta semana, y se haya enterado de que o en los cambios de cartera le han metido el primer gol modélico izquierdil al más puro estilo “villarguardiolano”; o bien tenga unos asesores económicos tan torpes que sean dignos del régimen de la ceja. No quiero pensar cosas peores.  Y no es que FUNCAS sea el Oráculo, pero es una magnífica institución en cuanto al análisis macroeconómico se refiere. Tratándose de ellos, es posible que no sean 40.000 millones de euros, pero la cosa quedará entre 35.000 y 45.000. O sea, que bien lejos de los 16.000 que, según reza en su discurso, se necesitan recortar para lograr nuestro objetivo de déficit comprometido con Europa en 2012 . Mire usted, ¿cómo lo va a hacer sin subir dos puntitos de IVA al menos? ¿Cómo lo va a aguantar nuestra economía sin caer en la más profunda depresión e irnos a los 6.000.000 de parados?

3- ¿Cómo piensa dar confianza a la economía poniendo de Ministro de Justicia a D. Alberto? No ha hecho usted sino dar continuidad a nuestro ambiente de inseguridad e indefensión. Es decir, ha regado usted con abundante agua rica en nutrientes el caldo de corrupción reinante en nuestro putrefacto sistema judicial. Ideal desde el punto de vista ético, así como desde el económico. Sabia decisión para atraer el dinero.

Yo ne he tomado calmantes, pero he dormido poco. A lo mejor por eso también me pareció una puta mierda vacía su discurso. Ya vale de declaraciones de intenciones. Y coño, ya sí va siendo hora.

Se me olvidaba. Lo de D. Alberto no se lo vamos a perdonar muchos de los que hemos tenido que votar sus listas cerradas con la nariz tapada, sin otro remedio para echar al PSOE de ZP de Moncloa.

¿Devaluación del euro? Sí, gracias

He aquí otra de polémica entre colaboradores. Estoy en ascuas por ver que responde el Sordo a ésta, si es que ya está recuperado de nuestro encuentro del viernes.

Devaluar el euro contribuiría a la recuperación económica de la Eurozona, y de España en particular.

Se nos llena la boca de decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que nos tenemos que ajustar el cinturón. Uno, aunque muy jovencito, recuerda la devaluación de Boyer (entonces sí había ministros de economía en los gobiernos socialistas y no marionetas de cuota) e intuía lo que la formación le confirmaba a uno más tarde: el país reconoce su empobrecimiento frente al exterior, equilibrando una situación de paridad insostenible.

Parece lógico pensar que si me apeteciera, que no ha sido el caso, ir a pasar el puente a Nueva York, no debería yo, según está el patio, obtener 1,4 $ por cada uno de mis €. ¿Verdad?

Bueno, pues mi razonamiento principal se basa, como no puede ser de otra forma, en las matemáticas más sencillas y en los planteamientos racionales alejados de la econometría más compleja. Y se ven refrendados por algún que otro artículo de expertos que se queda todavía más en superficie de lo que lo voy a hacer yo a continuación, seguramente por vergüenza a exponer razonamientos tan simples como el que os voy a espetar. Me anima el que yo no tenga prestigio que perder y sí ganas de discutir de economía con Fufinski, Sordo o el que se tercie:

Recordando nuestros estudios, con mucho esfuerzo y tirando de apuntes, podemos enunciar que:

A-I = X-M

donde siguiendo la nomenclatura macroeconómica, A = Ahorro, I = Inversión (macroeconómica, es decir, estamos hablando de formación de bienes de equipo) X = exportaciones y M = importaciones.

Tenemos a la Peggy alemana y al David el Gnomo franchute deseando incrementar la A. Del lado de los crecimientos de los PIB lo llevan claro (por lo menos del lado del capullo galo, al que he de reconocer que tengo un cierto odio fruto de la envidia insana por lo de la Bruni). Así que estamos enfrascados en europa tratando de subir A a base de bajar el consumo público y privado. O se hace bien, o paradójicamente podría disminuir A si la medida conllevara un decrecimiento del PIB mayor que de la disminución del consumo.

¿Necesitamos una A grande? Más que el agua. ¿De donde si no van a recoger depósitos nuestras entidades financieras, si el poco ahorro que hay se destina a financiar la deuda pública y la gorda se empeña en terminar con la fiesta de financiarse con la divisa?

Vale, y ahora alguien dirá: pues disminuyamos I y consigamos un PIB más alto mediante nuestra aportación de bienes al exterior. Nadie me negaráque no parece la mejor solución si queremos economías más competitivas y productivas, teniendo en cuenta que esta tendencia no debe ser solo coyuntural sino estructural.

Y digo yo, ¿no será más fácil fijarse en el otro lado de la igualdad y hacer crecer las exportaciones y decrecer las importaciones? De esta forma, el lado izquierdo, que está bastante jodido, se nos quedaría mejor dispuesto. Coyunturalmente la situación de Europa es tan mala, que una medida que impulse las exportaciones tan poderosa como la devaluación, que nos conduciría además a un reequilibrio de nuestro estado frente al exterior, es más que necesaria.

Es que entonces se nos dispararía la inflación podrá alegar alguien. Oigan, estamos con los tipos prácticamente a cero y con un BCE con mucho margen de actuación para actuar sin desanimar la inversión. El problema de hoy en día no es el coste de la financiación por culpa del precio del dinero, sino su inexistencia, y los diferenciales desorbitados que cobran los bancos por esta razón. Si analizo los costes financieros que veía pagar a las empresas para las que trabajaba en 2006 y ahora, no noto casi diferencia.

Debate abierto. A opinar toca….