Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos en la Categoría: Desinformación general

Sociedad Enferma

Hola de nuevo, estimados sufridores de mi incontinencia aplastateclas. Les aseguro que los rumores sobre mi fallecimiento eran de lo más exagerados. Es más, tras introducir todo aquel titanio que me introdujeron en el cuerpo me encuentro bastante menos cabreado de lo que me encontraba. Probablemente esa sea la razón por la que cada vez me prodigo menos en este cajón de botellines virtual al que de vez en cuando me subo a soltar paridas. Pero claro, la cabra tira al monte y el perro vuelve a oler su propia… Creo que me estoy dejando llevar por la nostalgia.

El caso es que venía yo a dejar mi nada cultivada opinión sobre el fregao du jour que tenemos entre manos: El ébola. Y, salvo que sufra uno de los casos más fulminantes del mismo que el mundo haya conocido, lo voy a hacer. No digan que no se lo avisé.

Permítanme partir de la premisa -evidente, en mi opinión- de que los miembros del Gobierno actual están más preparados que los miembros del Gabinete de Zopenquero, que desde ahí voy a intentar llegar a la conclusión de que el título de la barbaridad de hoy no está puesto a boleo. Voy a aprovechar que el virulillo pasa por Madrid, también, porque me viene bien y porque me da la gana. Soy así de chulo. Allá voy, agárrense.

Se ha dicho siempre que Marianín el Babas maneja de forma magistral los tiempos, y hacia el final del verano ya sabía él de sobra que faltaban meros centímetros para que el infame Gallardón (mucho más preparado que quien cojones fuera ministro de justicia en la era zETAp, he conseguido olvidarlo) diera el paso final antes de perder pie y colgarse de su idiótica, retrógrada, absurda y gilipollesca reforma de la simplemente criminal ley del aborto que los sociatas nos dieron a tragar durante sus ocho años de traición continuada a España. Sabía también el deportista (mucho más preparado que el alunado rojo, utópico y feminista anterior) que la parte más meapilas de su electorado se iba a quitar el cilicio y se iba a liar a hostias de las no consagradas con él por no devolver las cosas a peor aún de como estaban hace ya treinta años. Me malicio que el colega pretendía quedar de más papista que el Papa repatriando a los dos religiosos infectados de ébola para minimizar el efecto de la defenestración del gallardo personaje unos días después. Desconozco si ha obtenido el efecto deseado o no, puesto que los ambientes religiosos los frecuento desde la seguridad del bar cuando tengo que acercarme a alguna boda, bautizo, comunión o funeral, pero el intento era bueno.

Con lo que no contaba Mr. Plasma era con que una pobre enfermera (voluntaria, encima) resultara contagiada del dichoso virus y que encima el asunto se tratase por los servicios sanitarios públicos como la mayoría de cosas se tratan por los servicios sanitarios públicos: De puta pena. Es aquí cuando resulta que la jugada maestra se le pare por las costuras y ahora se encuentra con un embolao de padre y muy señor mío. Y entonces dice que esto lo arregla él en dos patadas y le dice a Mato (mucho más preparada que Leire, dónde va a dar) que salga a dar explicaciones. Y sale Mato, con su ideal nombre para ministra de Sanidad, rodeada de profesionales de la sanidad pública, es decir, de lamer culos, trepar y mangonear en esa elefantiásica organización, vestida de negro como si alguien fuera a palmar en los próximos diez minutos y nos dicen… nada. Porque a pesar de su preparación, y de todos los expertos, no saben todavía nada. No había terminado todavía la comparecencia y el galletómetro ya se salía de la escala. Menuda es la izquierda cuando ve que el enemigo cojea. Son implacables. Sin escrúpulos, ni principios, ni la más mínima capacidad intelectual, pero con una facilidad para la blitzkrieg mediática que pasma.

Que la señora del impropio nombre para su cargo debería estar en su puta casa hace años no lo discute nadie. Siquiera por decencia, por no haberse enterado de que su marido se lo estaba llevando crudo y por eso la niña tenía esos fiestorros y por eso había esos coches que había en el garaje familiar. Si alguien no es capaz de controlar lo que ocurre en su casa, como coños va a controlar lo que ocurre en una comunidad de vecinos. Mucho menos si la comunidad de vecinos tiene a unos que van del bracete de los que pegan tiros y a otros que se dedican a robar todo lo que no está clavado y hasta el cinco por ciento de lo que se vaya a clavar. Vamos, que me da que el de las barbas la va a sacrificar no tardando mucho. Y hará bien. Por las razones equivocadas, pero hará bien. Si es que lo hace, que tampoco es que sea muy amigo de hacer nada. A saber. Los designios de Mariano son inescrutables.

Antes incluso del contagio de esta buena señora, la izquierda al dente ya andaba con los pantis hechos un nudo berreando en contra de la repatriación de los religiosos (señores dignos de toda mi admiración, y seguro que mejores personas de lo que yo llegaré a ser nunca) porque lo que iban a hacer estos fachas meapilas del PP era meternos al enemigo en casa. Nos iban a matar a todos por culpa de unos putos curas. Que claro, al ser curas, merecían morir porque sí, porque el clero opresor, porque el franquismo y porque… Ya saben, no les voy a repetir todos los manidos mensajes guerracivilistas de toda esta banda de ignorantes, basta con que enciendan la tele y pongan La Secta un rato.

Total, que tenemos un Presidente del Gobierno tan desaparecido como siempre, un Ministro de Justicia dimitido de nefasta ejecutoria sustituido por otro de aún más dudoso pelaje, una Ministra de Sanidad mucho más preparada que su antecesora pero tan inútil o más que ella, a una señora contagiada de un virus cabrón pasando las de Caín aislada en el hospital, al marido de la señora también aislado y todavía no se sabe si contagiado o no, a un montón de africanos muriendo como chinches porque viven como chinches, a dos señores que intentaban salvar la vida de los antes mencionados ya incinerados… Y a todos los corazones sangrantes que pueblan este bendito país golpeando las puertas del palacio de invierno porque, agárrense las partes pudendas porque se les pueden caer al suelo, las autoridades sanitarias han decidido sacrificar al perro de la pareja contagiada para evitar un vector de contagio. Mientras todo lo que no sea el perro se la sopla, por supuesto.

Ahora, si pueden y tienen lo que hay que tener, me niegan que esta sociedad está enferma.

 

Por las orejas

Esta mañana me ha dado por mirar el periódico en internet, en un raro momento en el que me han dejado lo suficientemente en paz como para hacerlo, y me he empezado a partir de risa porque un tonto con barretina, un apesebrado de la cleptocracia paleta de ahí arriba a la derecha se ha puesto a echar espumarajos por la boca porque a Fernando Alonso se le ocurrió ganar una carrera de coches en los Paisos Paletos y sacar la bandera de España a pasear por esas oprimidas tierras.

Para añadir a mi hilaridad inicial algo más de intensidad, el pollo se despachaba con el siguiente rebuzno: “Alonso menospreció en un momento al presidente de la Generalidad, Artur Mas, quien por cierto es quien paga la fiesta del Gran Premio, y no precisamente a precio de oferta”. Hace falta ser asno apesebrado y nazionalista cleptocrático paleto para, abundando en el “España nos roba” pretender que creamos que lo paga Mas, y no la pasta que nos cuestan Arturito Gimmie More y toda la banda de chorizos, chupópteros, subvencionados, trepapichas, inflamingas, remamaglandes y demás ladrones que maman del presupuesto paleto cleptocrático a costa de los bolsillos de todos los demás españoles.

Intentando, estoy convencido, que me reventara alguna arteria a golpe de carcajada, terminaba el muy acémila amante de las butifarras con esta perlita: “les sale la bandera por las orejas, y el desdén por la boca. No quieren ni entienden nada, y en cuanto ven a alguien con pensamiento catalán les termina saliendo el tam tam de la tribu”. Entiendo que con lo jodido que está el mercado laboral haya que defender la sinecura no vaya a ser que, con lo zotes que somos, nos vayamos a encontrar en la puta calle sin otra cosa que poner en el ridículum que nos comemos los calçots sin respirar y de una pieza y que además chanamos en un idioma muy útil en los alrededores de Sabadell pero no mucho más lejos.

Para terminar de hacer la rabieta absolutamente deliciosa para el que les sacude esta barbaridad de hoy, el espécimen équido arremetía contra el calvorota que interrumpe los anuncios de la cadena nacional de origen paleto que amenaza con huír de la cleptocracia paleta para narrarnos alguna vuelta suelta de la carrera porque el tipo alopécico cometió el error de contener a duras penas la hilaridad al ver al enano cabezón de las cuentas en Suiza tener que tragarse el sapo de que le pusieran el himno de España a todo trapo en “su” sarao.

Estaba yo en estas casi partiéndome de risa cuando he dado en pensar que con todo lo que debemos, hemos pagado una puta pasta para que un circo de una sola pista se celebre en la parte que más nos cuesta mantener de España, y encima para que un nazionalista salga allí a lucir su prominente mentón y su pétrea cara de chorizo paleto y victimista. Se me ha cortado la risa de golpe, y ahora mismo no le veo la puta gracia por ningún lado.

A ver cuándo cojones conseguimos independizarnos de todos esos paletos ladrones y que si quieren lucir barretinas y señeras se lo paguen ellos. Seguro que, como en todas las carreras de paletos ganará el hijo del rico del pueblo, un tal Pujol. Ya me he vuelto a cabrear. Está visto que no puedo leer el periódico.

Italia esperando a Godot

Como mis andanzas por las Italias están por terminar, haré un ejercicio de corresponsalía post-electoral. He dejado pasar un poco de tiempo para ver como se desarrollaban los acontecimientos, hasta que me he decidido, porque la realidad siempre supera a la ficción.

Resultado de las elecciones legislativas italianas: Ingobernabilidad

–          El Gobierno durará lo que Justin Bieber a la puerta de un colegio de monjas de secundaria. De nuevo a las urnas seguramente antes de un año.

–          Un cómico que grita todo el rato ha obtenido el 25% de los votos, siendo el partido individual mas votado.

–          Una momia de payaso mafioso ha obtenido, con su coalición con unos nacionalistas de la Gran Padania, un 30% a medio punto de ganar las elecciones.

–          En un escenario de desastre total, el centro izquierda que partía con una ventaja de 15 puntos, no ha sido capaz de arrasar en las elecciones, y ha vencido por medio punto porque se empeñan en seguir presentando a los del Polit Bureau, en vez de elegir una cara nueva.

–          El único serio, es un tipo aburrido y dice cosas sensatas, así que ha sacado solo un 10% de los votos.

Con este escenario:

–          ¿Como convenzo a mis jefes que se puede hacer una inversión en este país?

–          ¿Como convenzo a mis jefes que aún queriendo hacer un proyecto en este país, durante el próximo año se podrá hacer algo, con un desgobierno total?

–          ¿Como me convenzo a mí mismo que no es mejor escapar de un país donde la gente ha votado lo que ha votado?

Así que, como es lógico, yo me vuelvo para España, mientras estos majaderos se deciden.

Para que nuestros respetados lectores se hagan una idea de la profundidad del debate político durante la campaña electoral:

–          Gran promesa de Berlusconi: devolveré en metálico el IBI del año pasado a los italianos, de mi propio bolsillo (puede decir lo que quiera, porque como no habrá un gobierno estable no tendrá que hacer nada de lo prometido). Es un genio Berlusconi, sabe exactamente qué tecla tocar a los italianos, y los mueve como a marionetas.

–          Gran razonamiento de los de Grillo: “nosotros somos el único partido que tiene un verdadero programa, donde no hay medidas sueltas, sino que esta todo conectado: desarrollo sostenible => trasporte publico => crecimiento => puesto de trabajos”.. Estos quieren que la economía del país se mejore haciendo carriles bici y con mas autobuses.. Por cierto, los mismos que van a las manis con las pancartas de NO TAV(Tren de Alta Velocidad).. todo muy bonito y coherente. Alguien debería comentarles a estos chicos que los carriles bici los construyen los ayuntamientos, no los gobiernos centrales y que si quieres convencer a la gente para que use el trasporte publico tendrás que ofrecerle un servicio atractivo y de calidad, porque si no usará su coche o un avión.

–          Gran baza del centro-izquierda de Bersani: sirve una regeneración democrática del país. Nosotros somos gente seria.. Y ya. Y los tíos se quedan tan anchos, y siguen presentando a los de siempre, con cuatro caras nuevas, para que no se diga.. Total, ganamos las elecciones seguro, porque Berlusconi es un cadáver político. Como se ha podido comprobar son gente de gran visión..

En este escenario, El presidente Napolitano ha hecho lo imposible para intentar que los partidos apoyaran un gobierno capitaneado por Bersani, como vencedor de las elecciones. Tarea imposible, como era de esperar. Ahora, Napolitano esta intentando salvar los muebles, como sea, para que la cosa no se vaya a la mierda en este momento de crisis. Ha nombrado dos grupos de “sabios” que desarrollen un programa y negocien con los partidos, para poder hacer un gobierno, transitorio, pero que afronte los temas pendientes principales, antes de ir a unas próximas elecciones, de resultados inciertos e inquietantes. Todavía se debe ver como se mueven los hilos, pero parece que intentará poner a todos los partidos de frente a sus miserias para:

–          Desactivar a los grillinos, demostrando que son una merienda de negros gobernada por un iluminado que está de atar, y cuyo principal objetivo es la destrucción del Estado y la democracia de internet.

–          En este momento el más conciliador y “estadista” está siendo Berlusconi (tiene cojones..) que está jugando a que sean los otros “irresponsables” los que no quieren pactar. Esto, porque le interesa que no se genere un gobierno de transición que pueda cambiar las leyes mas sangrantes, entre ellas, la del conflicto de intereses que podría llevar a Berlusconi a ser condenado finalmente. A Berlusca le interesa que no se llegue a nada, que sean los otros los “irresponsables”, ir a elecciones cuanto antes.. Y ganar. Napolitano, con el grupo se sabios, obligará a Berlusconi a decir no a las leyes que le pueden perjudicar.. Intentando “desenmascararlo”. Trabajo difícil, por otro lado, porque Berlusconi no se ha enmascarado nunca. El tipo es un jeta declarado, no se ha escondido nunca. Si se va a elecciones rápidas, en mi opinión, es el favorito para vencer.

–          Darles una patada en el culo a los progres de Bersani, que en el fondo son el Polit Bureau de siempre y que han conseguido no ganar unas elecciones que tenían chupadas, los muy inútiles, carcas. Estos, ahora, están jugando a la princesa ofendida, diciendo que con Berlusconi ni locos.. Como si ellos fueran mejores.

No sé si tengo muchas esperanzas en el éxito de este grupo de sabios. Las posiciones se han exacerbado demasiado, por parte del centro izquierda y la izquierda, tendiéndose ellos solitos una auto-emboscada con los grillinos. Es desarmante esta manía que tienen todos los políticos de que ellos son los buenos, y que “tienen una responsabilidad ante sus electores”.. y solo ante los suyos. Señores políticos, ustedes tienen una responsabilidad ante “todos los votantes” no ante “sus votantes”. Si no les gustan los resultados de las elecciones, tómense una tila. La realidad es que hay un triple empate a un tercio de los votos. Los grillinos siempre han dicho que ellos no hacen alianzas con nadie, son antisistema, y se mantienen como tales. Lo siento, pero con estos no se puede contar para hacer nada, solo para decir NO. Bien, pues el resto de los 2/3 tienen la obligación de dar un gobierno a los ciudadanos italianos. Si toca pactar con Berlusconi, como si toca pactar con la bruja Lola. Son los italianos quienes han decidido votar a Berlusconi, a mí me ha dejado estupefacto, pero es la realidad. El gobierno no es de nadie, debe ser para servir al pueblo, y para dar forma al mandato de las urnas. A mí Berlusconi me da auténtica grima, pero no se trata de lo que yo u otro piense, sino de lo que han mandado los italianos a sus políticos. Si comenzamos los jueguitos de los “cordones sanitarios” ya se sabe donde se acaba.. En la nada más absoluta, en el suicidio de la izquierda.. Y en el crecimiento de los extremismos populistas. El problema del centro izquierda italiano es que desde hace años el único discurso ha sido “Berlusconi ladrón”, “Berlusconi mafioso”, “Berlusconi putero”.. Y de tanto gritar se ha quedado sin voz y sobre todo sin mensajes.. ¿Le suena de algo este episodio la querido lector?.

Con esta situación, el guión actual es:

–          Grillo piensa que debe aprovechar la corriente del éxito electoral y que, destruyendo al centro izquierda en el camino, si se va a elecciones rápidas puede ganar. Si las elecciones se alejan, cada vez se quedarán más y más con el culo al aire, en su vacío intelectual y en su ignorancia de los que es gobernar lo que sea. No es un menosprecio, sino una verificación de hechos: Si cualquiera de nosotros tuviera una pequeña empresa, con 15 empleados y 5 millones de euros de facturación, no pondría a un funcionario de un juzgado o a una cajera de Mercadona o a un ama de casa como Consejero Delegado, ¿no? Pues, mucho menos a dirigir un país con más de 60 millones de habitantes. Es de cajón de madera de tabla. En todo caso, creo que Grillo ha medido mal y su postura de oposición a cualquier gobierno en este momento, le restará muchos votos de gente bienintencionada que le votó cabreada, pero que no es estúpida.

–          El centro izquierda, el PD, está en serio riesgo de irse a la mierda, como el PSOE en España. Si se va a elecciones rápidas, aunque pondrán un nuevo candidato, joven y regenerador, Matteo Renzi, es difícil que tenga tiempo de consolidarse. Su única oportunidad es un gobierno que dure al menos un año o año y medio, dando tiempo a Renzi a tomar velocidad de crucero.

–          El PDL de Berlusconi gana puntos cada día, por su posición de disposición a gobernar con el centro izquierda. Es una posición que les da una imagen de seriedad y que, de paso, le hace la cama al PD, porque tener que doblegarse a gobernar con Berlusconi seria una humillación enorme después de décadas de anti Berlusconismo como único argumento. Si se va a elecciones rápidas, el PDL podría vencer. Con un PD de rodillas y en descomposición, si se pone a los italianos en la disyuntiva de votar o Grillo o Berlusconi.. ¡¡Qué quieren que les diga, a lo mejor hasta yo votaba Berlusconi!!.

Veremos como se desarrolla este teatro. Realmente este bendito país uno no sabe si amarlo u odiarlo. Seguiremos rezando para que no se vaya Europa a la mierda y .. esperando a Godot.

Explicaciones

Querría haber escrito mucho antes, pero créanme que no he podido. He decidido, por una vez, leer y documentarme todo lo posible antes de abrir la tinaja de los improperios y las barbaridades, a ver si por una vez los sapos y culebras que aquí plasmo van dirigidos a quien tienen que ir, y no al primero que pase por allí. Me ha llevado mucho tiempo y esfuerzo, y no sé si lo he conseguido, porque tras varios días de no parar de mirar noticias en diferentes medios, no sólo nacionales, y de leer opiniones más o menos documentadas de terceras partes, sigo teniendo dudas sobre muchas cosas.

Lo primero sobre lo que buscaba explicaciones era sobre el asunto Bankia que tan alocados ha tenido a los unos y a los otros, y tan despistados nos ha dejado a todos los que estamos en medio del fregado. He leído muchas mentiras sobre todo esto, puesto que no cabe calificar de otra manera a las verdades a medias que unos cuentan, y a las trolas descaradas que otros nos sueltan. Ah, y no se molesten en intentar saber quienes dicen las verdades a medias y quienes las mentiras, puesto que los papeles cambian cada diez minutos. Bueno, excepto los de Izquierda Hundida, que pase lo que pase consiguen decir la gilipollez más gorda. Estos deberían, para empezar, ir explicando lo del alcalde ese de la provincia de Málaga que parece que se lo ha estado llevando crudo. En nombre del pueblo y de los trabajadores, por supuesto.

La conclusión a la que he llegado sobre lo de Bankia es que nadie le ha dicho la verdad ni al médico, y que el problema viene de la nefasta gestión que todos los políticos y sindicalistos, sin excepción, han hecho en todas las Cajas de Ahorros. Pero claro, como todos estaban pringados, ha sido más interesante para todos no pisarse el chicle unos a otros e ir parcheando el asunto. Y en esa siguen, no se vayan a creer. Ahora bien, los bancos privados tampoco deben andar muy limpios puesto que vuelven a tragar con unas medidas de provisionamiento de fondos para las pérdidas ladrilleras y no ponen el grito en el cielo porque el Gobierno les obligue a descojonar sus cuentas de resultados por culpa de los despilfarros de los gestores/comisarios políticos de estos magníficos “bancos de taifas”. Suena a lo del Lazarillo y el ciego, pero al que le entran ganas de sacudirles dos pescozones al invidente y al chaval es al que no tiene nada que ver pero le toca pagar el desaguisado. Verbigracia, el humilde contribuyente.

Otra conclusión a la que ya había llegado hace un tiempo, pero en la que las circunstancias me van reafirmando cada vez más, es que Grecia está fuera del Euro, para bien o para mal, y que para este viaje de mierda ya les podíamos haber puesto en la puta calle hacía dos años y nos habíamos ahorrado un montón de gilipolleces. Y las que nos queden hasta que por fin les plantemos un puntapié en su estúpida y ultranacionalista retarguardia y les dejemos que se pudran ellos solitos. Si estos no acaban otra vez en otra dictadura militar de aquí a tres o cuatro años, les faltará poco. Les estará bien empleado, por chorizos.

Una más: De los medios de comunicación españoles no te puedes fiar. De ninguno. Antes de tomar en serio nada de lo que dicen habría que saber a qué banco deben pasta. Eso es aún más importante que su afinidad política, puesto que aunque seas memo perdido esta última se ve rapidito. Y de los medios extranjeros, lo justo, porque la mayoría tienen unos corresponsales probáblemente mucho más interesados en la sangría y las morenazas españoles que en enterarse de qué cojones va la vaina antes de escribir nada.

La definitiva: Si el memo galáico este al final consigue enderezar el asunto a base de las medidas con cuentagotas y parciales, el perfil bajo, la falta de explicaciones, la desaparición pública, la aparente inacción, el alcornoque de Floriano, el hijoputa traidor de Fernández Díaz, y otras muchas tropelías que prefiero no recordar, tendré que tragarme mis palabras y admitir que el tío es mucho más malo (en cuanto a maldad, no a incompetencia) de lo que yo pensaba, y ya era mucho, y que era justo lo que necesitábamos para hacer frente a la izquierda cainita y a los nazionalismos cleptómanos que intentan chorizarnos hasta los gayumbos que llevamos puestos, zurraspa incluída.

Sobre la basura vasca que pretende que, en un paso más hacia la dictadura cubano-cantábrica, etiquetemos nuestros resíduos, estoy demasiado patidifuso para decir nada, por el momento.

Primer aniversario

Por más que quiera no consigo abstraerme a la inundación de desinformaciones alrededor del primer aniversario de la pocilgada general de perroflautas de Sol y algunos otros sitios del año pasado, y de la amenaza de repetición que se nos avecina a partir de mañana por la tarde, así que me veo en la obligación de recordar ciertos datos que ya quedaron claros el año pasado para esas mentes con tendencia a la projetez más ovina y lanar, especializadas en tragarse las mismas píldoras una y otra vez sin juzgar que por muy bonito que pueda ser el envoltorio, el principio activo es letal.

Si han conseguido leer el párrafo anterior sin necesitar una bombona de oxígeno para recuperar la respiración, o sin tener que sentarse delante de una copia impresa y dedicarle una buena media hora, están ustedes preparados para lo que viene ahora. De lo contrario, les sugiero que vuelvan a la lectura de la edición digital de púbico o que se dejen barba y vayan por la calle con el diario independiente -ja ja- de la mañana bajo el brazo. Se sentirán ustedes mucho mejor, y soy consciente de que intentar educar a cierto tipo de gilipollas es imposible, así que ahorraremos tiempo ustedes y yo. No me pagan lo suficiente como para curar la idiotez congénita o el síndrome de estocolmo, lo siento.

Una vez que ya he sido ofensivo para unos cuantos, espero que pocos, lectores de estas barbaridades, y me refiero a los del síndrome de estocolmo, puesto que ante los otros no me pienso disculpar, voy a seguir ofendiendo, que es lo que me mola. Llamadme rebelde, si queréis. O gilipollas. Me la pela. No ofende quien quiere, sino quien puede, y a estas alturas de la ruina y general destrucción de España a la que los progres nos han llevado, lo mínimo que se les puede contestar es “y tú más”, con la absoluta seguridad de que será verdad.

Pero les pido perdón, porque llevo ya tres párrafos dando vueltas sin llegar a decir lo que yo venía a decir, a saber, que me cago en la puta madre del 15-M y de todos los putos perroflautas que van a volver a enmierdarnos las calles para “recuperar en la calle el poder que perdieron en las urnas”. Deseo que al primero que se encare a un policía le sacudan un porrazo que lo enderecen, y que a su perro se lo lleven a una de esas fundaciones que encuentran dueños decentes para animales abandonados. Ningún perro se merece estar rodeado por tanta mugre física, moral e intelectual, al contrario que ciertos humanos, que se merecen eso y mucho más porque ellos mismos se someten a ello de forma voluntaria.

La única duda que me queda acerca de estas costrosas marionetas de la izquierda más rancia y trasnochada es saber qué cojones de perfume se echan para que gente de bien y a priori medianamente inteligente todavía ejerza de apologista de esta escoria y siga repitiendo cual loros la chorrada de que al principio la cosa era diferente. No, no lo era. Era la misma puta mierda, pero con más desinformados alrededor. Les remito a mis barbaridades acerca de todo esto del año pasado, y les invito a buscar en cuantas cosas me equivoqué.

Hale, no digan que no se lo he dicho. Luego no se llamen a engaño cuando me parta la caja en su puta cara cuando vuelvan a darse cuenta de que se la han vuelto a meter.

Y sobre las cajas escribiré algún día, cuando consiga averiguar algo que me parezca medio verdad, porque de momento no leo y oigo más que ruido.

Vivos y muertos

Este fin de semana hemos visto como los vivos de los sindicatos-sanguijuela que sufrimos se han aprovechado de los muertos del 11-M, con la complicidad de la tal Manjón, presidenta de una de las asociaciones de víctimas, perdón, en su caso afectados por los atentados de hace ocho años. Sobre la señora Manjón no voy a verter ninguna opinión, por más que se haya hecho acreedora a más de cuatro,  puesto que de partida me merece el mismo respeto que cualquier otra víctima o familiar de víctima (víctima al fin y al cabo) de cualquier atentado terrorista, sea cual sea su origen. Ahora bien, sí me veo en la obligación de opinar sobre el interés de los unos y de los otros en echar tierra, perdóneseme la expresión, sobre los muertos de aquel fatídico día.

A nadie se le escapa que aquellos atentados, y lo que ocurrió durante los dos días siguientes, tuvieron una capital influencia sobre los resultados de las elecciones generales de tres días después, provocando un vuelco importantísimo respecto a los resultados que pronosticaban las encuestas previas. Ahora bien, aún no resultando nada sorprendente que las izquierdas no tengan ninguna gana de remover el asunto puesto que fueron las grandes beneficiadas de toda la desinformación y agitación de esos días, sorprende la amoralidad que muestran al berrear como histéricas cada vez que se les toca el tema y se les intenta hacer ver que tanto la instrucción como el posterior juicio no arrojaron ninguna luz sobre la verdadera autoría de la masacre y que todavía quedan muchísimos cabos sueltos. Se ponen como auténticos energúmenos cada vez que se les muestra que de los detenidos y de los condenados sólo queda uno en prisión, y que lo hace por otros motivos distintos a los sustanciados en los actos jurídicos de Gómez Bermúdez.

Lo más sorprendente, sin embargo, es que salvo honrosas excepciones, en el PP tampoco se muestra ningún interés aparente en esclarecer los hechos, por más que puedan llegar a demostrar que fuera quien fuera el autor, actuaron como auténticos incompetentes tanto antes del atentado como, especialmente, en los días posteriores. Fallaron en su control del CNI, fallaron en su control de la Policía Nacional antes de los atentados y fracasaron miserablemente en su política de comunicación tras ellos. ¿Tan malo es aparecer como los cipotes que son que les hace adoptar esta posición tan incomprensible?. Yo a lo mejor soy raro, pero preferiría que me pudieran llamar torpe a que alguien tan mal nacido y tan redomadamente embustero como Rubalcaba siguiera jodiéndome la marrana con lo de que España no merece un gobierno que les mienta.

Mientras tanto, los ciudadanos de a pinrel, que somos los que pagamos los sueldos de los políticos, los jueces, los fiscales (sean generales del Estado o particulares de los partidos), los policías y los putos sindicalistas chupópteros, seguimos sin tener ni zorra idea de qué pasó realmente en aquellos días. Lo único que sabemos es que aquel día palmaron ciento noventa y dos de los nuestros, que unos días después reventó un edificio en Leganés con nueve moritos dentro, que la tumba de un GEO fué profanada, que desaparecieron doscientas toneladas de trenes (aunque algunos aparezcan ahora), que más de mil personas tengan secuelas físicas de aquellos días y aún más psicológicas, y que en general tengamos la sensación de que unos y otros nos la han metido por debajo de la falda.

Yo al menos sigo queriendo saber, pese a quien pese.

Da que pensar

Llevo bastantes días sin escribir ninguna sandez, y es que ando delicadillo de salud. La vejez, que me asalta y no lo puedo remediar. Bueno, eso y que todavía me dura la resaca del viernes, porque no está ya uno para hacer excesos. Tampoco ayuda a querer escribir el que estemos en una especie de mar de los Sargazos, esperando a que por fin se celebren las elecciones en Andalucía. Hasta entonces, poco más que sombras chinescas para aplacar al ogro, que no prima, de riesgo.

Mientras tanto, ni siquiera durante esta estúpida calma chicha podemos sestear tranquilamente con toda la pólvora que unos y otros están gastando en salvas de “y tú más”. Por un lado el campeón miope sigue cuesta abajo y sin frenos en su camino para dar con sus huesos en el trullo por “corruto”, por otro el balonmanista casado con la imbécil que no se enteraba de nada echándole la culpa de todo al socio, como no podía ser de otra manera. En el sur, cada vez huele todo el mundo más el cambio de régimen y no paran de salir papeles, conversaciones telefónicas cuando menos vergonzantes si no incriminatorias y datos sobre empresas que se lo llevaban crudo unos días antes de desaparecer sin dejar rastro. Es aquello de que han visto a uno en el suelo y a otro dándole cera y han dicho que ya si eso entre todos le van a meter una buena paliza. Hay que ver lo voluble que es el apesebrado cuando ve que la mano que le alimenta va a ser otra.

A todo esto, los sindicatos verticales han decidido abandonar la horizontal el domingo en Madrid. El que precísamente el domingo se cumplan ocho años de la masacre de autoría todavía desconocida de los trenes les importa bastante menos que fastidiar el puente a esos liberados sindicales que tanto trabajan al fin de semana siguiente. A las víctimas, a sus familiares, y a los que sentimos como nuestra esta herida todavía abierta, que nos vayan dando, que ellos ya llevan a la ex-liberada Manjón para vestir al muñeco. La decencia no parece ser parte del manual del buen sindicalisto, esforzado negociador del ERE a comisión.

De todo ello, la TVE que todos pagamos, va dando cumplida cuenta con el mismo entusiasmo y sesgo projeta que antes de las elecciones, porque los tontos de la polla meapilas del PP negociaron la renovación de los cargos políticos que comisarían la institución para Junio, en vez de cerrarla que es lo que habría que hacer.

Todas estas cosas dan que pensar, aunque no me encuentre yo muy motivado para hacerlo estos días: ¿Somos un país de chorizos, impresentables, indecentes, acomplejados e inútiles?

No me contesten ahora, háganlo después de… pensarlo.

Menos tebeos

Asisto estos días con casi cualquier cosa menos consternación al inminente final de ese entrañable tebeo llamado Pumbi, gracias al cual las limitadas meninges de una gran parte de los perroflautas patrios recibían su diaria ración de sectarismo envuelto en una muy deficiente gramática. Pobre gente, ¿qué van a hacer ahora? ¿Dónde van a encontrar una publicación que use tantas veces la palabra “facha”? ¿Qué va a ser de su naciente conciencia de que son el verdadero pueblo del que emana toda soberanía? ¿Perderá algo de su fortuna ese millonario trotskista originario de ese país pequeñito ahí arriba en todo este fregado? Son cuatro preguntas que creo que puedo responder, así que voy a intentar facilitar el trabajo a los abnegados músicos de viento y amigos de los cánidos que adornan nuestras plazas con sus rastas tope-fashion.

La respuesta a la primera preguna es: Exactamente lo mismo que han hecho hasta ahora. Es decir, no dar un palo al agua, seguir viviendo de la subvención que puedan, ya venga de papá, del partido (el que sea), del ayuntamiento, de la comunidad autónoma o de la madre que los parió y seguir desarrollando sus actividades asamblearias plenas de profundidad intelectual mientras intentan mejorar, si cabe, el aspecto de sus rastas.

La respuesta a las dos intermedias es: Me la pela. Por mí como si se la pica un pollo a todos ellos. Y sí, soy una mala persona.

A la quinta y última pregunta la respuesta es aún más sencilla: No. Una cosa es ser muy de izquierdas y piar mucho sobre trabajadores, lucha de clases y todas esas cosas que tan bien suenan a los iletrados que las siguen y otra muy distinta es dar trigo.  Si hay una condición común a esta nueva especie de projetas adinerados que nos reparten lecciones de ética y moral a todos los niveles es el amor a la pasta. Les encanta el parné. El suyo. Si cualquier otro tiene dinero es porque es un cerdo capitalista, un especulador financiero, un facha o todas ellas a la vez. Ellos no, ellos son la reserva espiritual de occidente, como buenos herederos que son de la verdad oficial estatalista y sindicalista vertical de ese Franco al que tanto aborrecen.

Mientras sigamos teniendo que soportar a estos camisas azules disfrazados de rojos, o a estos rojos disfrazados de camisas azules, a los mandos de la izquierda española estamos jodidos, porque no nos queda más alternativa sensata que encomendarnos a los meapilas acomplejados que pasan por “centro reformista”, lo que coño sea eso, que se presentan bajo las siglas PP. Mientras no haya una izquierda con más principios morales, éticos e ideológicos que llevarse la pasta del contribuyente será imposible que la derecha se libre de esos fantasmas que la mayoría mediática projeta que impera en España ha grabado a fuego en sus misales, impidiéndoles hacer lo que cualquier derecha europea (con todas las limitaciones que la expresión ya implica) haría en una situación como esta.

Encima, va la víbora calva y dice “Que cierre un periódico es una mala noticia, que cierre Público es peor”. Lo dirá porque se teme la resaca de la cogorza que se va a agarrar celebrándolo, supongo.

Vaya puto país de mierda, joder.

Mensaje de Navidad

Como casi todos los años, he conseguido no ver el mensaje de Navidad del Bobón mayor del reino, aunque luego no hay manera de librarse de escuchar, ver o leer casi la totalidad del mismo en los diferentes medios. Se ve que o bien no hay noticias o bien todavía pensamos, o quieren que pensemos, que lo que pueda decir este tipo tiene algún tipo de importancia. Una vez más estamos en lo de opinión pública y opinión publicada, y en el intento de, a través de la segunda, formar la primera. Este año la estrella del mensaje navideño del andoba este ha girado sobre todo alrededor del balonmanista y sus diversos pringues, como si no tuviéramos más preocupación que otro chorizo más, que para más inri, comparado con otros chorizos mucho más bajitos, tampoco es que haya choriceado tanto.

Ya escribí en su día que el tipo y sus problemas judiciales me importan bastante poco, y que estoy convencido de que está ahora en el “candelabro” mediático y judicial porque interesaba que estuviera en ese momento y no hace ya años cuando ya le mandaron a hacer las américas para intentar barrer el problema bajo la alfombra de la distancia. Estoy convencido, también, de que es un chorizo, pero mi convicción no vale de nada hasta que no haya una sentencia en firme, se recurra, se vuelva a recurrir y se diga la última palabra sobre el asunto. Le calculo yo que para dentro de veinte años, quitando o poniendo diez.

Una buena noticia para el presunto duque es el nombramiento del nuevo Ministro de Justicia, el Excelentísimo Alberto, antes Faraón de Madrid. Si el tipo ya miró para otro lado cuando le mataron a doscientas personas y le hirieron a otras dos mil, como aquel que dice a la puerta del Ayuntamiento, qué no hará para que este asunto no se instruya, juzgue y entierre de forma que nadie se haga daño en el proceso. En mi línea de ser mal pensado, estoy convencido de que ya está todo hablado entre las partes para hacer el paripé que haya que hacer y que la Regia Institución se vaya, una vez más, de rositas.

Es por ello, y por muchas otras cosas que si ustedes tienen un mínimo de memoria recordarán, que las palabras del Bobón mayor del Reino resultan más ofensivas a los que no tenemos ni talento ni ocasión para meter la mano en la caja, y que pagamos un pastón para que él y toda la tropa que le rodea vivan como reyes. Lo único que queda en este caso es usar sus mismas palabras y espetarle en su egregia faz aquello de:

“¿Por qué no te callas?”

Quiero que me informe

Hoy me he tragado el puré de mentiras de TVE mientras comía, y me temo que la digestión me ha provocado tal cantidad de gases que tengo que soltarlos aquí en forma de palabras inconexas antes de que reviente. Aunque en general ha sido todo él infumable, ha habido una noticia que me ha provocado un sonoro regüeldo acompañado de una pequeña regurgitación, acerca de la reunión del jueves de nuestro próximo presidente del Gobierno con los capitostes europeos, justo dos días antes de que el pavo psicótico salga en su última foto colocado detrás del penúltimo ujier en la cumbre europea de unos días después.

Aseguraba el busto parlante de la ruinosa tele pública que Marianico informaría a los líderes europeos, especialmente al enano Sarkolín y a la PanzerMerkel, de las medidas que piensa tomar para sacar a España del pozo en el que los chorizos incompetentes del PSOE nos han metido antes de que la UE nos ponga de patitas unos metros fuera del club de la moneda única. Y digo yo, en mi eterno estado de disconformidad con casi todo lo que me rodea: ¿Tendrá este tío la indecencia de contar antes a esta gentuza lo que va a hacer que a los que o bien le hemos votado o bien seguro vamos a ser los dueños de los culos que van a sufrir las medidas? O eso o les va a mentir miserablemente. ¿No sería más correcto informar primero a los que vamos a ser sujetos que a los otros mandamases? Quizá es que le importemos una mierda.

Mira, bobo galáico, no creo que nos vayas a contar nada que no nos esperemos, así que retrátate de una santa vez y sácanos de dudas, que estamos todos esperando ver si de verdad tienes lo que hay que tener para sacarnos de ésta. Date cuenta, deportista, de que estamos todos los que somos pendientes de que pongas el huevo de una puta vez para saber qué cojones vamos a tener que hacer con nuestra vida, así que te agradeceríamos que dejaras de ponerte de perfil y vinieras de cara, por una vez.

Ah, y no se te ocurra ponerte en plan plañidera como la imbécil italiana, que suficiente lloramos ya todos por los desmanes de los unos y de los otros, y lo mismo ya sí que se nos termina de reventar el único huevo que nos queda inflamado por todas vuestras soplapolleces a costa de nuestros impuestos.

Valiente banda de cabrones estáis hechos.