Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

El Nóbel de los Nóbel

Por primera vez este blog trae una primicia: el nuevo premio Nobel de los Nobel. Aquel que distingue a una persona cuya contribución general al avance de la humanidad es superior incluso a la de la suma del resto de nominados. Si polémica ha sido la elección de Bob Dylan para el Nóbel de Literatura, la de Gerard Piqué al Nóbel de los Nóbel, satisface un clamor popular en todo el mundo, puesto de manifiesto especialmente por de los medios de comunicación del poder oficial de Ex-panya, la nación donde nació el insigne personaje acreedor de tan merecido galardón.

Poesía ha sido el dar un corte de mangas sin parangón a toda una nación sin abrir la boca o usar instrumento de escritor alguno, sino recurriendo por contra a las herramientas del sastre, labor por la que merece también el Nóbel de las Artes según un amplio sector de la Academia. No obstante terminó por imponerse el sector que desde hace varios años aboga por castigar el uso de prendas que no tapen todo el cuerpo.

La controversia, paradójicamente, parecía provenir de Iberia, pero la sin par independiente prensa del movimiento expanyol ha educado a su pueblo demostrándole que reaccionar contra quien tan bien ha servido a su país ora vistiendo la camiseta de su equipo nacional ora la del equipo que la odia, es de paletos radicales. Frente a tan poderoso argumento, nadie ha tomado en serio las declaraciones de la camiseta de Sergio Ramos, la cual manifestó que su compañera amputada le había confesado entre desconsolados suspiros y lágrimas , que con los cortes no sólo le habían volado las mangas sino el corazón y la dignidad.

Cierto debate se estableció en la Academia respecto de si era merecedor de recibir el Nóbel de la Paz. Sin embargo, éste ya estaba otorgado al Presidente Santos contra la voluntad de su pueblo pero a favor de la de los lobbies más fantasmagóricos. Además quién iba a ser el guapo en la Academia que se mantuviera firme contra el hecho irrefutable de que Santos al no dimitir, demostrara una firmeza, dureza y tamaño facial propias del más grande de los galardonados.

Fue entonces cuando se alzaron varios miembros solicitando que el Nóbel de Literatura recayera también en el insigne héroe catalán. Al dominio de la expresión oral, demostrada a golpe de salivazo y de exabruptos a la autoridad, se le añade la maestría sin par en la ofensa a través del dificilísimo e infrecuentado género de la prosa en ciento sesenta caracteres. El dominio del arte del gorjeo y del gargajo por una sola persona constituye un mérito sin precedentes en la historia del humanismo. No faltaron avezados miembros que también argumentaron  en su favor su ausencia completa de valores judeocristianos, demostrados recientemente en el gesto de desfachatez sin parangón de retrasar un par de añitos su renuncia a la “Roja” para acomodarla a sus intereses particulares. Dicha alusión a la independencia ética  y cultural de la tradición judeocristiana arrancó la ovación más sonora, prolongada y merecida por parte de la Academia en toda su historia, según cuentan nuestras fuentes.

Sin embargo, la Academia estaba determinada a acabar este año sin falta con el escándalo de que el premio aún no hubiera sido otorgado al mejor escritor de todos los tiempos, Bob Dylan, que por otro lado tenía muy complicado competir en la categoría de cantantes con O Espanhol dos Fados do Douro, muy amigo de Piqué dicho sea de paso, más conocido por su otro pseudónimo artístico: Maos de Manteiga.

Con esta primicia se cierra por fin la intriga y el desasosiego de la resolución de tan prestigiosísimos premios. Lloraremos amargamente su abnegada retirada tras no poder superar tan inmerecido trato si D.M. llegamos a verlo, en la confianza de que la presa expanyola y argentina se encarguen entretanto de convencernos de la necesidad de sufragar su busto  en la Plaza de Jaume I de Barcelona, tal y como lo hicieron con la reparación del Liceo para una empresa privada (qué pueblo tan borrico que hay que explicarles todo).

 

 

 

 

 

 

Anuncios

La Champions que el fútbol debe a la Propaganda

Hay una batalla que al igual que en la final de “La Décima”, ya ha perdido el Madrid antes de salir a jugar: la de la insidia; metódicamente sembrada y regada por la Propaganda Oficial, la de la Casta Periodística, corrupta y solidariamente soldada a los oscuros, pero no por ello inadvertidos, intereses  del poder político ejecutivo, el único que existe en este oficialmente denominado “régimen democrático”.

“El fútbol le debe una Champions al Atleti”. Un lema un tanto cursi, como son ellos por naturaleza, que empezaron a cacarear desde que el Madrid optaba al título en este último partido. Nunca antes lo emplearon que yo sepa, de donde deduzco que si lo usaron en el pasado, fue sin toda la inmensa fuerza de la que es capaz la oligarquía oficial mediática, ergo, la Propaganda. Es decir, no lo escuché cuando jugaron los octavos contra el Farsa. Tampoco, remontándome en el tiempo, con otros equipos con los que el fútbol se mostró tan cruel como solo este juego es capaz de serlo: con el “Madrid de los García”, primer y triste recuerdo de las finales que he vivido del Real Madrid; con el “Madrid de la Quinta del Buitre”, siempre eliminado en semifinales tras vencer cada año a los mejores equipos de Europa. Me dirán ustedes, con razón, que la Propaganda se dedica justo a lo contrario: al vilipendio, aun a costa de los hechos, del Real Madrid. Cierto es, pero es que tampoco lo escuché con el “Bayern de la final de Barcelona”, la más despiadada de la historia en mi opinión; con el “Valencia de las dos finales” y los penalties en la segunda de ellas; con el “Mallorca de Cúper”  y su final con la Lazio, o con el “Español de Clemente” y su final contra el Bayer Leverkusen; ni con el “Chelsea del Gran Robo” que soportó el atraco arbitral más monumental y descarado de la historia de la competición. Ni siquiera cuando el Bayern le amargó al Atleti su primer gran título en el último minuto, y no será porque no tuvieron años para pensarlo. Esto sólo por poner algunos de los ejemplos que se me vinieron a la cabeza al escuchar el lema por primera vez.

El denominador común de cualquiera de las grandes crueldades cometidas por el fútbol pero que no fueron dignas del premio del eslogan de la Propaganda, ni siquiera a posteriori de los encuentros, es más que evidente: el Madrid no estaba implicado en ninguna de ellas.

Que la Propaganda está vendida a acabar con tradiciones, instituciones y organizaciones que el cainismo provinciano de Iberia no puede soportar, es un hecho tan evidente como que hoy amaneció por levante. Que el Real Madrid forma parte de esos objetivos de la rabiosa envidia de grupos provinciales, muy poderosos no nos engañemos, es otra verdad como un templo.

El fútbol, como la vida, en muchas ocasiones no entiende de méritos. De ahí tal vez parte de su encanto: su similitud en esa faceta insoportablemente cruel que conlleva toda injusticia. Si no, que se lo digan a un club que contra viento y marea propagandísticos obtendrá del fútbol, en el mejor de los casos, dos títulos de su portentosa hazaña de alcanzar seis semifinales seguidas. ¿No le debe algo más el fútbol a su leyenda más grandiosa?

Mientras yo escribo desahogándome, los cursis propagandísticos oficiales seguirán en su empeño en tildar al Real Madrid de club rico, abusón, franquista y prepotente, con un cinismo sin par y contra cualquier evidencia histórica, mientras alaban a su contrincante utilizando los mismos medios, sean o no necesarios. La primera parte de la final, la de antes de salir a jugar, ya la han ganado de nuevo. Qué no le deberá esta canalla al fútbol por parasitar de él. Por eso les deseo que el Atleti tenga a bien aplazar hoy su gloria hasta una final a la que el Madrid no haya podido optar, y en la que se impongan sobre el Farsa, que seguro que ese día sí habrá ganado el prepartido oficial, con un gol en el último minuto de Torres con la mano, tras rebote en el larguero de un lanzamiento de penalti injusto. Ese día el fútbol habrá dado a toda esta canalla la Champions que sí se merece. Habría que ver las súplicas y alegatos que llegarían a esputar.

Mientras tanto hoy, y pase lo que pase , como decía un queridísimo madridista underground: “Hala Madrid Hijos de P…!!!!!”

 

 

 

 

 

Desamparados de Fátima

No comprendo que personas con formación e inteligencia palpables puedan hablar bien de Fátima. A mí me parece la División Acorazada Mariano nº1.
Lo digo porque mantiene una actitud altiva, carente de crítica, permeabilidad y de solidaridad con los ciudadanos, que raya en lo chulesco, más teniendo en cuenta nuestra durísima situación.
Los grandes técnicos economistas, algunos muy buenos, hablan del efecto positivo de su reforma laboral, de la bajada de la “beta” estructural de nuestra economía. Hablan también de medidas difíciles, pero mi pregunta es ¿para quién?. Su reforma laboral ha abaratado el despido hasta límites que solo algunos conocemos, y deja desprotegidos a los trabajadores ya que apenas profundiza en la flexibilización de un marco regulatorio que permita una relación trabajador – empresa alternativa al paro o a los contratos que se nos imponen. O flexibilizas, o proteges. Lo suyo ha sido dejar a los más débiles a los pies de los caballos ya que no ha tenido el valor y el coraje que las circunstancias requieren como para enfrentarse a los sindicatos y explicar a los ciudadanos que es mejor un “mini-job” que el paro, algo que por cierto la inmensa mayoría comprenden ya.
Ahora llega su último logro y el del nefasto gallego que la designó: las pensiones.
Si hay algo triste es tocarle los derechos a los que ya no se pueden defender. Otros tendremos que emigrar; sí, sí: emigrar: sin los eufemismos tan característicos de los cobardes que esconden la realidad insultando a la inteligencia del pueblo. Pero saldremos adelante porque tenemos aún energías para ello. Pero ¿y nuestros mayores?
La reforma de las pensiones viene vestida por la sastrería genovesa más refinada de propaganda: comisión de expertos y multilateral. Ja! ¿Acaso estaban representados los que pagamos el sarao? No ha habido una comisión más unilateral ya que todos pertenecían a la casta de los elegidos: políticos, sindicatos, organizaciones empresariales o tíos que tienen algo que agradecerle a alguno de ellos.
Que me anuncie Fátima, con el atrevimiento descarado con el que su gobierno me mete la mano en el bolsillo y me confisca la riqueza, que todo lo que pueden hacer por nosotros es adaptar el sistema para que ya veremos cuanto nos den es tan abyecto y repugnante que define por sí mismo la catadura moral de esta ministra. Mire, para eso ahórrese la comisión que ya le recomiendo yo varios contables magníficos que se han quedado en paro y que cada año le van a calcular con asombrosa exactitud cuánto le ha quedado y de cuánto va a disponer al año siguiente. Te pasas la vida pagando para oír a esta caterva que ya veremos si algo nos darán. ¡Qué vergüenza!
Y yo me pregunto: ustedes que se han pulido la liquidez del fondo de reserva para comprar deuda pública española, ahora que está tan de moda si el aval para presidente del Real Madrid es exagerado o no atendiendo a la Ley del Deporte:
¿No deberían responder con su patrimonio personal aunque sea en parte si el Estado no es capaz de cumplir con sus compromisos ante dicho fondo?
Y me sigo preguntando:
– ¿Por qué Rubalcaba no se lo pregunta?
– ¿Han previsto mecanismos de capitalización del sistema cuando la coyuntura económica es favorable?
– ¿Qué medidas han previsto para asegurar que la deuda pública, único activo del Fondo de Reserva de Pensiones gracias a ustedes (y presumen de que esté baja la prima de riesgo; qué poca vergüenza) no sea subordinada y sea de compromiso preferente?
– ¿Qué proponen sus expertos para tratar de invertir la tendencia de la composición de la pirámide demográfica española? ¿Cambio de cultura? ¿Incentivos a empresas y trabajadores? ¿Flexibilización del mercado laboral? ¿Promoción de tecnologías que permitan trabajo remoto? ¿o reconocen que no se puede hacer nada?
– ¿Qué acciones de recorte de gasto público corriente se tomarán para ajustarlo a los ingresos en coyuntura desfavorable de forma que el impacto sobre las pensiones sea mínimo?
– ¿Piensan retrasar la edad de jubilación por igual en las profesiones que entrañan esfuerzo físico, riesgo de accidente u otros condicionantes similares?
– ¿Se dan cuenta de que nos piden pagarles una animalada de dinero a cambio de ningún compromiso? ¿No es esto un timo?
Lo he leído ya a otras personas y les doy todos los créditos: esto es “El Timo del Bienestar”. Les irá bien mientras la gente siga creyendo gracias a ustedes y a la oposición y viceversa, que papá estado tiene la clave de sus problemas, cuando en realidad nos está chupando la sangre para refrescar la insaciable sed de la casta política.
Pero llegará el momento en que no le podrán convencer a nadie de que ustedes no valen para otra cosa que no sea parasitar a su pueblo. Y ya veremos, si estamos desesperados, qué pasa entonces. Entretanto y muy desanimado apelo de nuevo a los cielos para que les infieran un poco de dignidad, patriotismo y sentido común y, por qué no, humildad para alguien tan estirada como la ministra de desempleo y pobreza en la vejez.

La prensa deportiva

De la Novela Ejemplar “El Licenciado Vidriera” de D. Miguel de Cervantes Saavedra:

“Picábale una vez una avispa en el cuello, y no se la osaba a sacudir por no quebrarse, pero con todo eso se quejaba. Preguntóle uno que cómo sentía aquella avispa si su cuerpo era de vidrio. Y respondió, que aquella avispa debía ser murmuradora, y que las lenguas y picos de los murmuradores eran bastantes a desmoronar cuerpos de bronce, que no de vidrio….”

No es nueva por tanto en nuestra España la especie avispa murmuradora, pero en estos tiempos de profunda crisis ética y moral, de falta de rumbo, de valores, de educación y de respeto, la avispa se ha tornado caza bombardero, y  la eterna vigencia del clásico, escrito por uno de los genios más grandes de la historia universal, cobra aún más relieve si cabe.

He de decir que no compro un periódico “deportivo” desde que el Madrid, equipo del que me declaro amante, ganó la séptima Copa de Europa. Y no era sino lector ocasional entonces, pero era la primera vez en mi vida que conquistábamos nuestro trofeo por excelencia, deseado con desesperación todos esos años. Habría dado lo que fuera porque el mismísimo Homero me relatara una gesta aún mayor que la de Ilión. Pero a falta de pan buenas son tortas, y regalaban un poster que me permitía mirar cada mañana con orgullo infinito y tras la eterna espera , al Madrid campeón por séptima vez del más grande galardón; fue por ello que tiré cien pesetas a la basura a cambio de unas frases del género de la  épica de parvulario.

Por eso, porque ni siquiera me arrimo en el bar a ver más allá de sus portadas, no he sido sino hasta bien tarde consciente de la salvaje persecución que se ha realizado al entrenador del Real Madrid, D. Jose Mourinho.

Miles son las razones por las que el periodismo que trata sobre los deportes – espectáculos me parece deleznable, execrable y abyecto. Sin ser éste el tema principal que me lleva a juntar estas letras, sí me parece oportuno al menos reseñar que basta escuchar la sección de deportes de un noticiario, para comprobar que la redacción y la puesta en escena son, en realidad, armas al servicio de una línea editorial establecida por los oscuros intereses de los accionistas del medio en cuestión.

Desde hace muchísimos años,  no observo sino un profundo movimiento en aras de dañar la institución del Real Madrid. La exacerbación de los sentimientos y las emociones, enjugadas convenientemente con la envidia y la incomprensión de mentalidades provincianas, cuando no nacionalistas extremistas, se utilizan para generar antipatía e incluso ira incontrolada en los corazones radicales tan intrínsecos a los celtíberos.  Por poner un ejemplo, a los buenos se los presenta como El Dream Team y a los malos como Los Galácticos, término éste al que se le ha terminado por dotar desde los medios de un significado de arrogancia, desprecio y un sentido peyorativo tan superlativos, que debería ser digno de estudio por la Real Academia de la Lengua. Para que vean que la cosa viene de lejos.

Pero en cualquier caso, es un periodismo profundamente repulsivo con independencia de los colores. Es más, me estomaga. A mi me parece muy bien aprovechar el espectáculo del fútbol de élite para ensalzar a los vencedores. Pero, ¿qué hacemos con los perdedores? Aunque en el espíritu del deporte está el respeto al vencido establecido como canon, puedo entiender la crítica, pero claro, siempre que no conlleve la humillación, el desprecio y la falta de educación más elementales. Por eso no puedo con estos tíos.

Y lo último ya ha sido lo de Jose Mourinho. No sé qué tenemos los españoles en contra de todo el que siendo el mejor en lo suyo, reconoce en sí mismo su condición sin avergonzarse por ello. Entonces deja de ser persona, para convertirse en un monstruo arrogante, recalcitrante, del que solo queda declararse enemigo.

Lo he visto con Fernando Alonso. “Es un chulo, es un gilipollas, se lo tiene bien creído…¡” Y de qué personas salen estas perlas! De tíos que han labrado su vida más a base de compadreo y amiguismo que de talento y esfuerzo, y que  no se cortan en despellejar  al compatriota del que deberían sentirse orgullosos. Hombre, una cosa es decir a mí ese tío no me cae bien, y otra que te parece tan imbécil que vas con el alemán de turno.

Si ésto nos pasa a los señoritos de a pie con los nuestros, ¿qué no va a hacer un periodista deportivo con un portugués de mierda? Lo de Jose Mourinho y los jugadores portugueses del Real Madrid me ha hecho sentir vergüenza de ser español. Me ha recordado los tiempos de Moratín y Godoy, y a la plebe saliendo a la calle a recibir al ejército de Napoleón en Madrid camino, en teoría, de la conquista de Portugal, consentida por nuestra nación ignorante, borreguil y dirigida por una élite de pacotilla, oscura, desastrosa, traidora y sin el menor sentido del patriotismo; hasta que claro, demasiado tarde ya, el pueblo se dio cuenta de que había sido engañado y vendido. ¿A que suena actual?

Los comentarios han rozado la xenofobia hacia un pueblo hermano que por desgracia es católico, porque de haber sido musulmán dudo mucho que hubiera habido cojones por parte de estos articulistas a hacer tanta mención despectiva a la nacionalidad.

Y centrándome ya en la persona del entrenador, y a fin de no extenderme más, no puedo sino manifestar mi más profunda repugnancia hacia la ira, los insultos y la violencia con la que la prensa española, más de prensar que nunca, ha tratado a este señor. Sé que Mourinho es arrogante, dice tonterías, es agresivo en ocasiones; y se equivoca, ¿y quién no?. Pero miren ustedes, como dicen los ingleses, de este hombre what you get is what you see. No engaña. No tiene dobleces.

Es el primer entrenador del Madrid al que he visto defender al club a costa de sus intereses personales, sabiendo que pisaba terrenos donde nadie antes se había atrevido a entrar para no arruinarse el resto de su carrera, víctima de la voracidad depredadora del cuarto poder con los osados que traspasan sus siniestros límites sagrados.

No entro en la pizarra. Me quedo en su actitud. Voy a la defensa a ultranza de su club, el que le paga, cuando él además no tiene ninguna necesidad porque trabajo no le va a faltar. Esta es una actitud más allá de los mínimos que dicta el deber,  y que únicamente se reconoce en los mejores en sus profesiones.  Y le ha costado un desgaste personal que ha marcado su físico durante estos años, en los que ha envejecido tanto o más de lo que lo hiciera Benito Floro, anterior recordman. Soy simpatizante en muchos aspectos de los británicos, y viendo un informativo de una cadena inglesa de renombre, pude ver una imagen suya justo antes de entrar en el Real Madrid y otra actual (bueno, de hace unos tres meses). Le cambiaron el apodo a The special worn out, que se parece fonéticamente a su apelativo más célebre (The special one) y que significa algo así como “el especialmente desgastado”. En ese instante comprendí que volvía a la Premier. Allí se le aprecia y se le preparaba el terreno. Aquí se le odia.

¿Por qué esta gente le ha llamado nazi? ¿Por qué algunos cantamañanas tachan de falangistas o amantes de la autoridad a los que le consideran el entrenador ideal, en una declaración sectaria con paradójico efecto boomerang, por cuanto a quién de verdad define como autoritario es al propio autor? ¿Cómo se puede ser tan salvaje? ¿No había en esto del fútbol una comisión antiviolencia o algo así? ¿Y no es ésto violencia?

¡Qué vergüenza! Me juro a mi mismo no comprar más un solo periódico de los muchos en cuyas secciones de deporte han maltratado, con tanta saña, rabia, enojo y envidia a su enemigo, incluyendo intromisiones personales inadmisibles en la vida privada de sus familiares. Valía todo. Solo se puede ser tan cruel odiando extremadamente, y ese es el sentimiento que reina las plumas y bocas de estos profesionales (¿de qué?). Si esto es fútbol y deporte, ¿por qué no se quedan en la crítica sin más, sin ese tono macarra y barriobajero más propio de un ultra?  No me extraña que este señor se vaya preguntándose a sí mismo tantos “¿por qués?” Creo que no se esperaba que España fuera tan distinta de Portugal. Pero amigo, en lo de ser unos cainitas, los lusos no nos llegáis ni a la altura de los tobillos. De eso ya te habrás dado cuenta.

Aquí el cuarto poder manda mucho, pues depende directamente del  primero y único. Y no iban a permitir que un número uno como tú venga y joda la fiesta de las símbolos nacionalistas recuperando la grandeza de un club que se ha declarado siempre pertencer a todos los españoles, y que siempre ha manifestado hacer bandera de su patria.Y encima lo hacías descarándoles su mediocridad y servilismo, y sacando a la luz en qué consiste de verdad su profesión. Eso sí que les enciende a estos acomplejados estudiantes grises de una titulación universitaria, donde aprenden a contar del uno al diez así: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, sota, caballo y rey. ¿Qué van a relatar? A servir se ha dicho.

Detrás de ti irá el que te debió defender más, no sé aún si lamentablemente o no, pues me malicio que el que le pueda suceder sea el muñeco “prisaico” que pongan para, por fin, destruir definitivamente la institución.

En fin, como escuché fugazmente en una tertulia radiofónica por accidente mientras conducía, a un señor cuyo nombre no capté, lo más grande que tienes son tus enemigos: solo por quienes son ya hay que quererte.

Como español te pido  disculpas y como madridista, que seas consciente de que son muchos los que te aprecian, incluso dentro del Bernabéu, como tuve ocasión de comprobar recientemente, con los medios hablando de los pitos en la alineación pero no de todo el público que llevaba bufandas de “The Special One”, es decir, del Madrid. Es importante para nosotros que sepas de nuestro agradecimiento y de que nos gustaría volverte a ver pertenecer al Real Madrid en algún otro momento.

Y a las avispas millonarias, subespecie de reciente aparición, ojalá seais pasto del insecticida divino que os estáis forjando a base de perder oyentes y lectores. Yo lo celebraré.

Señoritos y Lacayos

Maravillosa conferencia política del PP este fin de semana en el que se demuestra, nuevamente, que Mariano tiene dos caras, lo que debe de pensar es muy conveniente a nuestra patria, que también tiene las suyas, sus dos Españas quiero decir, y en este caso una de señoritos y otra de lacayos.

Es una exageración, obviamente, para el caso que me trae hoy hasta aquí, pero de alguna forma hay que llamar la atención sobre la postura inadmisible, zafia, cobarde, sumisa, hipócrita, descarada, fácil, simplona, desvergonzada y especialmente, desleal y traidora para con la ciudadanía española de admitir el mal llamdo “déficit asimétrico” de las autonomías.

Es una vergüenza que se relajen los objetivos de déficit por mucho que Bruselas nos de cuartelillo para ello, cuando hasta ahora se han empleado los medios más fáciles, por más que los voceras del Gobierno los tachen de difíciles, y disparatados posibles.

Las líneas de actuación en la rebaja del déficit hasta la fecha han sido por el lado de ingresos, una brutal confiscación de la riqueza de los ciudadanos y de las empresas vía impuestos, mientiendo bellacamente en este sentido, ya que estudios prestigiosos anunciaban el déficit que Zapatero y Salgado iban a dejar mucho antes de que Mariano y Montoro les sucedieran. Tan desacertada ha sido la medida que ha conseguido que las administraciones apenas ingresen algo más de lo que lo hacían con el lamentable Zapatero al asfixiar la actividad económica y con ella, la recaudación.

Por el lado del gasto, pues lo facilón de los políticos de comunidad de vecinos en manos de los que estamos: prórroga en la paralización de la inversión, tijeretazo al I+D, recortes de prestaciones y bajada del gasto vía supresión de pagas a funcionarios. Todo, menos tocar a la casta la fantástica cosa ésa que tienen a medio camino entre el Olimpo y el Edén de las administraciones territoriales y las empresas públicas, donde ascender a los “compis” a vivir como dioses cuando se llega al poder.

Y para que hablar de tocar los sectores monopolistas de nuestra economía, como energía y telecomunicaciones, donde el amigo Montoro moraba y supongo que no de mileurista, a decir por lo mucho que cuida de que continue el chollazo pagado por los lacayos, y a donde a buen seguro querrá volver cuando le echen de minstro.

Y en medio de todo esto, cuando quedan de verdad las actuaciones por realizar, Bruselas, en vez de exigir que se bajen impuestos, se desbloquee la inversión, se impulse el I+D y se realice una profunda reconversión del funcionariado y las empresas públicas españolas, nos da más agonía. Permite que nuestros bancos sigan con el chollo de cogerle el dinero al BCE con una mano al 0,5% y se lo presten a nuestos voraces políticos al 4% para financiar su Edén, sin que una gota de dicha liquidez llegue a las empresas y a los particulares. Y con ello, menos producción y más desempleo todavía. Sí, sí, todavía, y teniendo en cuenta que el que accede hoy en día a un puesto de trabajo lo hace por migajas y agradecido dadas las circunstancias. Y todo esto les parece bien y muy conveniente a Mariano y a Rubalcaba. Hay que joderse.

Y ya, en el colmo de la desfachatez, llegan los políticos catalanes, en su inmensa mayoría, y exigen un déficit para ellos aún mayor que para el resto de las comunidades.

Ellos, que han hecho bandera de la lucha contra la solidaridad interterritorial para ganarse los votos de unos ciudadanos pastoreados desde niños. Ellos, que promueven unas escuelas donde mocosos que no llegan ni a diez años ya explican como vivirían mejor si su riqueza no fuera robada por sus vecinos españoles, en la más avergonzante y vomitiva muestra de fascismo rancio que se pueda ver sobre este planeta . Ellos, que teniendo ocasión de plantear una discusión seria sobre a qué se destina el dinero de las regiones “pagadoras”, y de luchar para exigir que se emplee en la construcción de una estructura productiva en las regiones más necesitadas y no en subvencionar su pobreza a cambio de votos, han preferido el insulto y el menoscabo de los ciudadanos que las moran, sin excepción ni matiz alguno, tachándolos de parásitos contra los que ni el Filvit actúa y de los que hay que separarse cuanto antes mejor.

Y para esta región, contra la que el Estado no hace absolutamente nada para hacer cumplir las sentencias de Supremo y Constitucional, que se ha declarado en rebeldía en cuanto a la obediencia de la ley y al respeto a la Constitución Española, y que ha establecido un calendario y un procedimiento que le permita separarse de España, Mariano ¿qué actitud toma?

Pues aquí se ve la verdadera altura de Mariano: no la física, sino la de estadista, que  es mucho menor que inversamente proporcional, hasta adquirir órdenes de magnitud microbianos. Puño de hierro con las voces que se levantan en su partido pidiendo un poco de justicia y sentido común, y mano izquierda floja, sebosa, y servil por la espalda de los problemas, sin tener el coraje, el valor y la determinación mínimas necesarias de un hombre en su puesto, y sin el menor sentido de la justicia, la decencia y la responsabilidad. Todo por el sillón pero sin el pueblo.

Y ¿qué hace la oposición? Pues lo mismo. Las dos caras del socialismo actual: el pepero, melífluo y acomplejado con los que le atacan, e implacable con los de dentro; y el rubalcabiano, simplemente disparatado y en buena medida anti-sistema.

A ver si con un poco de suerte los papeles de Bárcenas y los escándalos de los golfos, que no son pocos ni excepción por cierto, van dando paso a alternativas de verdad en los grandes partidos. ¡Qué desesperación! ¡Mariano! ¡Mariano! ¿Mariano? (En qué estaría pensando Jose Mari cuando…).

Mientras, yo me sumo a las tesis y deseos del profesor Fufinski, anfitrión de este, según el fantástico  eufemismo de lo políticamente correcto, chiringo de descerebrados, y pido la independencia para Cataluña con carácter de máxima urgencia. Y pregunto: ¿dónde hay que firmar?

Día Mundial del Funcionario

No veo razón para no homenajear a tanto cabrón hijo de puta que aparece en las noticas hoy y que se empeña en ejercer una autoridad cimentada en una chulería, una prepotencia y una altanería propia de una especie más baja que las ratas de alcantarilla.

El alto funcionario, comisionado del estado para ¿qué? Pues para joder a los ciudadanos que le pagan y además, lejos de mostrarles una gota de gratitud mientras niegan un átomo de servicio, mirarlos por encima del hombro y ponerles una sonrisa socarrona que parece decir “¿a que jode lo que te he hecho, y más sabiendo el sueldazo que me pagas por ello y lo que te tienes que eslomar para que yo me lo lleve?

Su vocación, joder, chulear, abusar, humillar y  parasitar, y si es preciso, como los virus, acabando con el indivio aunque el acto conlleve su propio fin.

Y es que dos noticias me han inspirado hoy los recuerdos de la peor calaña de hijos de perra con la que me he ido topando. Con ello no quiero decir que estos tipos lo hayan hecho a posta, como aquellos a los que me han evocado, pero desde luego son sus hermanos si mañana mismo no dimiten y se van a sus casas a encerrarse una temporada hasta que su gallardía les permita salir de nuevo a la calle:

1-La comisión de expertos del Programa Ramón y Cajal, un plan coordinado por la Secretaría de Estado de Investigación encargado de analizar los currículums de los mejores talentos españoles en el extranjero y recuperarlos para nuestra patria, cierra las puertas al mejor físico joven europeo, a la sazón, valenciano. El hombre quiso volver pero esta banda consideró que su CV no era suficientemente brillante. Resultado, el chaval, dicho sea con todos los respetos y el cariño, ese mismo día es galardonado con el premio al Mejor Físico Joven de Europa otorgado por la Sociedad Europea de Física. Debía de ser duro reconocerle los méritos cuando llevaba tres años trabajando para el Instituto de Física de Partículas de Holanda, una de las instituciones más prestigiosas del mundo en su campo.

Estos tíos del Programa Ramón y Cajal (que manía con joderle el prestigio al pobra don Santiago después de muerto entre institutos varios y el departamento de traumatología del hospital madrileño que lleva su nombre, más propio de un matadero de ratas que de un centro de élite) serán tan hijos de la grandísima puta como el que más, si mañana mismo no dimiten irrevocablemente y se van a su puta casa, sabedores del daño que le han ocasionado a su país no ya solo con este caso, sino con urgar en la herida de uno de nuestros  peores estigmas, el que indica que somos un pueblo que desprecia el talento e investigación, sobre todo, si es propio.

Ahora que todo el mundo quiere un país más competitivo a base de empobrecernos, uno se pregunta, ¿por qué los suizos y los suecos no lo hacen y siguen tan frescos? Ellos no tienen una comisión de expertos Ramón y Cajal española; no, ni de lejos, vamos ni parecida, por mucho que mataran a Servet. Más bien al contrario. Y claro, lo que venden al mundo tiene tecnología, valor añadido y genera una gran riqueza que para colmo, llega a los ciudanos sin diezmar por corruptos.

Pero para eso tenemos nosotros nuestros superfuncionarios.

Y como la hijaputez no es exclusiva de la raza hispánica por mucho que se halle generalizada entre los nuestros, me despacho con la segunda:

2- La FAO recomienda comer insectos. Aún recuerdo muy niño cuando pagaban por quitar las vacas en el pueblo de mi madre porque sobraba leche. Esto me era difícil de comprender de chaval e imposible en mi reloj biológico senil. Pero es que sin vacas, nos quedamos sin su industria auxiliar, es decir las moscas cojoneras; pesadas como la madre que las parió, y que tendían a colonizar párpados, heridas y lugares lejanos del radio de acción del rabo, por no mencionar las boñigas. Ahora resulta que eran comestibles, deliciosas, proteínicas a más no poder según los expertosde la FAO, que nada hicieron entonces para protegerlas incluso cuando en su apogeo, luchábamos contra ellas con el Raid y la paleta, ajenos a su altísimo valor culinario. Nadie nos educó en hacelas nuestras amigas, en meter las plastas recién hechas en las casas para comenzar el arte de la minigranja y la minicolmena de rico panel de mierda, a salvo de la meteorología o de las pisadas de burro (otra colonia andante). ¿Dónde estaba la FAO?

Milenios de neolítico, de ciencia agrícola, de ingeniería de riegos, de biología, de nutrientes, de ciencia veterinaria, de química, de almacenamiento, de refrigeración, de transporte; en fin, de un desarrollo tecnológico que ha permitido producir como nunca para que lleguen ahora éstos, que seguro que cobran por miembro tres veces en un mes lo que usted y yo juntos en cinco, y nos salgan con estas.

Miren, estoy ya cansado hasta de desahogarme aporreando el teclado. Hijos de puta bastardos. Escuchad, que os voy a dar yo mi recomendación nutricional: vais a hacer como que os caéis y me vais a comer lo que yo os diga.

Presidentes de la “Democracia”

Pues la frase es tan sucinta, acertada y genial, y condensa con tanta prudencia que dirían los clásicos la historia de nuestros ejecutivos más recientes, que no puedo evitar postearla:

 

“Empiezo a creer sinceramente que si Aznar era un arrogante y Zapatero era un imbécil, Rajoy es un sinvergüenza.”

Arturo Pérez Reverte

Papa Estado

No lo hagas, porfa. Pero la socia, una vez más, en vez de dejar el mando tranquilo me cambia a La Noria durante los anuncios.

Prometo no dejarme joder el sábado noche y analizarlo desde la mayor frialdad posible, y algo me funciona. No siento rabia sino pena de observar a los salvapatrias intelectuales de pacotilla, divididos en teoría entre de izquierdas y derechas, y en la práctica de lacayos de sus partidos, hablarle a la gente del Gobierno, del Estado, de Europa y de lo mal o lo bien que lo hicieron ZP y Rajoy.

Lo que hay que hacer son políticas de estímulo del empleo, de fomento de la actividad económica, de favorecimiento de la creación de empresas, de igualdad social y, ¿de cuántas gilipolleces más?

Estos tíos están tan pagados por sus cadenas, o sea, por sus partidos políticos, que quieren hacer creer a la gente que el Estado, o mejor dicho, los Estados de España, e incluso de Europa, tienen la solución a nuestros problemas pero que el fallo es que el gobernante del signo político contrario  siempre está errado (y normalmente herrado) y que de no ser así, tendríamos un trabajo muy bien pagado, un montón de beneficios sociales y ocho horitas sin mucho forzar a cambio.

Bueno, pues tengo que denunciar con mayúsculas a todos estos servidores de la política española, de la que los ciudadanos tienen tan buena opinión. No se dejen engañar: lo que quieren hacernos creer estos tíos es que los macroestados españoles, parásitos del tamaño de la ballena azul, tienen la solución a nuestros problemas; solo hay que elegir el gobierno adecuado.

Mientras, ocultan el verdadero problema y es que esos Estados, o mejor dicho Administraciones (porque de estado tienen bien poco) son la mayor causa de nuestros males. Son administraciones hechas para controlarlo todo, para impedir la iniciativa ciudadana y la organización de una sociedad civil que generaría en un país con unas capacidades mucho más grandes de las que nos creemos, una mayor riqueza para todos. Esas administraciones están concebidas para que los suyos, que son una inmensa legión, vivan de perlas mientras los demás pagamos el festín a base de trabajar como esclavos en el mejor de los casos.

Prueben ustedes a intentar poner una empresa o darse de alta como autónomos por ejemplo. Verán que se lo ponen poco menos que imposible. ¿Cómo es posible con la situación actual? Porque solo les importa resolverla en la medida en que adquieran de ella un rédito electoral. Usted y yo les importamos una mierda, pero no los funcionarios que no trabajan pero cobran y bien, y le ponen a usted mil y una trabas para abrir su negocio y crear riqueza y empleo. Y luego, para cerrar rápido o darse a la economía sumergida porque la confiscación fiscal española asfixia la actividad.

Lo mejor que podía suceder es que estos tertulianos se tragaran por accidente una píldora de independencia, y empezaran a pedir que estas administraciones se redujeran a la mínima expresión, y dejaran paso a una sociedad civil articulada. Y que esas mini administraciones se dedicaran a hacer justo lo que ahora no quieren ni tocar: garantizar la igualdad de derechos y obligaciones entre ciudadanos y el cumplimiento de la ley por todos.

Y si de paso se cargan los monopolios y oligopolios de nuestra economía, y no me refiero solo a energía y telecomunicaciones, sino a las propias administraciones, donde catedráticos puestos a dedos en procesos disfrazados de oposiciones, pueden crearse su corte personal y vivir sin ninguna obligación de producir riqueza y de cooperar con la sociedad civil hasta que se retiren, campan a sus anchas sin que a nadie le cause admiración que estas figuras propias de las monarquias absolutas existan en peno siglo XXI.

Los políticos y los que ejercen el poder, cuanto más lejos de la economía y la sociedad, y menos fuerza puedan ejercer sobre estas, mejor. Y si no, miren las cajas de ahorro.

Un pueblo de “tambourine”

Esto es un pequeño cuento sobre un pueblo de pandereta. Espero que no os aburra mucho.

Y de pronto, dos bombas, allí en plena popular de Boston y sin que nadie lo esperara. Un pueblo conmocionado, estremecido, acojonado.

¿No estaremos combatiendo en demasiados países? se pregunta la gente, temerosa de que el orden perfecto de sus vidas, sus chalés en la playa, sus todoterrenos, sus cañitas después del curro sin mucho forzar, etc., se lo jodan unos moros cabreados de no sé que país en quién sabe qué continente.

Aturdidos aún por el impacto de la noticia, esperan ansiosos los comunicados de su presidente, en el que este pueblo nunca termina de confiar sea cual sea su signo político. Desean que sean los terroristas de siempre, los autóctonos. A esos hijos de puta por lo menos los conocemos pero, los de fuera, son mucho peores. Se suicidan, no temen a la muerte, no hay quien los pare; no nos van a dejar vivir. Joder, que miedo, imagina.

Sale el presidente. Han sido los de siempre. No ha dicho nada de terrorismo. Menos mal.

Pasan las horas. No sé, aquí hay algo raro. La policía no dice nada tras varias horas. No sé a que esperan. Yo creo que no lo tienen tan claro como han dicho.

Voy a poner la radio a ver que más cuentan. Let’s tune la Cadena To Be, a ver que dice Gabildeep, el de siempre, el que nunca miente, el de confianza. ¡Hostias! ¡Que horror! Trustworthy sources dicen que dos tíos con pinta de chechenos, depilados from head to toes, han salido de una Renault Kangoo que había aparcada cerca de allí y han puesto varias bombas tecnologicamente muy avanzadas, usando ollas alemanas y goma dos eco.

Sale Obama otra vez. ¡Y esta vez sí dice terrorismo! ¡Lo ha tenido que reconocer! El muy cabrón. Si ya decía yo que no se podía tener un presidente negro. Suena el móvil. Un mensaje: Turn on the TV y pon La Sixth. Hay patriotas sin banderas americanas protestando en las sedes demócrata-republicanas-populares (en realidad socialdemócratas, pero ellos mismos no lo saben todavía). Espera, ese sí tiene una bandera, pero cada dos barras una en vez de ser roja, es morada, y otra en vez de blanca, amarilla. Esos tienen  muchas banderas, pero de una Labour Union llamada GTU y mira esos otros, con las de la que se llama OOCC.

Cambio a Four, y luego a Five TV: Press Conference de un lider de los demócratas de la izquierda. ¡The United States no se merece un gobierno que mienta! Que vergüenza. Que getas. No han sido los de siempre. Nos han mentido para ocultarnos que vienen los moros y nos van a volar por los aires. Qué va a ser de nosotros. Con lo felices que somos. Con lo bien que estamos. Pero, quién le mandaría al cabrón del negro seguir en Irak, Afganistán y todo ese avispero. ¿no había prometido cerrar Guántanamo? ¡Y ahí sigue, como si nada!¡Que mierda!

Lo que te digo, que nos van a dar hostias hasta en el cielo del paladar. Yo no le vuelvo a votar. Mejor al Shoemaker ese, que parece un tipo pacífico y que no se mete con nadie. Ese ha prometido que nos dejan en paz porque él no le piensa hacerle la puñeta a nadie, y ya se sabe, como ceder con esta gente y dejarlos tranquilos, no hay nada. Ya ni las maratones vamos a poder celebrar. Por qué complicarse tanto con lo fácil que es tener libertad. Porque sí, porque les conviene. Porque les gusta estar en la foto con Blair, Cameron o como cojones se llame el puto inglés que tengan de Prime Minister. ¿Cameron? ¿Qué Cameron? ¿Díaz? No joder, no estoy para bromas. No sé en que planetas vives pero es el primer ministro de esos maricones de los ingleses, o sea, el primer maricón de ellos después del príncipe de las orejas, claro. Y ahora encima les ha dado por salir con los enanos morenitos de los portugueses y los españoles. Y a saber cuánto se llevan en comisiones por armas, botines, contratos de reconstrucción del país, etc.

Otro SMS. Let’s join the “mani”. Let’s cercarles, allí, en su sede. Nos han mentido para no desgastarse, para que les sigamos votando, para volver a ganar las elecciones. Yo voy. Vamos a cercales. Pues yo también. Pues yo mando un guasap. Pues yo lo pongo en el feisbuk. A por ellos. ¡Por la democracia! ¡Por la verdad! ¡Voy a coger las Barras y Estrellas! Pero, ¿qué cojones te pasa? ¿Qué eres facha? ¿Did you like Paco? No, si la bandera tendrá el chicken. Bueno, tío, es la bandera americana, la de nuestra patria. Mira, déjalo, mejor no vengas y quédate viéndolo en la tele, que a los fascistas como tú se les ve a la legua.

Eh, tíos (el neighbour del sexto), dejad esa puta bandera nazi ahí y vámonos a por estos cabronazos de los republicanos. ¿Qué pasa? ¿No tenéis puesta the chain To Be? ¿Os mola que os manipule la tele de Obama? Dicen que el FBI sabía lo de los chechenos, pero que el gobierno no quiso investigar. What? Que sí, joder, que lo acaba de decir Gabildeep, que es verdad. ¡Hijos de la gran puta!. A por ellos.

Mientras, un abnegado alto funcionario de la policía llamado Afterhorras, toma personalmente las riendas de la investigación, elimina las ollas y descubre la Kangoo de los chechenos. Lo esclarece todo. Queda listo para que Vermouthez, el mejor juez de toda USA, haga justicia a los muertos, a los heridos, a sus seres queridos y a toda la nación más grande de la tierra. God save the United States. Espera, quita lo de God, esto es un estado laico, cojones. May the United States prosper in peace and democracy. Much Better así, tío, uncle.

Horas antes, otros chechenos se vuelan por los aires en un apartment de una pequeña city obrera near Boston. Se llevan consigo a un agente del FBI. Pobre hombre. Ya te digo. Pues me han dicho que lo han volado, pero que el tío ya tenía un balazo, y que se lo habían dado por la espalda. Pero, ¿dónde cojones oyes tú esas cosas? Gabildeep no ha dicho nada. Deja a los muertos en paz……Months later, la tumba de este pobra agente es profanada y el cadáver manipulado por fuerzas oscuras, sectas satánicas según Vermouthez y su brillante ayudante la fiscal Neighborhood.

Sin solución de continuidad, el pueblo americano continuó si indomable lucha por la libertad: El Obama, a la calle; El Shoemaker, al despacho oval; los marines, de vuelta a casa en retirada; las víctimas, clasificadas y agrupadas en asociaciones de derechas e izquierdas; los agentes y jueces heroicos, promocionados; los traidores desconfiados que se cuestionaban la versión de Gabildeep, desterrados.

Es decir, una pena de pueblo acojonado y desunido. Vaya reacción ante un ataque tan salvaje y directo. Dan pena estos infieles protestantes. No tienen remedio. País y pueblo de tambourine.

Y encima no tienen a La Roja. Menos mal que yo soy español, español, español.

Mariano Ironfist, Mariano Wimp, Mariano Termite

No sé qué les pasó a mis padres y maestros, que me educaron y formaron pensando que vivíamos en los EEUU cuando es obvio que aquí no se habla inglés (según ha corroborado recientemente un rigurosísimo estudio científico de Ana Botella).

Parece ser que el esfuerzo, el ahorro, el sacrificio, la honestidad y el mérito eran los valores que debían guiar mi camino para forjarme una vida honrada.

Sin embargo yo veo señores en los telediarios que salen a la calle más tiesos que el palo de una escoba, encantados de haberse conocido a sí mismos, ocupando altísimos puestos en las organizaciones e instituciones de mayor importancia de esta nuestra comunidad. Y me pregunto, ¿en qué narices estaban pensando mis padres?

Quizás pensaban en que después de los asesinatos ya comentados por mis compañeros de blog recientemente, a la sazón un verdadero golpe de estado que se ha cargado la nunca mejor llamada Transición (periodo entre el Franquismo y la independencia de Cataluña y el País Vasco), habría un ejecutivo decente que diera marcha atrás, respaldado por la inmensa mayoría de los ciudadanos electores, a la estúpida y asfixiante dictadura impuesta por la casta política; en especial, cuando uno de los dos partidos mayoritarios ha querido aniquilar al otro sirviéndose de cualquier estrategia contra los principios, los valores y la ética más elemental de la cultura occidental.

He aquí que llega Mariano y aparecen sus dos caras. Una que trata con una mano de hierro que ignora la piedad a los suyos y a sus votantes, y lo que es peor, a las ideas de éstos. Les fríe a impuestos (mayores de lo que proponía Izquierda Unida en su programa electoral). Les humilla al olvidar deliberadamente la depuración de responsabilidades en los órganos de gestión de las Cajas de Ahorro: nadie va a pagar por los cuarenta mil millones de euros que como poco va a costar que gentuza sin preparación, venida a caterva de señoritos inútiles, chulos, nuevos ricos y millonarios, haya quebrado el sistema bancario de una de las economías más potentes de Europa hasta hace bien poco.

Les ningunea al suscribir los acuerdos con ETA del ejecutivo anterior; al mantener a la policía de Frente Popular “Zapateriano”; al consentir la dependencia del poder judicial del político y la existencia de tipos como Bermúdez, dando espectáculos bochornosos al frente de un juzgado de la Audiencia Nacional; al olvidar el once de marzo como se deduce de lo anterior; al permitir que parte de sus dirigentes sean perseguidos y acosados por la izquierda extremista, sin atreverse a la reacción más básica y elemental de defensa de la integridad de las personas objeto de agresión (y de sus familias), más preocupado por el qué dirá Prisa; al aparecer coartado por Bárcenas; al recibir una economía en la UVI y ponerla en manos de un ministro como Montoro, tramposo, que favorece a los poderosos cárteles de las empresas y familias españolas de siempre; al colocarnos una ministra como Báñez, obsesionada en la devaluación de los costes laborales, en que la gente emigre y en el crecimiento de la desigualdad en lugar de en la construcción de un nuevo modelo productivo, y que encima se permite chulear cuando ostenta la cartera con el record de paro de todos los tiempos (hace falta tener geta y no solo dura y grande, sino muy fea y desagradable en su caso); al darle dinero a Cataluña cuando sabe que es oro que no va a volver pues la suerte ya está echada; al perseguir a los medios de comunicación independientes que otrora le ayudaran al denunciar las barbaridades zapateriles; al dar la espalda a la AVT; al echar del partido a Ortega,  San Gil y a los liberales.

No sé, me canso ya de escribir del Mariano ironfist pero podría estar horas. El otro Mariano, es acomplejado, flojo, suave, melifluo. Ese es el Mariano wimp que lidia con sus enemigos. El Mariano que se enfrenta a los nacionalistas, a los chorizos, a los jueces y policías “rubalcabianos”, a la oposición extremista, a Prisa y a Roures, a Ada y sus secuaces, a Bolinaga y los suyos, a Bárcenas, al “Prostitucional” y a un largo etcétera de enemigos de España.

En un país al borde de la bancarrota o la  intervención, la necesidad y urgencia de una profunda reforma de las instituciones y órganos de las administraciones públicas, constituía una ocasión única para, argumentando un estado de extrema emergencia y un respaldo social innegable, haber demolido la estructura de nuestra España corrupta de termitas políticas, y haber sentado las bases de una nueva nación.

Mariano pasará a la historia por haber preferido permanecer termita (Mariano Termite), parasitando en la poca madera que le queda junto a todo su partido, amenazado por el comejón Rubalcaba y el nacionalista, que no dudarán en aniquilarle si la ocasión se les presenta. No me da pena por él. Ya veremos que hace en el 2015 cuando apenas quede nada que roer y a lo peor se encuentre con los antiplagas que emanarán del hambre y la desesperación de los inquilinos de esta ruina, que estamos más que hartos de tanto mal bicho. Me siento mal por todos los paganos de esta dictadura política, que ya ni me atrevo a llamar pseudodemocracia, y por las generaciones que van viniendo sin apenas haber hecho nada para merecerlo, a convertirse en adultos en la mierda que han parido esta panda de aprovechados sin escrúpulos.

Mientras, les recomiendo a los pobres compañeros que padecieron una educación por padres tan ciegos como los míos, que vayan aprendiendo inglés, ya que dolorosamente aquí no tenemos cabida. Ya he incluído algunos términos para empezar.