Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Por gilipollas

Hoy, por si no se habían enterado, han dado la razón a una asesina frente a España en Estrasburgo. A una asesina condenada a tres mil años (se dice pronto) de cárcel por haber asesinado a gente. No a pájaros, ni a árboles. A gente. Con nombre y apellidos. Con familia. Gente que tenía una vida y que esta señora dijo que por sus nazionalistas ovarios ya no la iba a tener.

Ahora bien, que vengan los de Estrasburgo a decir que a esta hez humana la haya que soltar porque el código penal vigente en aquel momento dijera lo que dijera y porque hubiera que recurrir a una trampa o triquiñuela legal para intentar que se pudriera en la cárcel es, desafortunadamente, de justicia. O al menos de derecho, que no tiene por qué ser lo mismo como la mayoría de instancias judiciales españolas demuestran a diario, con más ahínco cuanto más alta es la instancia.

Que esta bestia vaya a salir a la calle a tomar chiquitos era de esperar, dada la legislación vigente cuando realizó las salvajadas que cometió. Las leyes eran las que eran, y la doctrina Parot no deja de ser una ñapa. De Justicia, con mayúsculas, pero una ñapa.

Lo que tiene narices es que haya otros muchísimos que vayan a salir a la calle por el mismo artículo catorce (o el cinco y el siete, en este caso) porque somos una banda de progres acomplejados, unos meapilillas sin redaños, unos gilipollas integrales y no se realizaran las reformas adecuadas a su debido tiempo, a pesar de que el Código Penal español esté más manoseado que la minga de un quinceañero. Aquí como somos más progres que los más progres del mundo nos ha dado por poner en la Constitución que la cárcel no es para castigar al hijoputa que se haya hecho merecedor de un castigo y para proteger a la sociedad de los que no merecen formar parte de ella, sino para “reinsertar” al delincuente. En vez de quitarnos la venda de los ojos y admitir que el que la hace la paga, envolvemos el paquete en papel de celofán y luego lloramos lágrimas de cocodrilo porque llegan unos tíos de Estrasburgo y nos dicen que no sólo somos gilipollas sino que encima tenemos que indemnizar a una zorra asesina por “daños morales”.

Es más, somos tan gilipollas que a veces no necesitamos ni que venga nadie de fuera para demostrar que somos gilipollas y vamos y soltamos a Troitiño (andandará), De Juana (que sabemos dónde anda pero somos unos mierdas y no lo devolvemos al trullo no vaya a ser que le vuelva a dar por el jamón de york) y al “terminal” Bolinaga, que por su pueblo se pasea haciendo que hocemos en nuestra propia mierda cada vez que se pega un pirulo por su barrio y se toma una caña a la salud, que ya no empeorará, de todos los que han matado él, la zorra, el Troitiño, el De Juana y tantos otros gudaris.

Para poner el último, o penúltimo (con nuestros políticos y “juristas” nunca se sabe) clavo en el ataúd de los muertos, ahora nos dicen los togados, con la toga bien manchada por el polvo del camino, de la manita de los políticos (la misma mierda son) que estudiarán cada caso de forma individual para que no salga todos los días una portada con otro indeseable saliendo a la calle, encubriendo cada cagada en otra buena capa de chapucería.

A veces desearía uno que los violadores, que por las mismas razones van a salir a la calle de forma inmediata empezaran por unos y terminaran por otros, a ver si así, a golpe de hemorroide aplastada los otros y los unos adquiriesen si no sentido común al menos instinto de conservación.

Demasiado bien nos va, con lo que tenemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: