Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos mensuales: octubre 2013

Por gilipollas

Hoy, por si no se habían enterado, han dado la razón a una asesina frente a España en Estrasburgo. A una asesina condenada a tres mil años (se dice pronto) de cárcel por haber asesinado a gente. No a pájaros, ni a árboles. A gente. Con nombre y apellidos. Con familia. Gente que tenía una vida y que esta señora dijo que por sus nazionalistas ovarios ya no la iba a tener.

Ahora bien, que vengan los de Estrasburgo a decir que a esta hez humana la haya que soltar porque el código penal vigente en aquel momento dijera lo que dijera y porque hubiera que recurrir a una trampa o triquiñuela legal para intentar que se pudriera en la cárcel es, desafortunadamente, de justicia. O al menos de derecho, que no tiene por qué ser lo mismo como la mayoría de instancias judiciales españolas demuestran a diario, con más ahínco cuanto más alta es la instancia.

Que esta bestia vaya a salir a la calle a tomar chiquitos era de esperar, dada la legislación vigente cuando realizó las salvajadas que cometió. Las leyes eran las que eran, y la doctrina Parot no deja de ser una ñapa. De Justicia, con mayúsculas, pero una ñapa.

Lo que tiene narices es que haya otros muchísimos que vayan a salir a la calle por el mismo artículo catorce (o el cinco y el siete, en este caso) porque somos una banda de progres acomplejados, unos meapilillas sin redaños, unos gilipollas integrales y no se realizaran las reformas adecuadas a su debido tiempo, a pesar de que el Código Penal español esté más manoseado que la minga de un quinceañero. Aquí como somos más progres que los más progres del mundo nos ha dado por poner en la Constitución que la cárcel no es para castigar al hijoputa que se haya hecho merecedor de un castigo y para proteger a la sociedad de los que no merecen formar parte de ella, sino para “reinsertar” al delincuente. En vez de quitarnos la venda de los ojos y admitir que el que la hace la paga, envolvemos el paquete en papel de celofán y luego lloramos lágrimas de cocodrilo porque llegan unos tíos de Estrasburgo y nos dicen que no sólo somos gilipollas sino que encima tenemos que indemnizar a una zorra asesina por “daños morales”.

Es más, somos tan gilipollas que a veces no necesitamos ni que venga nadie de fuera para demostrar que somos gilipollas y vamos y soltamos a Troitiño (andandará), De Juana (que sabemos dónde anda pero somos unos mierdas y no lo devolvemos al trullo no vaya a ser que le vuelva a dar por el jamón de york) y al “terminal” Bolinaga, que por su pueblo se pasea haciendo que hocemos en nuestra propia mierda cada vez que se pega un pirulo por su barrio y se toma una caña a la salud, que ya no empeorará, de todos los que han matado él, la zorra, el Troitiño, el De Juana y tantos otros gudaris.

Para poner el último, o penúltimo (con nuestros políticos y “juristas” nunca se sabe) clavo en el ataúd de los muertos, ahora nos dicen los togados, con la toga bien manchada por el polvo del camino, de la manita de los políticos (la misma mierda son) que estudiarán cada caso de forma individual para que no salga todos los días una portada con otro indeseable saliendo a la calle, encubriendo cada cagada en otra buena capa de chapucería.

A veces desearía uno que los violadores, que por las mismas razones van a salir a la calle de forma inmediata empezaran por unos y terminaran por otros, a ver si así, a golpe de hemorroide aplastada los otros y los unos adquiriesen si no sentido común al menos instinto de conservación.

Demasiado bien nos va, con lo que tenemos.

Entrevista a Juan Ramón Rallo

En Desde el Exilio publicaron esta interesantísima entrevista a Juan Ramón Rallo cuya lectura recomiendo encarecidamente:

http://www.desdeelexilio.com/2010/10/05/capital-dinero-y-ciclo-economico-entrevista-a-juan-ramon-rallo/

Es una lectura larga y, para ser una entrevista, bastante densa, pero merece la pena.

Mariano, dimite

Llevo mucho tiempo meditando escribir una barbaridad con ese título, pero no consigo dejarla lo suficientemente condensada para no afectar más de lo normal a la salud mental de la pobre gente que lee mis desvaríos, así que dejaré a cada uno que se busque las razones por las que Marianín el Babas debería pirarse a escardar cebollinos a su tierra y deje de intentar hacer bueno al zopenco anterior. Al igual que él es marxista (versión Groucho) en cuanto a principios, yo les diré que tengo mis razones para pedir que nos deje en paz, pero que si no les gustan, escojan otras.

Una vez dicho esto, y dado que habrá una unanimidad casi tan perfecta como el congreso de Valencia en el que el andoba se despachó enviando al que no le gustara lo que había al partido liberal (ójala hubiera uno mínimamente creíble, puesto que incluso a riesgo de ofender a la gente del P-LIB, ellos no lo son), en que el Marianismo no nos está llevando a ningún sitio bueno, surge la pregunta del millón de euros: ¿Y después, qué?

La alternativa PSOE debería ser de risa por muchísimas razones, pero lo cierto es que es más bien terrorífica porque aparece como la única posible, dado que IU debería estar tan prohibida como el partido nazi por muchos millones de razones, UPyD siguen estando muy verdes, como demuestra que dejen en muchas ocasiones al pobre Cantó con el culete al aire cuando dice cosas de sentido común y que por la derecha no hay… nada. De los nazionalistas cleptócratas o de los nazionalistas asesinos ni hablo, por mucho que cualquier gobierno que pueda formarse de aquí a dos años casi seguro que tenga que contar con ellos para conseguir una mayoría parlamentaria.

Yo ya les he dicho que soy descerebrado, mala persona, machista, me tiro pedos olorosos y tengo otros muchos defectos, pero lo que no soy es gilipollas, y lo que sí soy es un pelín paranóico, y me temo que entre Mariano y Rub-Al-Khaaba están llevando a mucha gente mucho menos paranóica y bastante más gilipollas que yo a pensar que la única salida posible a este cambio de régimen (blandito, de facto, silencioso si quieren, pero cambio de régimen) es votar a alguien “con dos cojones” que ponga orden en este carajal. Y se me ponen los vellos como escarpias. Es más, algunos vellos se me rizan y otros se me alisan, como decían los nunca bien ponderados Gomaespuma.

Entre los de la gaviota y los de la rosa que dominan la política, entre los de la prisa y los lerdos de la derechita meapilas medio falangista que dominan los medios de comunicación, están todos decididos a mover las manos muy rápido para que no veamos que nos están enseñando el dedo corazón para irse de rositas, todos, en los faisanes, los eres, los bárcenas, los balonmanistas y tantas otras. Para no desmontar ni un solo engranaje de la elefantiásica maquinaria de enchufar a colegas y que los pobres pringaos que pagamos sus facturas sigamos subyugados por este monstruo de muchas cabezas que nos arruina y nos impide progresar de nombre Administración y de apellidos diversos. En Ex-panya está muy claro cual es el demonio que nos mata social, moral y económicamente, y su nombre es único pero su apellido es legión. Y no me refiero a los de la barba y la cabra, mucho más respetables que otros muchos que también cobran de nuestro trabajo.

Sea lo que sea que ocurra de aquí a un plazo no muy largo, será culpa nuestra en nuestra alícuota parte. Ahora bien, yo al menos lo dije. Tendré el triste consuelo de haberlo visto venir cuando me toque abandonar todo y tener que irme a fregar suelos a algún otro país porque aquí nos habremos votado una dictadura, de un signo u otro. Aún así no me quedará más remedio que incluírme en el montón a la hora de decir que somos un país de gilipollas.

Sigan atentos a esta caja de fruta en medio del parque, porque aunque estoy muy cansado y tengo poco tiempo para escribir, me estoy volviendo a cabrear.