Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Tres con Cuarenta y Cinco

La cifra que hoy titula esta barbaridad no tiene nada que ver con todas esas cifras macroeconómicas con las que tanto nos hemos familiarizado durante estos últimos años de Zapaterismo-Marianismo. Tampoco tiene que ver con ninguna nueva subida de impuestos del vampiro chuleta que nos sangra desde el Ministerio de Hacienda. Ni siquiera es la subida de los carburantes a pesar de que el petróleo esté más barato que hace cuatro años.

Eso, estimados y sufridos lectores, es lo que pagarán los señores Diputados, sus coleguitas y los que allí puedan ir a acodarse en la barra del bar del Congreso de los Diputados de lo que queda de España por un chiscarrillo de nacional. Pueden leerlo aquí:

http://www.libertaddigital.com/espana/2013-05-28/el-menu-de-la-cafeteria-del-congreso-barato-y-de-primera-categoria-1276491372/

No contentos con pagar muchos menos impuestos que el resto de los gilipollas que les pagamos el sueldo, los tíos se subvencionan un bareto a nuestras costillas en el que podrán comer de menú por menos pasta de la que pago yo en un chigre de polígono industrial.

Se ve que les parece poco currar bastante menos que cualquier otro profesional de cualquier otro gremio, y nos roban vía impuestos para poder desayunar por bastante menos dinero de lo que usted y yo lo podríamos hacer en un bar de la calle.

Es evidente que les parece que las dietas que cobran porque el chófer les lleve a trabajar son una puta mierda, y es por ello que nos quitan lo ganado con el sudor de nuestra frente para poder atizarse unos pacharanes a precio de saldo.

Está claro que para desarrollar su esforzada labor, en sus despachos y con sus secretarias, es fundamental tener un sitio tranquilo en el que poder apretarse una Castellana sin tener que salir del edificio y rozarse con esa gente asquerosa y sudada que hay por la calle. Vaya descuido, en este párrafo se me había olvidado recordar que sus despachos y sus secretarias también los pagamos nosotros. Es la edad.

Demostrando, además, una gran sensibilidad para con los nazionalistas filoasesinos, los asesinos nazionalistas y los nazionalistas cleptócratas, también habrá bebidas de importación, no vaya a ser que se tengan que tomar un Dyc y alguien les tache de fachas. Ya saben ustedes que herir sensibilidades de hijoputas es mucho peor que tener a desechos humanos que se cagan en la memoria de las víctimas cobrando sueldazos a costa de las propias víctimas, de sus familiares y de todos los demás.

La conclusión inevitable del estudio concienzudo de la cifra que da título a la barbaridad de hoy no puede ser otra que la visión clara como el cristal del vaso en el que se van a tomar los fresquitos de lo siguiente: Ahora ya entiendo por qué legislan como legislan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: