Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Un pueblo de “tambourine”

Esto es un pequeño cuento sobre un pueblo de pandereta. Espero que no os aburra mucho.

Y de pronto, dos bombas, allí en plena popular de Boston y sin que nadie lo esperara. Un pueblo conmocionado, estremecido, acojonado.

¿No estaremos combatiendo en demasiados países? se pregunta la gente, temerosa de que el orden perfecto de sus vidas, sus chalés en la playa, sus todoterrenos, sus cañitas después del curro sin mucho forzar, etc., se lo jodan unos moros cabreados de no sé que país en quién sabe qué continente.

Aturdidos aún por el impacto de la noticia, esperan ansiosos los comunicados de su presidente, en el que este pueblo nunca termina de confiar sea cual sea su signo político. Desean que sean los terroristas de siempre, los autóctonos. A esos hijos de puta por lo menos los conocemos pero, los de fuera, son mucho peores. Se suicidan, no temen a la muerte, no hay quien los pare; no nos van a dejar vivir. Joder, que miedo, imagina.

Sale el presidente. Han sido los de siempre. No ha dicho nada de terrorismo. Menos mal.

Pasan las horas. No sé, aquí hay algo raro. La policía no dice nada tras varias horas. No sé a que esperan. Yo creo que no lo tienen tan claro como han dicho.

Voy a poner la radio a ver que más cuentan. Let’s tune la Cadena To Be, a ver que dice Gabildeep, el de siempre, el que nunca miente, el de confianza. ¡Hostias! ¡Que horror! Trustworthy sources dicen que dos tíos con pinta de chechenos, depilados from head to toes, han salido de una Renault Kangoo que había aparcada cerca de allí y han puesto varias bombas tecnologicamente muy avanzadas, usando ollas alemanas y goma dos eco.

Sale Obama otra vez. ¡Y esta vez sí dice terrorismo! ¡Lo ha tenido que reconocer! El muy cabrón. Si ya decía yo que no se podía tener un presidente negro. Suena el móvil. Un mensaje: Turn on the TV y pon La Sixth. Hay patriotas sin banderas americanas protestando en las sedes demócrata-republicanas-populares (en realidad socialdemócratas, pero ellos mismos no lo saben todavía). Espera, ese sí tiene una bandera, pero cada dos barras una en vez de ser roja, es morada, y otra en vez de blanca, amarilla. Esos tienen  muchas banderas, pero de una Labour Union llamada GTU y mira esos otros, con las de la que se llama OOCC.

Cambio a Four, y luego a Five TV: Press Conference de un lider de los demócratas de la izquierda. ¡The United States no se merece un gobierno que mienta! Que vergüenza. Que getas. No han sido los de siempre. Nos han mentido para ocultarnos que vienen los moros y nos van a volar por los aires. Qué va a ser de nosotros. Con lo felices que somos. Con lo bien que estamos. Pero, quién le mandaría al cabrón del negro seguir en Irak, Afganistán y todo ese avispero. ¿no había prometido cerrar Guántanamo? ¡Y ahí sigue, como si nada!¡Que mierda!

Lo que te digo, que nos van a dar hostias hasta en el cielo del paladar. Yo no le vuelvo a votar. Mejor al Shoemaker ese, que parece un tipo pacífico y que no se mete con nadie. Ese ha prometido que nos dejan en paz porque él no le piensa hacerle la puñeta a nadie, y ya se sabe, como ceder con esta gente y dejarlos tranquilos, no hay nada. Ya ni las maratones vamos a poder celebrar. Por qué complicarse tanto con lo fácil que es tener libertad. Porque sí, porque les conviene. Porque les gusta estar en la foto con Blair, Cameron o como cojones se llame el puto inglés que tengan de Prime Minister. ¿Cameron? ¿Qué Cameron? ¿Díaz? No joder, no estoy para bromas. No sé en que planetas vives pero es el primer ministro de esos maricones de los ingleses, o sea, el primer maricón de ellos después del príncipe de las orejas, claro. Y ahora encima les ha dado por salir con los enanos morenitos de los portugueses y los españoles. Y a saber cuánto se llevan en comisiones por armas, botines, contratos de reconstrucción del país, etc.

Otro SMS. Let’s join the “mani”. Let’s cercarles, allí, en su sede. Nos han mentido para no desgastarse, para que les sigamos votando, para volver a ganar las elecciones. Yo voy. Vamos a cercales. Pues yo también. Pues yo mando un guasap. Pues yo lo pongo en el feisbuk. A por ellos. ¡Por la democracia! ¡Por la verdad! ¡Voy a coger las Barras y Estrellas! Pero, ¿qué cojones te pasa? ¿Qué eres facha? ¿Did you like Paco? No, si la bandera tendrá el chicken. Bueno, tío, es la bandera americana, la de nuestra patria. Mira, déjalo, mejor no vengas y quédate viéndolo en la tele, que a los fascistas como tú se les ve a la legua.

Eh, tíos (el neighbour del sexto), dejad esa puta bandera nazi ahí y vámonos a por estos cabronazos de los republicanos. ¿Qué pasa? ¿No tenéis puesta the chain To Be? ¿Os mola que os manipule la tele de Obama? Dicen que el FBI sabía lo de los chechenos, pero que el gobierno no quiso investigar. What? Que sí, joder, que lo acaba de decir Gabildeep, que es verdad. ¡Hijos de la gran puta!. A por ellos.

Mientras, un abnegado alto funcionario de la policía llamado Afterhorras, toma personalmente las riendas de la investigación, elimina las ollas y descubre la Kangoo de los chechenos. Lo esclarece todo. Queda listo para que Vermouthez, el mejor juez de toda USA, haga justicia a los muertos, a los heridos, a sus seres queridos y a toda la nación más grande de la tierra. God save the United States. Espera, quita lo de God, esto es un estado laico, cojones. May the United States prosper in peace and democracy. Much Better así, tío, uncle.

Horas antes, otros chechenos se vuelan por los aires en un apartment de una pequeña city obrera near Boston. Se llevan consigo a un agente del FBI. Pobre hombre. Ya te digo. Pues me han dicho que lo han volado, pero que el tío ya tenía un balazo, y que se lo habían dado por la espalda. Pero, ¿dónde cojones oyes tú esas cosas? Gabildeep no ha dicho nada. Deja a los muertos en paz……Months later, la tumba de este pobra agente es profanada y el cadáver manipulado por fuerzas oscuras, sectas satánicas según Vermouthez y su brillante ayudante la fiscal Neighborhood.

Sin solución de continuidad, el pueblo americano continuó si indomable lucha por la libertad: El Obama, a la calle; El Shoemaker, al despacho oval; los marines, de vuelta a casa en retirada; las víctimas, clasificadas y agrupadas en asociaciones de derechas e izquierdas; los agentes y jueces heroicos, promocionados; los traidores desconfiados que se cuestionaban la versión de Gabildeep, desterrados.

Es decir, una pena de pueblo acojonado y desunido. Vaya reacción ante un ataque tan salvaje y directo. Dan pena estos infieles protestantes. No tienen remedio. País y pueblo de tambourine.

Y encima no tienen a La Roja. Menos mal que yo soy español, español, español.

Anuncios

Una respuesta a “Un pueblo de “tambourine”

  1. fufinski 04/25/2013 en 20:12

    No sabía yo que era posible descojonarse de risa y llorar amargamente con la pena más negra a la vez. Ahora ya lo sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: