Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos mensuales: marzo 2013

Mariano Ironfist, Mariano Wimp, Mariano Termite

No sé qué les pasó a mis padres y maestros, que me educaron y formaron pensando que vivíamos en los EEUU cuando es obvio que aquí no se habla inglés (según ha corroborado recientemente un rigurosísimo estudio científico de Ana Botella).

Parece ser que el esfuerzo, el ahorro, el sacrificio, la honestidad y el mérito eran los valores que debían guiar mi camino para forjarme una vida honrada.

Sin embargo yo veo señores en los telediarios que salen a la calle más tiesos que el palo de una escoba, encantados de haberse conocido a sí mismos, ocupando altísimos puestos en las organizaciones e instituciones de mayor importancia de esta nuestra comunidad. Y me pregunto, ¿en qué narices estaban pensando mis padres?

Quizás pensaban en que después de los asesinatos ya comentados por mis compañeros de blog recientemente, a la sazón un verdadero golpe de estado que se ha cargado la nunca mejor llamada Transición (periodo entre el Franquismo y la independencia de Cataluña y el País Vasco), habría un ejecutivo decente que diera marcha atrás, respaldado por la inmensa mayoría de los ciudadanos electores, a la estúpida y asfixiante dictadura impuesta por la casta política; en especial, cuando uno de los dos partidos mayoritarios ha querido aniquilar al otro sirviéndose de cualquier estrategia contra los principios, los valores y la ética más elemental de la cultura occidental.

He aquí que llega Mariano y aparecen sus dos caras. Una que trata con una mano de hierro que ignora la piedad a los suyos y a sus votantes, y lo que es peor, a las ideas de éstos. Les fríe a impuestos (mayores de lo que proponía Izquierda Unida en su programa electoral). Les humilla al olvidar deliberadamente la depuración de responsabilidades en los órganos de gestión de las Cajas de Ahorro: nadie va a pagar por los cuarenta mil millones de euros que como poco va a costar que gentuza sin preparación, venida a caterva de señoritos inútiles, chulos, nuevos ricos y millonarios, haya quebrado el sistema bancario de una de las economías más potentes de Europa hasta hace bien poco.

Les ningunea al suscribir los acuerdos con ETA del ejecutivo anterior; al mantener a la policía de Frente Popular “Zapateriano”; al consentir la dependencia del poder judicial del político y la existencia de tipos como Bermúdez, dando espectáculos bochornosos al frente de un juzgado de la Audiencia Nacional; al olvidar el once de marzo como se deduce de lo anterior; al permitir que parte de sus dirigentes sean perseguidos y acosados por la izquierda extremista, sin atreverse a la reacción más básica y elemental de defensa de la integridad de las personas objeto de agresión (y de sus familias), más preocupado por el qué dirá Prisa; al aparecer coartado por Bárcenas; al recibir una economía en la UVI y ponerla en manos de un ministro como Montoro, tramposo, que favorece a los poderosos cárteles de las empresas y familias españolas de siempre; al colocarnos una ministra como Báñez, obsesionada en la devaluación de los costes laborales, en que la gente emigre y en el crecimiento de la desigualdad en lugar de en la construcción de un nuevo modelo productivo, y que encima se permite chulear cuando ostenta la cartera con el record de paro de todos los tiempos (hace falta tener geta y no solo dura y grande, sino muy fea y desagradable en su caso); al darle dinero a Cataluña cuando sabe que es oro que no va a volver pues la suerte ya está echada; al perseguir a los medios de comunicación independientes que otrora le ayudaran al denunciar las barbaridades zapateriles; al dar la espalda a la AVT; al echar del partido a Ortega,  San Gil y a los liberales.

No sé, me canso ya de escribir del Mariano ironfist pero podría estar horas. El otro Mariano, es acomplejado, flojo, suave, melifluo. Ese es el Mariano wimp que lidia con sus enemigos. El Mariano que se enfrenta a los nacionalistas, a los chorizos, a los jueces y policías “rubalcabianos”, a la oposición extremista, a Prisa y a Roures, a Ada y sus secuaces, a Bolinaga y los suyos, a Bárcenas, al “Prostitucional” y a un largo etcétera de enemigos de España.

En un país al borde de la bancarrota o la  intervención, la necesidad y urgencia de una profunda reforma de las instituciones y órganos de las administraciones públicas, constituía una ocasión única para, argumentando un estado de extrema emergencia y un respaldo social innegable, haber demolido la estructura de nuestra España corrupta de termitas políticas, y haber sentado las bases de una nueva nación.

Mariano pasará a la historia por haber preferido permanecer termita (Mariano Termite), parasitando en la poca madera que le queda junto a todo su partido, amenazado por el comejón Rubalcaba y el nacionalista, que no dudarán en aniquilarle si la ocasión se les presenta. No me da pena por él. Ya veremos que hace en el 2015 cuando apenas quede nada que roer y a lo peor se encuentre con los antiplagas que emanarán del hambre y la desesperación de los inquilinos de esta ruina, que estamos más que hartos de tanto mal bicho. Me siento mal por todos los paganos de esta dictadura política, que ya ni me atrevo a llamar pseudodemocracia, y por las generaciones que van viniendo sin apenas haber hecho nada para merecerlo, a convertirse en adultos en la mierda que han parido esta panda de aprovechados sin escrúpulos.

Mientras, les recomiendo a los pobres compañeros que padecieron una educación por padres tan ciegos como los míos, que vayan aprendiendo inglés, ya que dolorosamente aquí no tenemos cabida. Ya he incluído algunos términos para empezar.

Anuncios

Evidente, ¿no?

Tras demorar un par de jornadas mi renovadas ansias de escribir por respeto y duelo debido a las víctimas del 11-M en su reciente aniversario, procedo a explayarme sobre la penúltima indignidad.
Porque a fin de cuentas no deja de ser este el último fin terapéutico de esta bitácora. Tanto para los osados que aquí vertemos nuestras cuitas y reflexiones como para ustedes que pacientemente recorren nuestros desvaríos.

Centrémonos, El Bierzo. El Bierzo o cualquier otro lugar de nuestra escarpada geografía. Una vez más no son todos iguales, pero… no podemos generalizar pero… hay muchos esforzados, sacrificados y vocacionales pero…

Lo de siempre: políticos y peros.

Causa evidencia [evidencia: Certeza clara y manifiesta de la que no se puede dudar.RAE ] que las mociones de censura debían tener automáticamente asociada una convocatoria de elecciones, es más evidente aún si esta se debe a un confesable o inconfesable transfugismo.

Veamos: las listas son cerradas, la papeletas que los conciudadanos depositan en las urnas están ya escritas en orden y composición invariable, ¿verdad? (y no me vengan con el Senado que eso será otro día).- Verdad.

Entonces los electores han elegido a una agrupación, no a un individuo, ¿verdad?- Verdad.

Entonces cuando ocurra el hecho que en un acto de colisión de opiniones y conciencias alguien no pueda o quiera seguir a esa agrupación, el sillón que estaba calentando, disculpen, ¿el cargo público que estaba ocupando pertenece a…?

Si tardan más de cuatro segundos en responder: preocúpense.

 

Por favor completen esta frase:

“Todo aquél que mueve la silla a otro para ponerse él en oposición a la voluntad de manifiesta y mayoritaria de un colectivo lo hace por el bien de…?”

 

Pero no se preocupen porque esto lo van a arreglar ya, ahora en cuanto lo permitan las circunstancias. Las circunstancias esas que hacen que no sean todos iguales… que efectivamente no son  todos iguales… no, no son iguales a nosotros que encontramos todo lo aquí expuesto de indignante a la par que deslumbrantemente EVIDENTE.

Tres Mil Doscientos Ochenta y Siete

Esos son los días que han pasado desde que nos despertamos con todos los medios de comunicación anegándonos en datos y más datos, confusos, contradictorios y, por desgracia reales sobre la masacre de hace nueve años. Nueve añazos. Y seguimos como estábamos. O peor. Las pistas más frías, lo que falta por saber cada vez más enterrado, la sociedad cada vez más cómoda porque el tiempo hace que cada vez sienta menos la necesidad de hacerse preguntas incómodas.

Seguimos igual en el total desinterés de los sociatas que se beneficiaron de los bombazos. Seguimos igual en la incomprensible, al menos para mis limitadas meninges, falta de interés por parte de los peperos a los que arrebataron el resultado electoral a golpe de desinformación y agit-prop.

Seguimos igual en el olvido general hacia los muertos, heridos y afectados. Seguimos igual en el olvido general hacia los familiares de los anteriores.

Seguimos igual en el asqueroso sectarismo de las izquierdas que aprovechan actos de homenaje para largar su aburridísimo y caduco mensaje.

Al menos seguimos igual, también, en que yo sigo sin olvidar. Sigo sin saber. Sigo queriendo recordar y saber.

Memoria, dignidad y justicia. Por favor.