Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Hipotecagas Mariano y la Sabiduría del Pueblo

 

Me parece que el pueblo español ni se entera de dónde está, ni sabe lo qué quiere. No tiene ni la más remota idea, algo de lo que se han ocupado muy bien los de la casta dirigente, de cómo funciona la economía.

El fin de semana pasado, una mujer, desesperada, se quitó la vida cuando le quitaban su piso. La noticia fue desoladora, estoy seguro, hasta para algunos de esos poderosos y demonizados banqueros. La reacción de muchos de mis compatriotas, bienintencionada y solidaria, en especial en estos tiempos en que sabemos que nos puede acabar pasando lo mismo a cualquiera de nosotros, no por ello ha dejado de ser típica de nuestro carácter impulsivo y está impregnada de irreflexión.

Mariano, cobarde como él solo,  nunca se hubiera atrevido a reformar la ley sin suicidio de por medio. Encima, en el colmo del complejo, invita a una oposición infamante a participar en un proceso del que son los verdaderos responsables del origen por un lado, y del que solo esperan obtener rédito político por otro.

Por si fuera poco lo hace sin explicar nada y, como siempre, quedándose a medias y parcheando, en lugar de estudiar con más detenimiento como resolver de un lado la protección social que muchos estamos dispuestos a pagar para los más débiles, aun a costa de los legítimos intereses de la banca y de las propias carteras de los que acabaremos por ser paganos (e insisto, legítimos, sin perjuicio de su responsabilidad innegable en esta situación por la cual merecen pagar), y por otro lado de cómo impedir que esto signifique que los aprovechados se apunten a tener piso gratis cuando se metieron en hipotecas que sabían que no podrían pagar, y cuando utilizaron las vacas gordas para despreciar el ahorro y vivir a cuerpo de rey. A estos sí les niego la protección y les comunico mi postura inequívoca: apechuga macho, que ni tengo un BMW ni me iba de vacaciones a diez horas de avión de mi casa.

No era mucho lo que pedía de Mariano esta vez. En realidad no le pedía acabar con la reserva fraccionaria, verdadero timo de la estampita con que los gobiernos y banqueros de todo el mundo timan impunemente a las personas honradas, entre la espada y la pared de los gobiernos y sistemas de poder por un lado, y de los grupos pro “yo no soy responsable de nada: a mí que me lo arreglen todo” por el otro.

Y en el colmo de la inoportunidad, esto lo hace en la víspera de que su ministro de Guindos trate de captar 2.200 millones de euros de capital extranjero para SAREB o banco malo. Si ya había pocas esperanzas de encontrar un guiri, que siendo más atrevido que James Bond o Cocodrilo Dundee, estuviera dispuesto a poner un chavo en los activos tóxicos de nuestro maltrecho sistema bancario, el enésimo remiendo rajoniano ha levantado las alertas de todo el mundo financiero europeo, que tiene, para los que no se enteran de nada, una importante exposición al riesgo de que nuestro sistema bancario termine por hundirse. ¿Quién coño va a invertir así en nosotros?

Para aquel lector que piense que tengo pelos en el corazón, me defiendo argumentando que usted debería enterarse ya de que hace muchos siglos que nos echaron del Paraíso, y que podría ser la propia Comisión Europea la que termine por imponer la derogación de esta solución en defensa de sus intereses. Y es que esto funciona así: usted y yo nos tomamos una cerveza en vez de salvar la vida de un congénere negrito en África con ese dinero, y los europeos prefieren que usted y yo estemos jodidos pero que ellos recuperen su dinero. Se llama egoísmo humano, y hay manadas de imbéciles que se niegan a reconocer esta característica común de nuestro género y que salvo en personas excepcionales, se halla presente en mayor o menor medida en el común de los mortales. Esta característica está en las bases de todas las teorías económicas y explica por sí misma, sin más consideraciones, porqué el capitalismo se impuso al comunismo.

Una última reflexión: he intentado escuchar con atención los mensajes de las plataformas contra el desahucio y la dación en pago. Lo siento pero no puedo estar con ustedes. Su discurso propone una nacionalización de la banca, algo que me deja atónito a la vista de nuestra experiencia con las cajas de ahorro. Si hay un país del mundo que debiera rechazar tajantemente esta forma de pseudosocialismo tendría que ser el nuestro, a la vista de los resultados. Les veo a ustedes en la izquierda que cabalga a favor de la anarquía y el expolio a los demás para pagar lo suyo (todo lo que creen que tienen derecho a tener si pagar por ello), más que en una defensa moderada y real de las personas honestas que sufren el drama de la crisis.

Me pueden argumentar desconocimiento y engaño de los bancos, y les puedo escuchar, pero solo hasta un punto. Hoy viendo la tele me he encontrado con un vídeo de dos ancianos en una remota aldea castellana, muy visitado, y cuyo enlace les dejo: http://www.youtube.com/watch?v=9_IoPCke6Os

No puedo estar más de acuerdo. Ayuda más un libro de Delibes sobre la Castilla podre y mísera y el saber de sus gentes, que las estupideces televisivas y radiofónicas con que muchos paisanos se me forman la opinión. No me digan que a ustedes no se les podría haber ocurrido lo que a estos dos caballeros…….

Anuncios

2 Respuestas a “Hipotecagas Mariano y la Sabiduría del Pueblo

  1. fufinski 11/18/2012 en 19:37

    ¿Hasta qué punto va a machacar el barbas/babas a la maltratada clase media que le ha colocado de mandamás? Ahora resulta que por tapar el suicidio de una tía que se tira por la ventana porque había estafado al marido para ayudar a un hermano crápula nos va a tocar a todos los que nos jodimos y nos metimos en un mini-piso viejo y no nos compramos coche nuevo pagar las barbaridades que los políticos y sindicalistas que mandaban en las cajas de ahorros hicieron para ocultar sus desmanes y mangancias en cosas más gordas y a los memos que no supieron hacer cuatro cuentas en una servilleta de papel.

    Estoy hasta los mismos cojones. Todas estas gilipolleces lo único que significan es que, a pesar de haber hecho las cosas bien, nos va a tocar pagar el pisazo de los memos, los latrocinios de los políticos y lo poco que haya de verdadera protección social y que nos va a tocar jodernos, de nuevo, y aguantarnos en nuestro mini-piso porque ni vamos a poder venderlo ni ningún banco nos va a dar un duro para poder ir a un sitio en el que los críos no tengan que dormir colgados del fluorescente de la cocina.

    Es de puta madre esto, seguimos premiando al tonto y al chorizo, una y otra vez, y obligando al que de verdad es útil a pagarse hasta la vaselina.

  2. torpe-do 11/20/2012 en 15:16

    Pero como la izquierda de este país sigue con su utopia social, todo lo demás se aparta, no vaya a ser que descubramos la realidad de los desaucios y que no es un problema tan grave como lo pintan.

    Lo de verdad grave es la que nos puede seguir cayendo a los pocos que quedamos con sueldo. Ya lo ha dicho de Guindos, que eso de que la subida del irpf era para un par de años o tres, bueno, que probablemente sea más y tal y tal.

    En fin, tenemos la casta que nos merecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: