Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Asco de gentuza de políticos

Uno de cada cuatro españoles está en paro. No me da la gana de discutir si muchos trabajan a la vez en la economía sumergida. También hay muchos parados que ya ni se apuntan por falta de esperanza en obtener un puto trabajo al que dice la Constitución de que cuida un tribunal prostitucional, que tenemos derecho todos.

La crisis está destruyendo la dignidad de millones de nuestros paisanos. Se nos lleva por delante primero nuestra felicidad, luego nuestro orgullo y por último nuestra autoestima y posibilidad más remota de autoestima. Yo, que tengo la grandísima suerte de tener trabajo, tengo sentimiento de culpabilidad por comer de vez en cuando un menú del día o por invitar el otro día a mi padre y a mi hermano a ver el fútbol en un bar y gastarme 20 €.

Tal vez lo mío sea hipersensibilidad, o empatía ante una situación que me puede golpearnos a cualquiera. No me gusta ver que más de diez personas cada día en mi tierra se quiten la vida, ahora que parece que por fin la puta tele levanta la censura a este respecto. Pero en el otro extremo tengo a los hijos de la gran puta de los políticos que manejan esta dictadura disfrazada de moderna democracia europea, y a los que no les deseo sino lo peor que les pueda pasar después de escucharles esta noche.

Hace falta tener desfachatez y carecer de humanidad para dirigirse al pueblo insultando su más elemental inteligencia y explicarles qué piensan de la que está cayendo. Claro. Que más les da a ellos. Son golfos carentes de educación, de valores, de ética, de fe alguna que no sea el dinero y el poder que nunca conseguirían ejerciendo otra profesión.

Me apetecería hablar mucho de personajillos en lo intelectual y personajazos en barriga, papada e hipocresía como Soraya y Oscar, marionetas del mago químico más increible de la historia: si ya nos había dejado boquiabiertos haciendo desaparecer discos duros de la Audiencia Nacional, ahora se ha superado haciéndose desaparecer a si mismo.

Pero ahora los que habían prometido hacer algo por nosotros en el mar de mierda zapateril en que nos estábamos ahogando, son los otros. ¿Y que han hecho por nosotros? Pues nada, un poquito más de hormigón en los pies.

La reforma laboral ha ido en toda la línea de las actuaciones de Mariano: con cuidado a ver como reacciona la “izquierda” indultadora de banqueros. En una cuestión tan delicada como el empleo, un desastre humano y técnico para nuestra España, Marianito resuelve con la mierda intelectual parida por su amiga extrmeña, tan altiva y encantada de conocerse así misma como inútil, fea y desagradable. Y como de tal palo tal astilla, así nos salió la criatura parida por Báñez.

La amiga Fátima le ha dado todos los instrumentos a los directivos, que no empresarios, para despedir, ajustando costes y mejorando productividad por donde menos cuesta, al más puro estilo de las decisiones de Génova, 13. En cambio, por su extremo complejo, nos ha dejado a los trabajadores condenados al desempleo, sin poder mandar a tomar por culo a directivos como los de mi empresa, verdaderos responsables de la situación de la misma por su pésima gestión de sus nuevas aventuras, mientras que los que estamos dentro pero saliendo con una mano delante y otras detrás, la sacamos a flote manteniendo facturación y márgenes año tras año, en medio de la que está cayendo.

Báñez, hoy mismo he comunicado el despido en las peores condiciones con que su puta reforma le permite a mis jefes despachar a dos trabajadores que le dan a usted mil vueltas en todo. Si ellas (mujeres las dos) y los amigos que desde hace tiempo padecen esta situación, que le dan a usted mil vueltas en todo, hubieran tenido en sus manos su cartera, no se habrían quedado en medio de la carretera. Se habrían quedado en una acera o habráin corrido decididamente a la otra, a estar a salvo, puesto que quedarse a medias es el peor de los remedios al cruzar una riada. Estarían encantados de saber que en un mes o dos tienen un minijob con que mandar a tomar por culo las propuestas descaradas, descarnadas e inhumanas con que las empresas chantajean hoy en día a sus empleados gracias a usted.

Darían lo que fuera por vivir en un país en el que fruto de relaciones libres entre empresa y trabajadores, existiera un mercado laboral con oportunidades menos precarias que el verse abocado a depender por dos años de papá Estado, y luego, Dios dirá.

Serían felices de no tener que aceptar subsidios a cambio de estar en casa, sufiendo el desprecio de empresas, cazadores de cabezas (head hunters según los anglosajones), y de una parte de una sociedad de profunda falta de moralidad; de realizar un trabajo digno a cambio de más o menos la mierda que supone el subsidio, en lo que llegan tiempos mejores; de poder elegir entre una empresa un poco mejor que otra gobernada por ingratos españoles, que a juicio de D. Benito Pérez Galdós, son los peores del mundo.

Mientras usted, con su calculadora de votos de cada elección en una mano y la tranquilidad de porvenir asegurado que da pertenecer al la mafia PP-PSOE en la otra, mira bien por su futuro y el de su jefe. Que Dios se lo pague como se merece, ya que no se le cae un suicida encima.

Anuncios

2 Respuestas a “Asco de gentuza de políticos

  1. fufinski 10/27/2012 en 21:46

    Muchas gracias por volver a escribir. Muchas gracias por el artículo. Muchas gracias por retratar mi situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: