Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Cuarenta y siete kilos

Según Marianín el Babas, esto es lo que pesa el pobre vasquito Bolinaga, oprimido por España, moribundo de cáncer. Al parecer, además, le preocupa su peso y que esta escoria humana se pueda llegar a morir en la cárcel y crear un mártir para la causa vasca. Otra vez más estamos ante el meapilismo, el perfil bajo, el no molestar y el evitar que le llamen facha, además de otras muchas cosas mucho peores sobre las que luego hablaré. Otra vuelta de tuerca, otro paso atrás, otra vez el poner la otra mejilla antes de que la sopa mediática projeta pueda decirles nada.

Yo ya les he admitido que soy muy mala persona, y en este caso no voy a hacer una excepción y voy a seguir siéndolo: Me importa tres cojones lo que pese este cabrón. Me la bufa si tiene cáncer, leo o virgo. Lo que puedan decir los mierdas abertzales me lo paso por el forro de los caprichos. Me limpio el culo con lo que puedan publicar en Gara o en El País. Este hijo de la gran puta mató a tres guardias civiles y mantuvo secuestrado a Ortega Lara quinientos y pico días. Por cualquiera de esas cosas se merece pudrirse en la cárcel, y mi deseo personal, como alguien que asistió a la agonía y muerte de su madre, es que la suya dure mucho más, y sufra aún más. Quiero que se pase tres semanas aullando como un perro y que ni la morfina le pueda librar de su dolor. A ver si esta vez le vale de algo ponerle la pistola en la nuca a su enfermedad, a este gudari de mierda. Y cuando por fin palme, su cadáver al mar, como el de Bin Laden. Con un poco de suerte sus coleguitas peregrinarán a visitar su tumba y se ahogarán. Eso que ganaría la humanidad.

Una vez dicho esto, la actitud del Gobierno, y específicamente del opusino catalán que regenta la cartera de Interior y la del deportista gallego invisible son de una iniquidad difícilmente superable. Nos han mentido desde el minuto uno hasta el noventa y uno. Nos han contado que tenían que soltarle para no caer en prevaricación cuando lo que estaban haciendo era tan similar a prevaricar que tiene plumas, camina como un pato y hace “cuá”. Este par de montones de estiércol con corbata, desde el momento en el que el piadoso incompetente se reunió con el gran traidor ZP nada más tomar posesión de su cargo, están decididos a seguir la nefasta política de concesiones, negociaciones y demás juegos de manos que iniciaron Rub-Al-Khaaba y su marioneta sonriente para facilitar el “momento político en el País Vasco”. De los putos sociatas no me sorprendía, ahora bien, la patada en los huevos que están dando estos dos grandes estadistas a las bases de su partido, a los que les votamos y a cualquiera que tenga un atisbo de principios es de traca.

A lo mejor evitan que los de la ceja les hagan un vídeo, pero lo que no van a evitar es que yo me niegue a volver a votar al PP mientras estos dos asquerosos sigan ahí. Con la economía se puede jugar, mal que bien, o al menos se puede aceptar que hay diferentes caminos para llegar más o menos al mismo sitio, pero con los principios no se juega. Con asesinos no se negocia, se les juzga. Con mafiosos no se trata, se les detiene. Con delincuentes condenados no se tienen medidas de gracia, se les hace pagar su deuda con la sociedad, hasta la última gota. Lo contrario es traicionar a quien te ha puesto ahí, a quien te paga el sueldo y a quien te debes, por razón de tu cargo.

Una vez más, y me repito: Sin atajos, sin componendas, sin concesiones. Memoria, Dignidad y Justicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: