Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

De vuelta a la pela por favor

Hace tiempo que me pregunto si una intervención nos traería el gobierno sajón y báltico que merecemos. Un grupo de personas preparadas, con voluntad de servicio y no de enriquecimiento personal. Quizás por esta razón no estaba especialmente preocupado por la intervención.

Por fin mis camaradas de la otra España se iban a enterar de lo que vale un peine. No sé dónde irían los perro – flauta a quejarse de la falta de servicios públicos, sinónimo de un estado que les de de comer a cambio de no trabajar, cuando los que mandan se negaran a administrarles la mantita protectora de papá estado que no podemos pagar. Esa que en tiempos zapateriles se ha hinchado hasta donde nuestros acreedores nos han permitido. Hasta el punto en que estemos dispuestos a pagar a la desesperada la liquidez, cual padre en paro para las medicinas de sus hijos.

De esa deuda somos culpables los españoles por estar tan encantados con este modelo de protección a los ciudadanos sin preguntarnos de dónde salía el dinero con que pagarlo.

Sin embargo, este achaque de “afrancesamiento” o “agermamiento” se me ha curado esta semana sin más que oir al hijo de puta sinvergüenza del gobernador del BCE criticar al Gobierno de España, por haber subestimado las necesidades de recapitalización de Bankia. He visto claro que toda Europa lucha por salvar su culo y hundir el del vecino, y Draggí no busca sino desviar el foco de atención de Italia con unas declaraciones públicas que sin entrar en el contenido, son una golfada desde el mismo instante en que se hacen públicas, generando más desconfianza, confusión y pago por riesgo de nuestra financiación.

Es verdad que la gestión de Bankia de nuestro gobierno ha sido muy mala, quizás pésima. Pero también lo es que usted haya mantenido la boca cerrada ante un Estado que ha obligado a recapitalizar sus bancos, saneados incluidos, muy por encima de los criterios exigidos al resto de entidades financieras europeas, algunas bien pringadas en ladrillos español y deuda griega por cierto.

Un aplauso habría sido lo más sensato y coherente con su postura de juez de los ministros de economía de los socios débiles. Vamos a ver cuando le llegue el turno, que será en breve, a la deuda de su estado berlusconiano, lo valiente que es usted criticando al gabinete de turno.

Mientras usted y Trichet pueden vanagloriarse de haber conseguido un sistema bancario europeo en el que el mercado de capitales está completamente paralizado, constituyendo uno de los factores más importantes de la falta de crédito y por tanto, de la ausencia de crecimiento en nuestra zona.

Mírese el ombligo antes de apuntar a otros, porque desde que se fue el franchute, usted no ha conseguido sino joder el sistema bancario europeo aún más y su bocaza de crítico mordaz, berreando a la ciudad y al mundo lo tontos que son los del sur, no ha hecho sino agravar la desconfianza entre los bancos de los distintos países. Más le vale que los inspectores que han enviado a auditarnos traten al Santander, al BBVA, a la Caixa, al Sabadell y a otras entidades que se han gestionado correctamente como de verdad merecen.

Entre tanto y dado que viene ustedes a eliminar del mapa al enemigo del sur, a ese que es capaz de conquistar un continente con cinco tíos, yo propongo que se metan su moneda por el culo y volvamos a la pela. Para hundirnos, ya sabemos muy bien nosotros solitos sin necesidad de ayuda foránea, que ya hemos pasado por Austrias y Borbones y sabemos perfectamente de lo que nos hablamos.

Y mientras, si nuestro Gobierno tuviera los huevos de amenazarles a ustedes con la salida de la Eurozona, ya veríamos si tiene usted cojones de arremeter contra nadie. Guárdeselos para pedirle a la gorda gemana lanzar otros 800.000 millones de euros al mercado como hizo en diciembre, ya que usted estimó entonces pésimamente las necesidades de capital del sistema bancario europeo como el tiempo ha puesto de relieve. Pero eso por desgracia, ni se lo dice Mariano ni el tío de los Guindos en su puta cara de espagueti de mierda, y se queda en este blog leído por cuatro gatos desesperados por la resurrección de Un Tío La Vara que les partiera un buena rama de fresno en su espinazo de caraduras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: