Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos mensuales: mayo 2012

Krugman

Queridos lectores,
Después de un cierto tiempo en el que los presentes en este blog me incitaban a escribir algún artículo, esta vez me he decidido. ¿Por qué ahora? Pues bien, por una razón de “servicio publico”. Me explico. Poco formado en economía académica, pero con la escuela que la vida te da, me he hecho mi propia idea de como funciona el mundo. Como estos días, en realidad desde hace mucho, se discute de las bondades de las teorías keynesianas, he descubierto que a mi me suenan un poco a milonga. Pero, como no pienso que yo tenga la razón en todo y soy de naturaleza curiosa, antes de despotricar contra los keynesianos he decidido informarme: me he comprado el ultimo libro de Paul Krugman “Acabad ya con esta crisis”. Calentito, recién editado. Así que he invertido unos cuantos euros y algo de mi escasísimo tiempo en esta tarea autodidacta. He leído el primer capitulo, y me ha venido un deseo irrefrenable de compartir las perlas de este gran pensador con los lectores de este blog. Primero, porque son gentes curiosas y seguro que les gusta tener algo mas de información, y segundo, porque así se ahorran la pasta y el tiempo.
En el comienzo del libro Krugman dice que el análisis de las causas de la crisis le causa cierta impaciencia. “Cada vez que leo artículos, académicos o de opinión, que analizan lo que deberíamos hacer para prevenir futuras crisis financieras [..] me despiertan cierta impaciencia. Sí, de acuerdo, la cuestión merece atención; pero como aún tenemos que recuperarnos de la ultima crisis, ¿no deberíamos tener como prioridad la recuperación de la crisis actual?” Fantástico, no analicemos nada y así, con un poco de suerte cometemos los mismo errores! Venga, no seas tan crítico y continuemos la lectura, que al menos el tipo intenta buscar una salida, que no es poco. No hay tanta gente con el coraje de decir vamos por este lado o vamos por el otro.
Ya en la pagina dos empieza a hablar de la gran depresión de los años 30 y de Keynes.. proponiendo lo que es su conclusión principal y que tratará de justificar a lo largo del libro: “Es hora de que el gobierno gaste más, y no menos, hasta que el sector privado esté preparado de nuevo para impulsar la economía”. Querido lector, no se impaciente, esto ya lo sabíamos. Esta es la teoría de Krugman. Vayamos adelante a ver como la justifica.
Comienza a analizar como están las cosas. Las cosas están muy mal, eso ya lo sabemos. Aquí es donde comienza el espectáculo de este gran intelectual. Primero pone a caldo las políticas de austeridad y luego quiere demostrar sus malos resultados de una manera muy peculiar porque dice “Ciertamente, la tasa de desempleo ha descendido respecto al máximo que alcanzo en 2009. Pero la mejora a avanzado a paso de caracol”, y más adelante “a lo largo de 2010-11 se produjo una ligera caída en la tasa de desempleo oficial” Curioso, parece que en los EE.UU. la cosa esta funcionando! Esta es una manera peculiar de demostrar que es una política errónea. Después continua con Europa, “En Irlanda, Grecia, en España, en Italia los problemas con la deuda y los programas de ‘austeridad’ que supuestamente debían restaurar la confianza no solo abortaron cualquier clase de recuperación, sino que produjeron nuevas depresiones y multiplicaron el paro”. Es cierto que la recuperación esta muy lejos de llegar hasta nosotros, pero los hechos no son que las medidas de austeridad crearon la desconfianza y la deuda, vamos, me parece a mí. Yo diría que algo ocurrió antes para que llegara la desconfianza.. Ah, espera un momento, que ya ha dicho el señor Krugman que eso de analizar el porqué de la crisis le crea “impaciencia”.
Durante las siguientes 8 paginas el tipo nos cuenta en tono perfectamente populista lo terrible que es el desempleo, con parrafos titulados “La esquía de empleos” o “Vidas arruinadas”. Gracias, señor Krugman, al menos en España ¿quién no ha sufrido el paro, o lo ha visto en su familia o entre sus amigos mas queridos?.
Pero no hay que desesperar porque llegamos al comienzo de la recetas para salir de esta crisis. Según Krugman es una especie de crisis virtual, en el sentido en que si hace pocos días producíamos un montón de riqueza, pues lo único que tenemos que hacer es volver a ponernos a crear riqueza y ya esta!. Cito “actualmente producimos un valor cerca de un billón de dólares inferior a lo que podríamos y deberíamos estar produciendo”. Coño es verdad, es un fenómeno PRODUZCAMOS!.. Uhmmmmm.. anda, si lo que pasa es que ya antes no producíamos. Lo que pasa es que la generación de riqueza real ya se había trasladado desde hace años a otros países, mientras nosotros volábamos por los paraísos del consumo en medio de una gran pompa alucinógena de jabón llamada “credito”. Ya lo decían los Pink Floyd “Comfortably Numb”. ¡Jesús que pereza que me esta dando este tipo!
Así que lo que él propone es mirar el corto plazo para evitar el sufrimiento de todas esas familias en paro. Ponemos a papá Estado a invertir y creamos puestos de trabajo. No digo que el drama no sea de una magnitud realmente difícil de imaginar hace poco, pero la propuesta de Krugman es “hay una muletilla que repiten constantemente los defensores de la inacción: lo que se debe hacer es centrarnos en el largo plazo. Esto es erróneo en múltiples sentidos [..] Entre otras cosas, implica una abdicación intelectual, por la negativa a aceptar la responsabilidad de comprender la depresión actual”. ¡Pero tendrá morro el gachí este! Primero dice que para qué vamos a analizar las causas, y ahora dice que es un error centrarnos en el largo plazo. Pues nada, hijo mío, si tenemos que centrarnos en el corto plazo, pongámonos a repartir dinero por las esquinas a los necesitados, que en el futuro Dios proveerá. Bueno, al menos podemos decir que es un gran creyente en la Providencia. Y para que usted, querido lector no le quepa duda de lo malo, malísimo que es, si no esta de acuerdo con Krugman, el tipo se da otro baño de populismo y escribe “Centrarse solo en el largo plazo supone hacer caso omiso del vasto sufrimiento que la depresión está causando; de las vidas que está arruinando, irreparablemente, mientras el lector pasa la vista sobre estas letras.” Si no dijera esta paparruchada en este tono, podríamos estar todos de acuerdo. Pensar SOLO en el largo plazo es parcial y no tiene en cuenta la realidad de hoy, las vidas de hoy, pero es igual de estúpido que centrarse en “hoy” pensando que el dinero crece en los árboles o que mañana nos caerá el maná. Pensamiento vacuo el de este tipo.. Un gran exponente del pensamiento Bambi.
Como me estoy alargando me paro aquí, hasta la próxima entrega. No prometo terminar el libro, porque mi tiempo es valioso, y pensando en mi corto plazo (algo he aprendido de Krugman) tengo un montón de cosas más interesantes que hacer.
¡Ale, con Dios!

Anuncios

Eguiguren nos mancha a Patxi

La verdad es que me apetecía mucho más el ejercicio intelectual de discutir de economía. Casi cinco meses depués de que mis escasísimos lectores me tacharan de keynesiano, me parece que se tendrían que tragar sus palabras vista la situación de asfixia económica con que Alemania ha decidido, con su incorregible prepotencia, ha decidido castigar al GIPSI.

Sin embargo, hoy he asistido con mi habitual desasosiego y repugnancia a otro maniqueo telediario de Antena 3 y TVE. No aprendo. Mira que es fácil poner las motos y no tragarse la falta absoluta de valoración con que las vilezas más abyectas del PSOE-PSE se presentan al rebaño de ciudaovjeas españolas.

Jesús Egugiren, tipejo bajo y vil hasta límites tan incompatibles con la condición humana que desanimarían al mísmisimo Darwin a explicar cualquier origen de las espacies, tiene las manos manchadas de la sangre de las víctimas de ETA. No obstante es tan canalla el tío y tan borregos los ciudaovejas de este país, que sobrevive en la política gracias a la imagen de tipo díscolo y singular alimentada por el villano pastoreo ejercido  por el servil a la par que asqueroso cuarto poder español.

Sé perfectamente que el lector me puede tildar, sabiendo que me hará daño, de tipo ingenuo y borreguil, pero en alguna ocasión me dio la impresión de que Patxi estaba a salvo de las manchas de la sangre de las víctimas del terrorismo. Que prefería arriesgar su puesto y sus votos a mostrarse más a favor del puti club barato en que Rubalcaba convirtió  a España para que ETA dejara las armas.

Hoy he decir que me he caído del de Guindos, siquiera sea por el peso de los impuestos, y ha sido para irme al baño a cagarme en la puta madre de todo el PSE. Nada más y nada menos que estos hijos de la gran puta se ofrecen ahora de mediadores de un grupo de sanguijuelas corruptas guiris cuyo listón ético está varios kilómetros por debajo de cualqier asesino a sueldo.

No obstante, los medios españoles, ni siquiera les preguntan a estos malnacidos extranjeros porqué no explican la responsabilidad histórica del Reino Unido en la aparición del aranismo o porqué el estandarte vascuence se parece tanto a la bandera de la Union Jack. Que cabrones perros sois todos vosotros también.

No obstante, Patxi, lo que ha hecho tu partido esta semana es aberrante, repugnante y traidor a más no poder. Sólo la aquiescencia de Alfredo y los suyos es aún peor. Como nación no tenemos futuro y no por la crisis, sino por el hecho de que una mitad de españoles vota sistemáticamente a un partido del que desconoce sus orígenes e historia. Un grupo de poder cuya meta no es servir a su país, sino a unos intereses oscuros que buscan destruir a la España que tanto quiero y que tan dolorosamente veo hundirse sin salvación posible.

Dudas Razonables

Me he retrasado al escribir esta barbaridad de hoy porque antes he comprobado si no me habría equivocado de pastillas durante estos últimos dos o tres días, porque lo que estaba viendo me estaba obligando a pensar que mis pobres neuronas por fin habían decidido dedicarse a patinar de forma profesional, así que me tomé el tiempo de comprobar varias fuentes, al más puro estilo Russell Crowe haciendo de matemático esquizofrénico, para asegurarme de que lo que yo percibía era, en efecto, la realidad, y no fruto de alguna sobredosis de algo. Cuando uno va cumpliendo años, la probabilidad de que la capacidad de regir se vaya viendo afectada por la natural degeneración de la edad va subiendo, y una detección precoz evita gran cantidad de situaciones embarazosas. Si no se lo creen, miren a Griñán.

Una de las primeras cosas que me provocó dudas sobre mi estabilidad mental fue que el Gobierno calificaba los datos del paro de malos, muy malos, mientras que el PSOE por boca, por decir algo, de la Valenciano y Soraya la Imbécil decía que no eran malas y que daban lugar a la esperanza. Lo de la cuota disminuída intelectual de los sociatas tampoco me sorprendía tanto, puesto que no se sabe si son más mentirosos que gilipollas o viceversa, pero lo del Gobierno me resultaba cuando menos chocante.

Luego asistí con creciente desasosiego a las palabras de Patxi el maketo nacional socialista -hace falta ser idiota- llamando xenófobo al Gobierno por decir que iba a negar la atención sanitaria que no fuera de urgencias a inmigrantes sin cartilla sanitaria, o algo así, y que ellos como tienen el pene en uve se iban a pasar esto por justo debajo de la uve y que iban a negarse a hacerlo. Lo único que mitigó mi desasosiego fué recordar las palabras del catoliquísimo Arzalluz hablando de negros-negros y de vascos-vascos. Nada nuevo bajo el sol, seguimos siendo fieles seguidores de Sabino y sus modernas ideas.

Lo que ya casi colmó el vaso de mi confianza en mi capacidad para discernir lo blanco de lo negro fué enterarme de que un Ministro del Interior del Gobierno de España, a la sazón nombrado por el PP, ganador de unas elecciones generales con la mayor mayoría absoluta más grande de la historia, iba a acudir a clausurar unas conferencias organizadas por el mismo maketo del que habábamos en el párrafo anterior, y pagadas por todos nosotros, para seguir vistiendo el muñeco de la negociación política y de la rendición ante los asesinos mafiosos vascos de la ETA.

La guinda definitiva fué leer un titular que decía que ZP I el Traidor iba a escribir un libro sobre economía y que luego pensaba escribir otro más. Escribir no sé si sabrá, pero lo que sí nos había dejado claro este ruinoso montón de estiércol rojo, utópico y feminista, es que de economía no tiene ni puta idea, más allá de forrarse el riñón a costa nuestra y construírse un chalet de un millón de euros en León, de donde no es.

A esta acumulación de absurdos sí que me resultaba imposible encontrarle explicación lógica, así que fué cuando empecé a comprobar otras fuentes sobre este asunto y los anteriores, y a preguntar a los allegados en los que tengo mayor confianza sobre si, al fin y a la postre, era hora de pedir plaza en algún sitio tranquilo donde me mantuvieran apartado del resto de mis conciudadanos, por su propia seguridad.

Tuve la suerte de cruzarme, casi nada más empezar, con el espectáculo de los ladrones KK (Kirschner – Kizillof) y sus mamporreros desplegando una gran bandera con el jeto del difunto Chincheta en lo que pasa por parlamento en esa cueva de Alí Babá que linda con Chile, mientras llamaban “maldita española” a una señora que osaba afearles la cleptocrática conducta desde la tribuna de oradores. Todas las dudas sobre mi sanidad mental desaparecieron, y sólo me quedó una, mucho más mundana: ¿Son de River, o son de Boca?

La respuesta, mis queridos lectores, es evidente: Son todos ellos, incluído el hijoputa del Ministro del Interior del Gobierno de España, del mismo orto de su puta madre.

Realidades paralelas 1

Bien.

Después de mi brillante primer post (“hgkgkg”), paso a resumir mi vida en los últimos dos meses:

Mi padre ha muerto (a los 84 años), me he casado y he ingresado a mi madre (de 88 años) en una residencia de ancianos.

El amable lector pensará que mis circunstancias personales le importan una mierda. Pues se equivoca. Las circunstancias personales es lo único que nos importa a todos. Si no fuera así, si no estuvieramos todos preocupados por nuestras familias, trabajos (los que lo tenemos), salud, etc. no sería posible que hubiese tanto hijo de puta campando por sus respetos.

Por otra parte, al paso del artículo de nuestro amable anfitrión:

– Los etarras, sus simpatizantes, sus amigos y sus protectores deberían estar todos ellos en el fondo del mar, cargados de cadenas. Pero yo no voy a dedicar ni un minuto de mi vida a conseguirlo. Y tu tampoco.

– Dicho lo anterior, cualquier otra circunstancia referente a ellos es irrelevante. Para ti también.

– En cuanto a las víctimas, si a mi un etarra me mata a álguien a quien yo quiero, dedico el resto de mi vida a matar etarras, amigos y simpatizantes. Y no me pillan. Desde luego me la pela si me piden perdón, me dan una subvención o me invitan a un “acto”. Esto sería una circunstancia personal.

Como afortunadamente el terrorismo solo me ha tocado muy de refilón, no estoy personalmente involucrado en el asunto. Vulgarmente: Melapela.

Y al 99,99% de la gente también. Porque no les toca personalmente.

Es por ello que las ciscunstancias personales son determinantes. Y por ello lo desarrollaremos en nuestra próxima entrada, “Realidades Paralelas 2”.

Sr. Ikecuajoh.

hgkgkg…

hgkgkg