Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Economía cuántica

En contra de lo que las izquierdas en general, y esta mierda de izquierda española que tenemos que sufrir en particular, piensa la economía no es una cuestión de sentimientos, o de animadversiones de “el capital” y “los especuladores” contra este bendito país cuyo nombre les da vergüenza pronunciar y que están empeñados en descojonar. Siento decirles que la economía se basa en “cuántos”. Con tilde, aunque esté de moda pasarse las tildes por el mismo sitio que Griñán y compañía se han pasado la ley durante un huevo de años. La tilde, mal que les pese a los apologistas de la magnífica y onerosísima factoría de analfabetos funcionales que pasa por educación secundaria en España, futuros votantes de izquierdas, llamada ESO, es una parte fundamental del lenguaje.

La explicación es bien sencilla, y se resume en una serie de preguntas y respuestas que voy a poner a continuación, para que incluso Elena Valenciano y Soraya la Imbécil lo puedan entender. De que lo entienda Tardá por supuesto desesperé hace tiempo, aún antes de desesperar en el caso de Cayo.

¿Cuánto pagamos de interés? Si pagamos poco con respecto a Alemania, nadie nos compra deuda.

¿Cuánto debemos ya? Pues la cantidad exacta está más o menos a mitad de camino entre un montón y un cojón de pato viudo. En cualquier caso, un porcentaje del PIB lo suficientemente grande como para que ya nuestros hijos tengan que ir pensando en que sean nuestros nietos los que paguen nuestras deudas.

¿Cuánta seguridad hay de que devolvamos la pasta? Ahora mismo relativamente poca, como muestra una prima de riesgo desbocada aún a pesar de la ayuda más o menos encubierta del BCE.

¿Cuánto robamos? Desde fuera se considera a España una gran caja negra, al igual que nosotros consideramos a cualquier otro país que nos la pela, e incluso a los que no nos la pelan. A la gente en Niu Yorr le da igual si es un banco, una caja, el Gobierno de España o el ministrín más arrastrado de la taifa más mierdosa: Todo es España. Y de España no dejan de salir noticias de chorizadas, corruptelas, mangancias, triles y demás tejemanejes político-económicos de lo más apestoso.

¿Cuánto hace el Gobierno para poner orden? Pues por mucho que a Charlie Rubalcaba y a sus ángeles retrasadas se les llene la boca chillando sobre los recortes, muy poco y muy despacio. Todavía no ha desaparecido ni un solo ayuntamiento. No se ha eliminado ni una sola Diputación. No se ha recuperado ni una sola competencia de las ruinosas taifas, salvo no sé qué gilipollez de los cauces de los ríos que ZP traspasó pero que no llegó a traspasarse. No se ha eliminado ni un solo cargo político. No se ha reducido el porcentaje de PIB que maneja el dinero público. No se ha privatizado ni despolitizado ni una sola de las cajas, estén en ruinas o no, se hayan fusionado o no. No se ha eliminado ni un pequeño porcentaje de la puta mierda de burocracia que haría falta podar para que la iniciativa privada empezase a arriesgar su dinero creando riqueza.

¿Cuánto tiempo tardaremos en salir de ésta? Pues en mi humilde opinión entre mucho y muchísimo, lo suficiente para que a los que ya nos pilla peinando canas este carajal, la jubilación sea algo que nos empiece a sonar a ciencia ficción barata, de la de papel de plata y pistolitas con lucecitas.  En cualquier caso, cada minuto que el hijoputa baboso del Nerón Galáico pasa mareando la perdiz y procrastinando significa otros cinco o seis que los demás seguiremos jodidos remando a contracorriente para mantenernos donde estamos o un poco peor.

Y, como conclusión, la razón cuántica fundamental es que hasta ahora los inversores, dueños soberanos de su dinero y en qué lo invierten, han llegado a las conclusiones de que hay gato, vivo, encerrado, y de que el hijoputa no sólo no está muerto sino que está tomando cañas, y que para que otros se lo gasten en farlopa y putas, pues que pasan de arriesgarlo, por mucho interés que paguemos. Así que, queridos lectores, o empezamos a abrir ventanas y sacudir escobazos para que el gato salga haciendo fú o cualquier día nos encontramos teniendo que echarlo a la paellera para no morirnos de hambre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: