Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Explicaciones

Querría haber escrito mucho antes, pero créanme que no he podido. He decidido, por una vez, leer y documentarme todo lo posible antes de abrir la tinaja de los improperios y las barbaridades, a ver si por una vez los sapos y culebras que aquí plasmo van dirigidos a quien tienen que ir, y no al primero que pase por allí. Me ha llevado mucho tiempo y esfuerzo, y no sé si lo he conseguido, porque tras varios días de no parar de mirar noticias en diferentes medios, no sólo nacionales, y de leer opiniones más o menos documentadas de terceras partes, sigo teniendo dudas sobre muchas cosas.

Lo primero sobre lo que buscaba explicaciones era sobre el asunto Bankia que tan alocados ha tenido a los unos y a los otros, y tan despistados nos ha dejado a todos los que estamos en medio del fregado. He leído muchas mentiras sobre todo esto, puesto que no cabe calificar de otra manera a las verdades a medias que unos cuentan, y a las trolas descaradas que otros nos sueltan. Ah, y no se molesten en intentar saber quienes dicen las verdades a medias y quienes las mentiras, puesto que los papeles cambian cada diez minutos. Bueno, excepto los de Izquierda Hundida, que pase lo que pase consiguen decir la gilipollez más gorda. Estos deberían, para empezar, ir explicando lo del alcalde ese de la provincia de Málaga que parece que se lo ha estado llevando crudo. En nombre del pueblo y de los trabajadores, por supuesto.

La conclusión a la que he llegado sobre lo de Bankia es que nadie le ha dicho la verdad ni al médico, y que el problema viene de la nefasta gestión que todos los políticos y sindicalistos, sin excepción, han hecho en todas las Cajas de Ahorros. Pero claro, como todos estaban pringados, ha sido más interesante para todos no pisarse el chicle unos a otros e ir parcheando el asunto. Y en esa siguen, no se vayan a creer. Ahora bien, los bancos privados tampoco deben andar muy limpios puesto que vuelven a tragar con unas medidas de provisionamiento de fondos para las pérdidas ladrilleras y no ponen el grito en el cielo porque el Gobierno les obligue a descojonar sus cuentas de resultados por culpa de los despilfarros de los gestores/comisarios políticos de estos magníficos “bancos de taifas”. Suena a lo del Lazarillo y el ciego, pero al que le entran ganas de sacudirles dos pescozones al invidente y al chaval es al que no tiene nada que ver pero le toca pagar el desaguisado. Verbigracia, el humilde contribuyente.

Otra conclusión a la que ya había llegado hace un tiempo, pero en la que las circunstancias me van reafirmando cada vez más, es que Grecia está fuera del Euro, para bien o para mal, y que para este viaje de mierda ya les podíamos haber puesto en la puta calle hacía dos años y nos habíamos ahorrado un montón de gilipolleces. Y las que nos queden hasta que por fin les plantemos un puntapié en su estúpida y ultranacionalista retarguardia y les dejemos que se pudran ellos solitos. Si estos no acaban otra vez en otra dictadura militar de aquí a tres o cuatro años, les faltará poco. Les estará bien empleado, por chorizos.

Una más: De los medios de comunicación españoles no te puedes fiar. De ninguno. Antes de tomar en serio nada de lo que dicen habría que saber a qué banco deben pasta. Eso es aún más importante que su afinidad política, puesto que aunque seas memo perdido esta última se ve rapidito. Y de los medios extranjeros, lo justo, porque la mayoría tienen unos corresponsales probáblemente mucho más interesados en la sangría y las morenazas españoles que en enterarse de qué cojones va la vaina antes de escribir nada.

La definitiva: Si el memo galáico este al final consigue enderezar el asunto a base de las medidas con cuentagotas y parciales, el perfil bajo, la falta de explicaciones, la desaparición pública, la aparente inacción, el alcornoque de Floriano, el hijoputa traidor de Fernández Díaz, y otras muchas tropelías que prefiero no recordar, tendré que tragarme mis palabras y admitir que el tío es mucho más malo (en cuanto a maldad, no a incompetencia) de lo que yo pensaba, y ya era mucho, y que era justo lo que necesitábamos para hacer frente a la izquierda cainita y a los nazionalismos cleptómanos que intentan chorizarnos hasta los gayumbos que llevamos puestos, zurraspa incluída.

Sobre la basura vasca que pretende que, en un paso más hacia la dictadura cubano-cantábrica, etiquetemos nuestros resíduos, estoy demasiado patidifuso para decir nada, por el momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: