Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Krugman

Queridos lectores,
Después de un cierto tiempo en el que los presentes en este blog me incitaban a escribir algún artículo, esta vez me he decidido. ¿Por qué ahora? Pues bien, por una razón de “servicio publico”. Me explico. Poco formado en economía académica, pero con la escuela que la vida te da, me he hecho mi propia idea de como funciona el mundo. Como estos días, en realidad desde hace mucho, se discute de las bondades de las teorías keynesianas, he descubierto que a mi me suenan un poco a milonga. Pero, como no pienso que yo tenga la razón en todo y soy de naturaleza curiosa, antes de despotricar contra los keynesianos he decidido informarme: me he comprado el ultimo libro de Paul Krugman “Acabad ya con esta crisis”. Calentito, recién editado. Así que he invertido unos cuantos euros y algo de mi escasísimo tiempo en esta tarea autodidacta. He leído el primer capitulo, y me ha venido un deseo irrefrenable de compartir las perlas de este gran pensador con los lectores de este blog. Primero, porque son gentes curiosas y seguro que les gusta tener algo mas de información, y segundo, porque así se ahorran la pasta y el tiempo.
En el comienzo del libro Krugman dice que el análisis de las causas de la crisis le causa cierta impaciencia. “Cada vez que leo artículos, académicos o de opinión, que analizan lo que deberíamos hacer para prevenir futuras crisis financieras [..] me despiertan cierta impaciencia. Sí, de acuerdo, la cuestión merece atención; pero como aún tenemos que recuperarnos de la ultima crisis, ¿no deberíamos tener como prioridad la recuperación de la crisis actual?” Fantástico, no analicemos nada y así, con un poco de suerte cometemos los mismo errores! Venga, no seas tan crítico y continuemos la lectura, que al menos el tipo intenta buscar una salida, que no es poco. No hay tanta gente con el coraje de decir vamos por este lado o vamos por el otro.
Ya en la pagina dos empieza a hablar de la gran depresión de los años 30 y de Keynes.. proponiendo lo que es su conclusión principal y que tratará de justificar a lo largo del libro: “Es hora de que el gobierno gaste más, y no menos, hasta que el sector privado esté preparado de nuevo para impulsar la economía”. Querido lector, no se impaciente, esto ya lo sabíamos. Esta es la teoría de Krugman. Vayamos adelante a ver como la justifica.
Comienza a analizar como están las cosas. Las cosas están muy mal, eso ya lo sabemos. Aquí es donde comienza el espectáculo de este gran intelectual. Primero pone a caldo las políticas de austeridad y luego quiere demostrar sus malos resultados de una manera muy peculiar porque dice “Ciertamente, la tasa de desempleo ha descendido respecto al máximo que alcanzo en 2009. Pero la mejora a avanzado a paso de caracol”, y más adelante “a lo largo de 2010-11 se produjo una ligera caída en la tasa de desempleo oficial” Curioso, parece que en los EE.UU. la cosa esta funcionando! Esta es una manera peculiar de demostrar que es una política errónea. Después continua con Europa, “En Irlanda, Grecia, en España, en Italia los problemas con la deuda y los programas de ‘austeridad’ que supuestamente debían restaurar la confianza no solo abortaron cualquier clase de recuperación, sino que produjeron nuevas depresiones y multiplicaron el paro”. Es cierto que la recuperación esta muy lejos de llegar hasta nosotros, pero los hechos no son que las medidas de austeridad crearon la desconfianza y la deuda, vamos, me parece a mí. Yo diría que algo ocurrió antes para que llegara la desconfianza.. Ah, espera un momento, que ya ha dicho el señor Krugman que eso de analizar el porqué de la crisis le crea “impaciencia”.
Durante las siguientes 8 paginas el tipo nos cuenta en tono perfectamente populista lo terrible que es el desempleo, con parrafos titulados “La esquía de empleos” o “Vidas arruinadas”. Gracias, señor Krugman, al menos en España ¿quién no ha sufrido el paro, o lo ha visto en su familia o entre sus amigos mas queridos?.
Pero no hay que desesperar porque llegamos al comienzo de la recetas para salir de esta crisis. Según Krugman es una especie de crisis virtual, en el sentido en que si hace pocos días producíamos un montón de riqueza, pues lo único que tenemos que hacer es volver a ponernos a crear riqueza y ya esta!. Cito “actualmente producimos un valor cerca de un billón de dólares inferior a lo que podríamos y deberíamos estar produciendo”. Coño es verdad, es un fenómeno PRODUZCAMOS!.. Uhmmmmm.. anda, si lo que pasa es que ya antes no producíamos. Lo que pasa es que la generación de riqueza real ya se había trasladado desde hace años a otros países, mientras nosotros volábamos por los paraísos del consumo en medio de una gran pompa alucinógena de jabón llamada “credito”. Ya lo decían los Pink Floyd “Comfortably Numb”. ¡Jesús que pereza que me esta dando este tipo!
Así que lo que él propone es mirar el corto plazo para evitar el sufrimiento de todas esas familias en paro. Ponemos a papá Estado a invertir y creamos puestos de trabajo. No digo que el drama no sea de una magnitud realmente difícil de imaginar hace poco, pero la propuesta de Krugman es “hay una muletilla que repiten constantemente los defensores de la inacción: lo que se debe hacer es centrarnos en el largo plazo. Esto es erróneo en múltiples sentidos [..] Entre otras cosas, implica una abdicación intelectual, por la negativa a aceptar la responsabilidad de comprender la depresión actual”. ¡Pero tendrá morro el gachí este! Primero dice que para qué vamos a analizar las causas, y ahora dice que es un error centrarnos en el largo plazo. Pues nada, hijo mío, si tenemos que centrarnos en el corto plazo, pongámonos a repartir dinero por las esquinas a los necesitados, que en el futuro Dios proveerá. Bueno, al menos podemos decir que es un gran creyente en la Providencia. Y para que usted, querido lector no le quepa duda de lo malo, malísimo que es, si no esta de acuerdo con Krugman, el tipo se da otro baño de populismo y escribe “Centrarse solo en el largo plazo supone hacer caso omiso del vasto sufrimiento que la depresión está causando; de las vidas que está arruinando, irreparablemente, mientras el lector pasa la vista sobre estas letras.” Si no dijera esta paparruchada en este tono, podríamos estar todos de acuerdo. Pensar SOLO en el largo plazo es parcial y no tiene en cuenta la realidad de hoy, las vidas de hoy, pero es igual de estúpido que centrarse en “hoy” pensando que el dinero crece en los árboles o que mañana nos caerá el maná. Pensamiento vacuo el de este tipo.. Un gran exponente del pensamiento Bambi.
Como me estoy alargando me paro aquí, hasta la próxima entrega. No prometo terminar el libro, porque mi tiempo es valioso, y pensando en mi corto plazo (algo he aprendido de Krugman) tengo un montón de cosas más interesantes que hacer.
¡Ale, con Dios!

Anuncios

6 Respuestas a “Krugman

  1. fufinski 05/08/2012 en 21:24

    Un crack, el andoba, sí. Para que quede aún más patente de quién hablamos, vean este vídeo:

    La paliza intelectual que se lleva es de escándalo, y para más inri, luego publica esto:

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2012/05/01/on-the-uselessness-of-debates/

    Con dos cojones… y muy poca vergüenza.

  2. sognidipasargad 05/08/2012 en 21:36

    Tiene un Nobel..

  3. sognidipasargad 05/08/2012 en 21:52

    .. Y sonrie muy bien, seguramente Krugman es un progre muy simpaticon. Pero ese vejete de Ron Paul, es un liberal extremista antipatriota y alarmista. Mira que decirle al pobre Krugman que la maquina de hacer dinero no es infinita. Qué aguafiestas!!

    Por cierto, nada mal la presentadora!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: