Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Problemas médicos

Habrán notado ustedes que la cantidad de improperios por día ha bajado sensiblemente en este intento de publicación. O a lo mejor no, porque en realidad nadie presta atención, que es lo más probable. En cualquier caso, la razón es que el que les arroja las barbaridades a la cabeza anda con problemas médicos que le obligarán a ponerse en manos de un carnicero en los próximos días, con la esperanza de que dicho matarife tenga buen día y no le prepare ningún destrozo mayor del habitual.

Ahora bien, no quería dejar yo pasar la oportunidad de comparar mis problemas, los de un montón de mierda etarra y los verdaderamente importantes, los de esta España que nos toca vivir y que parece no tener solución. Es por joder, ya saben.

Me enteré el otro día que una hez con patas andaba la pobrecita malita y que el Gobierno iba a acercar al excremento en cuestión a un penal más próximo a donde su familia reside, porque somos así de buenos y de humanitarios. Es de suponer que a esta escoria la trata la sanidad pública que todos pagamos, y que el traslado no se lo pagó él ni su familia ni sus revolucionarios impositores compañeros de organización terrorista y mafiosa, sino que se lo pagamos entre todos, al igual que pagamos los sueldos de los guardias civiles que le tendrían que trasladar y el de los funcionarios de prisiones que le mantienen a él, y a toda la bazofia etarra presa, a cuerpo de rey en las instituciones penales españolas. Renuncio a calcular el coste para ustedes y para mi de la “medida humanitaria”. Todo esto sin que este desperdicio de materia orgánica haya cotizado un pavo en su puta vida por su actividad antihumanitaria.

Por otro lado, para poner el remedio posible a mi problema de salud yo estoy usando los medios de un seguro privado que llevo años pagando, sin dejar de pagar la sanidad pública y, desde hace unos años, sin desgravarme un duro de lo que gasto para ahorrar dinero a los servicios públicos. Es más, mi período de baja laboral será lo más corto posible puesto que tendré echandome el aliento en el cogote a una mutua que mi empresa paga para evitar que me pueda tomar un mes de vacaciones a costa del dinero de los contribuyentes. Todo esto cotizando como un cabrón y pagando impuestos como buen asalariado sin capacidad para esconder ni un pavo del orwelliano ojo de la hacienda pública, que según los anuncios somos todos. Y, por supuesto, gastándome un pastón en mi seguro privado de salud, pastón que me podría fundir en farlopa y putas, que a lo mejor eso desgrava o me arrima a alguien que tenga mano en el reparto de alguna subvención.

Para terminar, la verdadera enfermedad no es la de un tipo que o ha matado o a contribuído a que otros maten, o la mía, sino la de un país en el que es más habitual ver comportamientos y situaciones como la primera, y que nos parezcan totalmente normales, mientras que todavía alguno tras leer estas líneas dirá que soy un facha y un cochino burgués que lo que quiero es acabar con el sistema de sanidad gratuito y universal.

En fin, que en estas estamos y en estas seguimos, y que si notan ustedes que desaparezco una temporada será porque andaré ocupado cicatrizando.

Nos vemos al otro lado.

Anuncios

3 Respuestas a “Problemas médicos

  1. Francisco García de Polavieja 04/06/2012 en 16:12

    Pues nada macho, que te sea leve la operacion y te recuperes pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: