Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Y 100 días después llegó el Domingo de Ramos

Y no con palmas, tal vez porque pocos le aplauden a día de hoy, pero sí bien surtido de borricos, entra D. Mariano en el periodo en que según algunos se le acaba el margen que hay que darle a todo gestor.

Me ha decepcionado mucho Marianín en este periodo, y sólo estoy dispuesto a no pedir una crisis de gobierno por aquello de respetar esta dichosa ley divina de los cien días y porque cuando uno mira al partido alternativa, le entran más ganas aún de hacer las maletas y largarse.

En lo político me sigue repugnando su actividad, limitada a estar por encima del bien y del mal sin el menor interés ni capacidad para explicar el sentido de sus reformas. Esto lo adereza con un repugnatísimo pacto sin sentido con la CIU más independentista y voraz de la historia, del que no sé que coño pretende scar aparte de un descalabro electoral en Cataluña. ¿Acaso CIU hubiera buscado el apoyo de los chicos de Alicia si no necesitara sus votos en el Parlament? Es un pacto bastante vomitivo por ambas partes pero del insoportable hedor sólo el PP sale perjudicado por la repugnancia que le produce a sus votantes catalanes y no catalanes su mezquina actuación. A CIU le perdonarán todos sus votantes mientras les sigan manteniendo viva la llama de que no son millonarios ni están casados con Angelina Jolie o Brad Pitt por culpa de Madrid, atrevimiento humano sin perdón que viola el deseo del Creador del que el Catalán sea tan superior a los demás como el Barça de las competiciones amañadas. Si les consigue unos bocados del pastel de la financiación territorial del genial ZP, se les perdonará en las urnas los apoyos de los mismísimos Franco y Jose Antonio.

En lo económico, lo siento mucho pero no me creo ni un sólo pilar de sus reformas. Primero, todas son coyunturales. Les importa un pimiento el modelo productivo español y sólo están pensando en como van a llegar a las elecciones próximas. Segundo, me parece una canallada que demoraran los PGE hasta después de las elecciones abaluzas y asturianas, relegando el interés general al de su partido.

Tercero, no me creo los presupuestos generales del estado. Ni yo, ni los que de verdad saben de esto, que es lo que importa. Para una cosa que había hecho bien Mariano, que es mandar a tomar por el culo a los arrogantes alemanes y pantar el objetivo de déficit en el 5,8%, va y se la envaina. Bien le podía haber dicho a la gorda y su séquito que la deuda pública de España está bien por debajo de la de la media de la UEM, y que nos deje combatir de una santa vez y en paz contra nuestro gran problema, el de la deuda privada. Ya verán como acabamos más cerca del 5,8% que del 5,3% y entonces nuestros aliados nos ayudarán como hasta ahora a deteriorar nuestra credibilidad, con más saña si cabe.

Y esto enlaza con la reforma financiera. Parece a todas luces insuficiente y que no va a permitir el flujo de activos inmobiliarios asequibles que conduzca a vivienda barata y reactivación del crédito. Pero de verdad ¿alguien se cree que esta reforma se va a completar sin ayudas públicas?

Y por último, no me parece justo que las reformas se fundamenten en la reducción por la vía recaudatoria y la del deterioro de los derechos de los trabajadores. ¿Qué estamos sobreprotegidos en comparación con otros mercados? Sí, claro. Esta es la nación de los desagradecidos como dijo Benito Pérez Galdós. Y el empresario español, en especial según crece el tamaño de su empresa, más que en ninguna otra parte. En esta crisis observo con pavor como mandos intermedios de altísimas habilidades, talento y experiencia son despedidos tan sólo porque no han cumplido los objetivos del último año en departamentos que han creado y desarrollado hasta donde les han dejado. Vale, de acuedo en que es necesario abaratar el despido, pero hay supuestos mezquinos como el de la reducción de ventas en dos trimestres consecutivos ¿Y si a la par se está aumentando la rentabilidad de la compañía? ¿Queda justificada la medida entonces?

Es mucho más fácil darnos por el culo que aplicarse ellos un buen tijeretajo ejemplarizante en primer lugar (me refiero a la casta política) y en segundo adelgazar el gasto por cuenta corriente de las administraciones de verdad, y no con gestos para la galería.

Muy decepcionado, Mariano. Mucho ruido y pocas nueces. Está usted a la derecha de la derecha, y más a la demagogia que a la política.

Le salva que hay todavía hay mucha buena gente dispuesta a salir de ésta trabajando que levanta la cabeza y ve a Rubalcaba y los sindicatos, y sigue prefiriendo el mal necesario que usted supone. Que bonita oportunidad está derrochando de hacer algo grande.

Anuncios

Una respuesta a “Y 100 días después llegó el Domingo de Ramos

  1. fufinski 04/05/2012 en 09:50

    Magnífico artículo. Una vez más lo suscribo enterito.

    Se encuentra usted en mi misma situación: Yo quise votar a un partido liberal, me conformé con votar a uno democristiano… y ahora me encuentro con una tropa de hijos de puta social demócratas populistas.

    Mariano, si hubiera querido peronistas, los habría importado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: