Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Sanidad enferma

En otra inefable muestra de fino humor galáico, el deportista de la babilla nos ha colocado de ministra de Sanidad a una tía que se apellida Mato. Esperemos, que en el peor de los casos, la señora acierte con ello y no deje heridos porque está cada vez más claro que la vaca ya no da suficiente leche para la cantidad de bocas que hay que alimentar.

Esta señora nos ha comunicado hoy en una comparecencia que la deuda del sistema sanitario español asciende a quince mil millones de euros, que es una cifra que yo no consigo ganar la mayoría de los meses, así que supongo que será mucho. Tampoco nos ha aclarado si eso es sólo la parte nacional o ya ha incluído toda la parte autonómica de la que en muchos casos no se sabe nada porque las facturas se pierden en los cajones. Eso sí, nos ha tranquilizado diciendo que van a ser austeros y que van a prestar mucha atención a lo de la violencia de género. Esto es como si viene un tío con una pistola con cara de quererte descerrajar cuatro tiros y te dice que tranquilo, que hoy es miércoles. Ah, y que también nos va a dejar elegir médico, muchas gracias. Menos mal.

Por supuesto, de cosas que a la mayoría de los contribuyentes que no andamos a palos con nuestros cónyuges ni nos cambiamos de sexo cada tres semanas ni nos dedicamos a abortar cada cuatro semanas nos preocupan, ni una palabra. No hemos oído nada de copagos, ni de la posibilidad de deducirnos lo que gastemos en seguros de salud privados, ni de la posibilidad de que las bajas laborales se tramiten a través de esos seguros privados sin que tengamos que ir a rendir pleitesía a señores que ni nos conocen ni visitamos por razones más que administrativas. Ni una palabra de privatizar la gestión de al menos algunas partes de la elefantiásica y carísima salud pública. Ni mú de nada que pueda molestar a los voceras del pensamiento único projeta o que pueda soliviantar a las serpientes sindicalistas que anidan en los huecos de este ruinoso y sobredimensionado sumidero de impuestos. Es preferible dejar que el enfermo se desangre y se muera sin dar un ruido a aplicar las terapias necesarias para salvarle la vida, aunque sea a costa de algún miembro.

Es, otra vez más, demencial. Es de visita al psiquiatra por parte de quienes han recibido la confianza de once millones de españoles en una victoria sin precedentes en la historia democrática de España. Especialmente si tenemos en cuenta que hay suficientes apéndices vermiculares de los que uno se puede librar sin que ni la funcionalidad ni la futura salud del paciente vayan a sufrir el más mínimo menoscabo.

Ah, claro, es que todavía no han ganado en Andalucía. Mira que soy tonto.

Anuncios

6 Respuestas a “Sanidad enferma

  1. torpe-do 02/02/2012 en 08:09

    Pues vale criticar las tonterias de cada ministro, pero ayer el ministro de agricultura parece que presentó unos planes bastante sensatos, incluyendo un plan hidrológico que espero sea ya el definitivo, aunque no cuento con ello

    También una renegociación de nuestras cuotas de dioxido de carbono. Pero como kioto está ya muerto y las cumbres del clima posteriores no se han dejado engañar por el catastrofismo calentológico, cabe la posibilidad de que esto se resuelva por si sólo, que es lo que más le gusta a nuestro presidente de gobierno actual. Recuerdo que, poco antes de empezar la última cumbre del clima en Sudafrica, Canadá se retiró de Kioto y que EE.UU. y China nunca lo aprobaron. MIentras tanto la Unión Europea se unió entusiasticamente y encima nos puteó a los españoles con unas cuotas increibles, lo normal en Bruselas.

    Por último, poco comentas de la reforma de la ley del aborto o de la posible marcha atrás con la pildora del día después.

    Como siempre con estos peperos, ni chica ni limoná.

    • fufinski 02/02/2012 en 17:36

      Pensaba comentar lo del aborto al hilo de lo último en educación del bebé prisáico Wert, pero insisten en hacerme trabajar, así que no sé yo si mañana conseguiré cabrearme lo suficiente para hacerlo.

      Lo del ni chicha ni limoná y la inacción es la orden del día, y me tiene echando espumarajos por varios orificios.

      • torpe-do 02/03/2012 en 08:59

        Otra de arena: no se elminan las subvencianes al cine. Lo de los toros, chorrada para dar un poco de carnaza a los nacionalistas de variado pelaje.

        Lo de los bancos, pues más pasta pública que no sabremos si se recuperará, pero de despolitizar cajas y dejar quebar a los inviables, ni hablar.

        Dejamos caer al resto, a los bancos y cajas, ni tocar.

        Esta economía de mercado es un poco rara ¿no?

  2. fufinski 02/03/2012 en 09:09

    Esto es la locura conejil. Unos tíos presuntamente democristianos toman media medila liberal, varias socialdemocratas y en general juegan a todo a la vez y a nada en particular.

    Ni economía de mercado ni leches, esto es otro caso de esos de Spain is different y aquí hacemos las cosas como nos sale de los huevos porque el cortijo es nuestro. Luego se sorprenden cuando llega un inversor extranjero, ve el carajal y dice que o le cambian las reglas o se pira. Normalmente acaba pirándose porque aún queriendo cambiarlas el sistema es tan rígido y tan lleno de gilipollas incompetentes atrincherados en su islita de poder que no hay manera de mover nada.

  3. TARANIS 02/03/2012 en 12:07

    Expanya es el único país del llamado primer mundo, que cuando se da la vuelta a la tortilla los de arriba siguen arriba y los de abajo continúan en su puto lugar, no es de ahora, y sino repasen los apellidos de los de arriba y los años que llevan. Dicho de otro modo hacer parecer que se cambian las cosas para que nada ni nadie cambie.

  4. torpe-do 02/06/2012 en 08:44

    Es muy divertido leer en un editorial del periodo de cabecera de rubalcaba que hace mal el pp legislando desde la derecha contra la izquierda, y cita varios ejemplos de anuncios realizados en los últimos días por diversos ministros.

    Me gusta el sectarismo de la izquierda de este país. Se puede legislar impunemente desde la izquierda en contra de todos y a los demás que nos den por donde amargan los pepinos, sí esos que no quieren los alemanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: