Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Mensaje de Navidad

Como casi todos los años, he conseguido no ver el mensaje de Navidad del Bobón mayor del reino, aunque luego no hay manera de librarse de escuchar, ver o leer casi la totalidad del mismo en los diferentes medios. Se ve que o bien no hay noticias o bien todavía pensamos, o quieren que pensemos, que lo que pueda decir este tipo tiene algún tipo de importancia. Una vez más estamos en lo de opinión pública y opinión publicada, y en el intento de, a través de la segunda, formar la primera. Este año la estrella del mensaje navideño del andoba este ha girado sobre todo alrededor del balonmanista y sus diversos pringues, como si no tuviéramos más preocupación que otro chorizo más, que para más inri, comparado con otros chorizos mucho más bajitos, tampoco es que haya choriceado tanto.

Ya escribí en su día que el tipo y sus problemas judiciales me importan bastante poco, y que estoy convencido de que está ahora en el “candelabro” mediático y judicial porque interesaba que estuviera en ese momento y no hace ya años cuando ya le mandaron a hacer las américas para intentar barrer el problema bajo la alfombra de la distancia. Estoy convencido, también, de que es un chorizo, pero mi convicción no vale de nada hasta que no haya una sentencia en firme, se recurra, se vuelva a recurrir y se diga la última palabra sobre el asunto. Le calculo yo que para dentro de veinte años, quitando o poniendo diez.

Una buena noticia para el presunto duque es el nombramiento del nuevo Ministro de Justicia, el Excelentísimo Alberto, antes Faraón de Madrid. Si el tipo ya miró para otro lado cuando le mataron a doscientas personas y le hirieron a otras dos mil, como aquel que dice a la puerta del Ayuntamiento, qué no hará para que este asunto no se instruya, juzgue y entierre de forma que nadie se haga daño en el proceso. En mi línea de ser mal pensado, estoy convencido de que ya está todo hablado entre las partes para hacer el paripé que haya que hacer y que la Regia Institución se vaya, una vez más, de rositas.

Es por ello, y por muchas otras cosas que si ustedes tienen un mínimo de memoria recordarán, que las palabras del Bobón mayor del Reino resultan más ofensivas a los que no tenemos ni talento ni ocasión para meter la mano en la caja, y que pagamos un pastón para que él y toda la tropa que le rodea vivan como reyes. Lo único que queda en este caso es usar sus mismas palabras y espetarle en su egregia faz aquello de:

“¿Por qué no te callas?”

Anuncios

2 Respuestas a “Mensaje de Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: