Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Carajroña

Menudo palabro que me acabo de inventar, soy la pera. Declino toda responsabilidad antes los posibles esguinces de lengua a los que pueda dar lugar cuando ustedes intenten pronunciarlo. O eso, o reclamo toda la responsabilidad y luego me lavo las manos, al más puro estilo ZP diciendo que lo de los cinco millones de parados es todo responsabilidad suya pero luego se va a ir de rositas con pensión vitalicia a vigilar nubes, el muy canalla.

Voy a intentar explicar este inexplicable e impronunciable trabalenguas, y el extraño proceso mental por el que ha saltado de mis neuronas hasta esta barbaridad que están ustedes leyendo, pero supongo que como casi siempre fracasaré dejándoles en un estado mental mucho peor del que ya tenían antes de empezar a leer. También es verdad que si después de todo este tiempo ustedes siguen leyendo mis gilipolleces es que su estado mental no tiene mucho margen de empeoramiento, pero eso es otra historia que deberá ser contada en otro lugar.

Todo viene a colación del carajal que tienen montado los griegos y la españolizada expresión “xronia kai xronia” que ha devenido en jorroña que jorroña por culpa de una señora vestida de negro en un anuncio de yogures. La expresión significa “año tras año” y viene de una canción griega bastante popular. Los yogures están bastante buenos, por cierto.

Una vez explicado el título, voy a ver si ya me da la gana escribir algo útil o mínimamente coherente antes de que ustedes terminen de perder el poco interés que mis pajas mentales puedan despertarles, pero no les aseguro nada: La gripe ha hecho estragos en mi ya debilitado intelecto.

Llevamos unos cuantos días con las bolsas en caída libre, el mundo financiero en un caos peor que el habitual y en general todo cristo acojonado porque un tipo calvo, socialista, griego y perteneciente a una larga estirpe de chorizos y mentirosos había decidido volver a ponerse a la Merkel y a Sarkozy y al mundo por montera o por como cojones el gorrito típico griego se llame, sacarse la chorra y decir que él no iba a recortar nada después de decir que sí y que iba a convocar un referendum para que sus compatriotas no le corten el pescuezo por acabar con el sistema de desfalco a gran escala que es el estado griego y no dejarles más salida que dejar de tomar café y fumar y ponerse a hacer algo útil con su vida. Ahora mismo, según escribo esta colección aleatoria de palabras, está el tipo restregando el bigote por los morros de los miembros del parlamento griego diciendo que donde dije digo digo Diego y que ya si eso ya eso pero que lo del referendum quizá vaya a ser que no salvo que la oposición haga de gobierno y diga que sí. Les comprendo perfectamente, a mí también me duele la cabeza. Esto lo hace el tío con dos cojones después de que hasta el más pringao de los dirigentes de la UE le haya dicho que o se pone las pilas o las facturas griegas de noviembre las va a pagar como clavijo, con la punta del pijo. Mientras tanto, de fondo, se escucha ruido de sables, para volver el panorama mucho más claro. O no.

Es decir, estamos donde deberíamos haber estado hace ya muchos años, cuando se descubrió que Grecia había mentido miserablemente en los datos económicos usados para entrar en la unión monetaria, en el eypo. O hace algo menos, cuando se vió que los muy joputas se habían fundido toda la pasta en comprar votos o llenarse los bolsillos, tanto los de un lado como los de otro, no se crean que hay ninguno libre de pecado. Pero tanto a la Merkel como al Sarko se les arrugó el miembro y no tuvieron lo que había que tener para cortar el problema de raíz, y seguimos todos a vueltas con una pandilla de desarrapados cuyo peso real en la economía europea es lo que técnicamente se conoce como “una puta mierda”, cuando habríamos ahorrado todos tiempo, dinero y preocupaciones si se hubiera dado una solución “drachmática” y ejemplar a este asunto cuando había que habersela dado.

Si no fuera porque aquí tenemos también una pandilla de socialistas que han mentido y siguen mintiendo a todo cristo con las cifras de los abismales agujeros económicos de todas las administraciones por las que han pasado, si no fuera porque llevamos al menos desde mayo de 2010 en quiebra e intervención efectiva y con un gobierno que ni sabe, ni puede, ni quiere hacer lo que hay que hacer para empezar a poner solución al asunto, sentiría uno una agradable superioridad moral al hablar de estos temas. Pero desafortunadamente no sólo no podemos sentir ninguna superioridad moral, sino que más bien deberíamos poner nuestras propias barbas a remojar e intentar aprender de todo lo mal que los griegos lo están haciendo para intentar no llevar este agonizante país antes llamado España por los mismos derroteros.

Mariano, majete, más te vale empezar a hablar clarito a la gente, alrededor de cinco minutos después de ganar la poltrona, porque de lo contrario podemos acabar a hostias, porque vas a tener una legislatura en la que lo de “sangre, sudor y lágrimas” se puede quedar en una canción de cuna comparado con lo que va a ser en realidad.

Será cosa de la gripe, pero sigo pesimista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: