Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Archivos mensuales: noviembre 2011

Abulia

Miro las noticias y no veo ninguna buena. Ni casi mala. Siguen erre que erre con el balonmanista, con los navajazos entre sociolistos, con las elucubraciones sobre que el enigmático futuro presidente del gobierno hará o dejará de hacer, con el interminable rosario de visitas que éste recibe en la sede de su partido, con que si vivirá en la Moncloa o no, con que una panda de vividores han deliberado a cargo del contribuyente sobre el Valle de los Caídos que maldita sea la importancia que tiene a estas alturas.

Mientras todas estas naderías ocurren seguimos igual que estábamos, pero peor porque nada realmente útil para ninguno de los que ya están en paro ni para los que estamos mirando de reojo a la cola del INEM ha ocurrido. Porque los bancos siguen sin dar un pavo a nadie porque no lo tienen. Porque nadie que tenga un duro se atreve a arriesgarlo y prefiere tenerlo debajo de un ladrillo. Porque seguimos teniendo casi la misma legislación laboral que dictó Girón de Velasco a pesar de que el mundo ha cambiado un tantito así desde que tuvimos la desgracia de sufrir a este, para el desarrollo económico español, venenosísimo tipo. Porque tres hijoputas que no representan a nadie y cuya utilidad es salir en las fotos y no dar ni golpe han salido contentos de sus visitas a Rajoy. Porque seguimos en la incertidumbre más absoluta. Porque no sabemos nada.

En mi entorno laboral estoy en una situación de incertidumbre y desinformación parecida, y estoy ya francamente hasta los cojones de que me tomen por idiota o por inmaduro: Prefiero una mala noticia, o las que hagan falta, a tener que basar mi vida en conjeturas, rumores e interpretaciones de noticias parciales. Tanto lo que queda de España como yo tenemos capacidad para apretarnos el cinturón, agachar los hombros, meter los riñones y empujar como auténticos burros si nos explican claramente hacia dónde hay que empujar, pero es imprescindible que quien ha de guiar tanto las empresas como los países se deje de tácticas políticas y cálculos cortoplacistas y tenga la nobleza de hablar claro a sus empleados y a sus gobernados. Idiotas inmaduros los hay en todos los sitios, y tienden a ser los más ruidosos, pero si en la situación actual tenemos miedo a cuatro desarrapados y sus voces, apaga y vámonos.

Esta chorrada de hoy es una petición desesperada tanto a los directivos de mi empresa y la de mucha otra gente como a los gobernantes de esta ruina antes llamada España para que hagan su trabajo: Hablen claro, indiquen una dirección, tengan la valentía de equivocarse. Lo contrario es caer aún más profundamente en la abulia que ya impregna el ambiente.

Antes morir que perder la vida.

Anuncios

Otra de Reverte

Esta vez se titula “Okupando a Góngora”, y como casi siempre es muy buena. Sigo diciendo que este señor debe ser primo mío o algo porque tiene pinta de masticar la misma hiel que yo cada vez que ve un telediario.

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/649/okupando-a-gongora/

Que la disfruten.

Debate económico: ¿Como resolveriais esto?

Con más voluntad que tiempo desde julio, y sin saber si podré leer vuestras respuestas, quiero preguntaros por lo qué vosotros haríais si estuvierais sentados en el sitio de Rajoy, de Merkel o del sucesor de Trichet, cuyo nombre aún no puedo recordar.

Yo me voy a mojar y tras poco pensarlo y mucho dudarlo, he de reconocer que tengo que admitir que me sumo a los partidarios de los Eurobonos.
Sí quiero matizar que no a la forma y usos de los progres del ultraradical PSOE, que no saben sino de dar a la máquina de hacer dinero para arreglar la economía. No obstante a España se le está pidiendo hoy en día desde los mercados un imposible: recorte drástico del gasto y la inversión pública y crecimiento económico simultáneo.
Hace unos días no era partidario de esta opción, pero lamentablemente no nos queda otra ya que el interés que nos exigen los mercados para prestarnos dinero es asfixiante e incompatible con el crecimiento económico. Alemania está cometiendo un gravísimo error en este sentido, al posicionarse emocionalmente a matacaballo ente la indignación con sus socios y la prepotencia. Si no permite actuar al BCE para ayudar a los estados a superar esta situación, el euro desaparecerá en breve. Primero fueron los países pequeños, luego Italia y España y queda poco para el ataque a Francia, que será el fin de la moneda única salvo que los germanos cambien de posición.
Alemania tiene una grave responsabilidad en esta crisis. Cuando su economía se estancó en el 2000 promovió que los estados pudieran incumplir los acuerdos de estabilidad en lo que al déficit público se refiere.
Luego pasó por alto la irresponsabilidad de gobiernos como el de España, a los que consintió una balanza comercial con el exterior que hubiera sido imposible de sostener de no ser porque nuestro país se aprovechó del euro de una manera irresponsable y calamitosa (últimos dos años de Aznar y primeros cuatro de ZP). Ése era precisamente el primer indicador de que venía una grave crisis económica y era el trasfondo del debate Solves – Pizarro. Desafortunadamente D. Manuel tenía muy difícil explicar a la masa ignorante en la materia, que si España crecía por encima del 3% del PIB (que dicho sea de paso, la mayoría de los que votan no saben lo qué es) era a base de deber cada vez más al exterior, y que la divisa europea tiene un límite.
Hay que decir en descargo de Merkel, que no de los votantes españoles, que no podía imaginar un gobierno tan absolutamente inoperante, ignorante e irresponsable como el español en la gestión de la crisis del sistema financiero y de la deuda. ZP I el Traidor se permitió aumentar en 70.000 millones de euros en plena crisis el gasto corriente de las administraciones estatales durante 2008 y 2009, y permitió un crecimiento mayor en el de las autonómicas.
Ahora le exige a España un plan de ajuste que supondrá, por la falta de fluidez del crédito, una recesión económica salvo que nuestro país termine por inyectarla a base de comprar una deuda cuyos intereses no podrá devolver. En esta espada de Damocles, o se generan los eurobonos o se permite al BCE intervenir para ayudar a los estados que pasan por tensiones de liquidez a financiarse.
¿Y ya está? Evidentemente no. Por una cuestión de puro respeto uno ha de pensar en sus socios, y en la gracia que le hará al alemán medio tener que pagar la factura de lo mal que lo han hecho sus socios. Para mi la oportunidad es única para presentarle a Europa y por extensión al Orbe, mercados incluidos, un plan de reformas económicas coyunturales y estructurales. Entre las primeras mencionaría muy rápidamente:
– Fuerte ajuste del gasto por cuenta corriente de las administraciones públicas, basadas en un aumento de la productividad y de la eficiencia, incluso con una revisión a la baja de la política salarial de los funcionarios que cobran más de tres mil euros al mes, y que constituyen un 20% del total frente al 7% del sector privado. Si de paso desaparece el INEM, mejor.
– Reajuste fiscal para promover el empleo y la inversión.
– Saneamiento del sector financiero, con la completa desaparición de las cajas de ahorro, que no vienen a ser sino entes propios de un gobierno de la URSS.
– Liberalización del sector energético y de las telecomunicaciones.
– Plan de equilibrio presupuestario. Es posible respetar incluso el que el propio Rubalcaba ha firmado y luego quería cambiar si llegaba a presidente, siempre que Europa y los mercados nos den el oxígeno que necesitamos para empezar a crecer.
– Cesión de sanciones y techos de gastos a Europa, es decir, de soberanía. No nos queda más remedio para que se fíen de nosotros y nos enchufen la mascarilla que tanto necesitamos y que ellos van a pagar.

A la par se precisan reformas estructurales, pero esas las dejo para otro día que ya me está preguntando la socia que qué hago pegado al teclado.

Fufinski, un abrazo Se hará lo que se pueda para ayudar en el blog.

Viernes negro

Otro viernes más. Ya hace cinco días que depositamos el voto y sigue sin pasar nada de nada. Otros cinco días tirados a la basura mientras el ignominioso besamanos del que ya escribí hace meses se está produciendo a plena luz del día en la calle Génova de Madrid. Y digo yo que el voto de esos tipos con coche grande y chófer valen lo mismo que el mío y en cambio a mí nadie me recibe, me ofrece unos canapés y un cafelito y me pregunta mi opinión sobre lo que hay que hacer. Eso a pesar de que mi futuro y el de mis hijos dependen mucho más de que el baboso bershkiano haga lo que tiene que hacer que el de todos estos tipos de impecables trajes y corbatas. Estoy por mandarle el enlace a esta colección de barbaridades, porque lo mismo ignora que existe a pesar de la inmensa calidad de lo aquí escrito. Otra posibilidad menos probable es que conozca esta inagotable fuente de sabiduría y a pesar de la calidad y el peso de los argumentos que aquí se aportan se la soplen. A saber, porque el tipo es una enigmática esfinge.

Mientras tanto el imbécil y presuntamente “corruto” cucurbitáceo albino despliega su palmaria alalia para contarnos que se va pero que en realidad no se va porque si se fuera sería un fraude a aquellos que le han votado y le han elegido para seguir calentando escaño con sus egregias posaderas. Menudo campeón está hecho, el colega. Habrá que preguntarle qué gasolina usa para mantener su motor político funcionando. O eso o esperar a que por fin lo envíen al trullo por chorizo y mangonero.

Por otro lado, el marido de la balonmanista consorte tiene también un horizonte penal curioso, así como si estuviera su vista del mismo interrumpida por unas barras de hierro verticales. Ya hasta canta Matas en directo en la radio diciendo que no pero sí. Hay quien explica que la anoréxica mamá de las dos niñas no se trataba con las otras dos mamás de los ochocientos niños porque sabía que andaban metidas en chorizadas. Aquí el que no explica la teoría de las supercuerdas tras introducirse el dedo en el ojete y oler el resultado es porque no le arriman un micrófono.  Al menos los oráculos no lo son a cargo de mis impuestos. Algo es algo.

Al otro lado del Atlántico hoy es lo que llaman Black Friday, el día en el que más mercaderías se venden del año, con mucha diferencia, y ayer jueves fué el Thanksgiving Day. Aquí, en cambio, estamos dando gracias de que nos limitemos a tener un viernes negro más, y ya hemos perdido la cuenta de cuántos van, hay cinco millones y pico de personas que se tienen que pensar muy mucho lo que compran y somos muchos más los que también lo hacemos porque no sabemos cuantos viernes negros nos van a quedar por delante antes de que estos paniaguados gilipollas que nos gobiernan se dejen de traspasos de poderes y empiecen a intentar arreglar el desaguisado.

Puto país de mierda, cojones.

No me interesa

Han pasado dos días tras las elecciones, y todavía no sabemos nada de lo que Rajoy piensa hacer para sacarnos del pozo económico, judicial, moral y social en el que los sociolistos nos han dejado. Ni siquiera habla para meter presión para que el venenoso ZP se vaya a contar nubes, o a tomar por el culo, lo antes posible. De hecho de lo que más se habla en los medios desinformativos españoles es de si la víbora calva que ha sido apaleada en las elecciones va a ser jefe de la oposición o si se va a ir también a su puñetera casa.

No me interesa lo más mínimo saber si el próximo factótum de los clepto-progres va a ser el alopécico cabrón, la recauchutada nena de Roures, el implantado capilar, el vasquito vendido a la ETA o el chorizo estrábico madrileño. Son todos la misma mierda, son todos cómplices de la quiebra de estado de derecho que nos han dejado, en mayor o menor medida. Unos como autores, otros como cómplices y otros como encubridores y palmeros de los anteriores. Me importa una mierda quién come con quién y quien apuñala a quién. Me la pela por tiempos si piensan hacer o dejar de hacer. Me la suda, por mi como si se la pica un pollo a todos. La única noticia que espero recibir de esta tropa de mal nacidos vividores es que desmantelan el chiringuito y que se piran y nos dejan en paz, o que están sentados en algún banquillo acusados de cualquiera de las tropelías que han cometido. Quiero olvidar sus caras y sus nombres porque cada vez que veo a alguno de ellos se me revuelven las tripas. Quiero poder mirar hacia el futuro de mi país y tener opciones de votar a gente digna de ser votada, con ideas diferentes unos de otros pero con unos valores mínimamente comparables a los míos. Ahora, y mientras toda esta banda siga en la poltrona lo único que tengo es al espantajo del felipismo más rancio y de la progresía de camisa azul más trasnochada de Europa, lo cual que obliga a taparme la nariz y votar a los meapilas imbéciles y arriolizados que no hablan por no molestar.

A lo mejor soy muy exigente, o muy tonto, o ambas. O una combinación de esas dos y varias más igualmente horribles, pero estoy harto de verme forzado a elegir entre tontos de la polla aseados, meapilas y medio buenos gestores, y una panda de chorizos traidores y ruinosos. Me niego a creer que no haya otras opciones, aunque soy consciente de que las opciones válidas y asentadas no surgen de la nada en cuatro días.

Mientras tanto, a ver si el de Bershka se da cuenta de que en este momento el “conshensho” sobra y de que ha recibido la morterada de votos que ha recibido para empezar a hacer, para dar la cara y para enfrentarse a los problemas. O a lo mejor se piensa que va a conseguir arriolar a los mercados a base de seguir de perfil. Despierta, Mariano, que ya es de día.

Ganó la democracia

Como uno va teniendo ya años son ya muchas las elecciones a las que ha asistido, y siempre, sin fallar ni una sola vez, aparecen los candidatos, los ministros del interior y hasta las señoras de la limpieza durante la noche electoral diciendo que esto ha sido un triunfo para la democracia por la participación ciudadana y porque queda muy bonito decirlo. En general los que lo dicen no lo sienten, pero todos han leido el manual para convertirse en grandes estadistas en diez fáciles lecciones, y los que asistimos a estos discursos nos lo tragamos porque total, no hace daño a nadie y a todos nos gusta darnos palmaditas en la chepa. Esta vez, sin embargo, hay una pequeña diferencia que hace que la pildorita buenista sea mucho más difícil de tragar, incluso obviando el hecho de que, con la que está cayendo, la participación haya sido más baja que en las anteriores elecciones generales. Esta pequeña diferencia tiene nombre y apellido. El nombre es Amaiur, y el apellido es ETA.

Más allá de que el sistema electoral español sea injusto en el sentido de que el voto de un señor de Soria valga más que el voto de un señor de Madrid o Barcelona, que es delirante pero aún se podría defender de alguna extraña manera, a estas elecciones han concurrido una manada de pro-terroristas, filo-terroristas o simplemente terroristas porque el Gobierno afortunadamente saliente violentó el sistema judicial español de forma impresentable con dos fines: Conseguir evitar ser salientes, o bien dejar un marrón de buen tamaño en manos de los entrantes. En la primera de sus nefandas intenciones han fallado, cosa de la que me alegro un montón, aunque dadas las circunstancias el que aún les hayan votado casi siete millones de personas escapa a mi escasa inteligencia pero es lo que es, y democracia es aceptar que el voto de un imbécil vale lo mismo que el mío (salvo que el imbécil viva en una circunscripción electoral en la que su voto valga más o menos que el mío, claro). En la segunda intención habrá que ver cuál es la actuación de Marianico y sus alegres muchachos para saber si han tenido éxito o no, pero en cualquier caso la patata caliente la tienen o la tendrán en pocos días en sus manos cuando los muchachotes del pasamontañas tengan que tomar posesión de sus escaños. La última vez que el hijoputa de Idígoras y sus coleguitas mancharon el Congreso con su presencia se sacaron del ojete aquello de que juraban o prometían la constitución “por imperativo legal” y les valió, a pesar de que apestaba a mierda. A ver qué inventan esta vez, que seguro que tendrá un olor muy similar.

Sobre el análisis de las cifras supongo que habrá tantos análisis como españoles, puesto que éste es un país con cuarenta y tantos millones de médicos, seleccionadores nacionales y analistas políticos, y la verdad es que lo de ser profeta a posteriori es una cosa que me resulta tan cansina que no me apetece jugar a ella. Los resultados son los que son, y el que quiera que diga lo que quiera sobre ellos, que yo paso. Aun siendo de ciencias en este caso las cantidades me resultan mucho menos importantes que las calidades.

Habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos tanto en el traspaso de poderes como en las primeras actuaciones del nuevo Gobierno, aunque el antecedente autonómico y municipal de mayo no augura nada bueno para lo primero y el carácter del Nerón Galáico no me da muchas esperanzas para lo segundo, pero está claro que ya, de salida, no ha ganado la democracia. A ver si por lo menos alguien le dice al especialista en pronunciar Bershka que si ha ganado con una mayoría tan aplastante es para que haga lo que tiene que hacer para que los malos dejen de partirse el pecho de risa en la cara de los buenos. Porque hay buenos y malos, no lo duden.

Sobre el hijoputa de Rubalcaba y la banda de chorizos y maleantes que le rodean hablaré en futuras entregas, no se preocupen.

Reflexiones previas

Estamos a viernes. Mañana es la jornada de reflexión. Pasado mañana las elecciones.

Que la maldita campaña electoral se acabe ya es en sí una gran noticia, aunque quede eclipsada por todas las demás noticias, sobre todo económicas que no paran de saltar por todos los lados, y yo voy a aprovechar esta mi pequeña tribuna para hacer una serie de reflexiones previas a esa puta mierda de jornada de reflexión que algún gilipollas inventó no se sabe muy bien para qué.

1- ¿Cabe en cabeza humana que el gobierno zombi subastara ayer deuda con la que estaba cayendo con la prima de riesgo? Pues parece que sí, porque precísamente a mí ayer me devolvieron lo que hacienda me adeudaba desde abril o mayo. El hijoputa de RbCb y la filiforme imbécil de la Salgado juegan sus cartas para intentar rascar votos y evitar el hostión. Y si eso significa dejar una pella al 7% para el que venga detrás, que se joda el que venga detrás, y que se joda España, que ya han dejado bien claro que les importa tres cojones.

2- ¿Tan malos hemos sido en otras vidas como para merecer a Pepiño? Lo dudo, pero el caso es que este presunto, cabrón alalo e iletrado se permite el lujo de sacarse la chorra y decirnos que a ellos no les echan hasta el último día que marca la ley. Con un par de pelotas. De nuevo demostrando que son grandes estadistas que se sacrifican por España anteponiendo el interés general al suyo propio.

3- ¿Tan idiotas piensan que somos que esperan que nos traguemos las gilipolleces que nos dicen? Pues sí lo deben pensar porque si no no tienen otra explicación los exabruptos del traidor ZP y de la rubia anoréxica echándole la culpa a la UE, al BCE, al FMI y a, acojonense, Reuters de que nuestra prima de riesgo esté disparada. Dudo que los voceros de la progresía que lo son a costa del dinero público muestren tras la vomitiva sarta de mentiras las declaraciones de un alto jerifalte de la pasta europea diciendo que ellos ya están haciendo todo lo que pueden para ayudar a España pero que quizá pueda ser el momento de que España empiece a yudarse a sí misma. Eso sería informar, y no intoxicar, pero claro, no estamos para eso.

4- ¿Es Rubalcaba tan hijoputa como parece? Pues quizá sí, porque no ha tenido otra genial idea este montón de mierda que decir que “Rajoy quiso llegar hace cuatro años al gobierno de la mano de una niña y ahora quiere llegar de la mano de una prima”. La idea del discursito de la niña que nos atizó Rajoy hace cuatro años era putrefacta, pero la ocurrencia de Rubalcaba además de ser una gilipollez de parecido tamaño encima no tiene ni puta gracia viniendo de los malnacidos que nos han metido en esta fosa de las Marianas financiera.

5- ¿Le apetece a usted vomitar? Lo dudo, pero si tiene necesidad de hacerlo le recomiendo que vea este vídeo:

Disculpen, tras volver a ver el vídeo voy a vomitar las tripas, no puedo seguir escribiendo, pero no sin antes dejar la última pregunta sin respuesta:

y 6- ¿De verdad hay alguien que tenga que reflexionar algo mañana, con la que está cayendo?

Nos leemos el día 21, queridos lectores.

Mucha pereza

Esta campaña electoral me está agotando. Siento mucha pereza, estoy muy cansado de llevar tantos meses viendo lo que estoy viendo y la cercanía de las elecciones es lo único que me salva. Si tuviera que aguantar otros seis meses de ésto cogía el petate y me largaba a algún sitio sin radio, sin televisión y sin internet. A lo mejor ni siquiera cogía el petate, pero largarme me largaba.

Lo único que me ha sacado un poco de mi sopor ha sido lo que rodea al tal Gundinguirín o como cojones se escriba el nombre del tipo ese alto que se andaba follando a la borbona mientras, dicen, se lo llevaba a manos llenas. Aunque les parezca mentira, voy a escribir para defenderle… o algo, a pesar de mi conocida animadversión hacia la cría de humanos como ganado real y a mi profundo desagrado por la monarquía y toda la bazofia noble que tiene alrededor. Dados los antecedentes a lo mejor la defensa no me sale muy sentida, pero creo sinceramente que este tipo es víctima de las circunstancias, otra pobre pieza de sacrificio en otros juegos de manos, juegos de villanos, en los que los jugadores apuestan con dinero que no es suyo.

Vamos a ver, vaya por delante que no sé si este tipo es culpable o no de lo que se rumorea que pueda serlo, aunque tenga mis sospechas acerca de ello, pero es que me parece muy curioso que las “finanzas” de los bobones salgan ahora a la palestra judicial cuando llevan años ocupando multitud de conversaciones de barra de bar, incluyendo cosas mucho más gordas que la fruslería por la que pretenden llevarse al trullo a este campeón del balonmano. Como soy muy mal pensado, más que fijarme en los detalles de este asunto en particular, que si les digo la verdad me la pela bastante, he decidido mirar alrededor y preguntarme a quién puede beneficiar este repentino celo judicial. La respuesta, como en otros muchos casos, es la de siempre.

¿Qué mejor manera hay de poner en pié de guerra al monarquismo más rancio y a la vez distraer a la portera cotilla que tanto abunda en este país? ¿Cómo conseguir que no se hable de reptiles andaluces, de pepinos blancos en gasolineras y de que España está en quiebra por la inefable gestión económica de Rubalcaba y sus alegres muchachos? ¿Cómo mover otra vez la pelotita para evitar que al PSOE le den lo suyo en las urnas el domingo? Muy sencillo, activamos algo de la mierda que tengamos en el archivo del CNI, lo ponemos en manos de Cándido y sus secuaces y lo dejamos caer en el atril de un juez para la democracia. Receta segura para el éxito. Y luego, cuando pasen las elecciones ya lo dejaremos caer en el olvido como a tantas otras cosas porque en realidad el resultado del proceso ni nos va ni nos viene porque ya hemos juzgado en el telediario, que es lo que importa.

Rajoy dirá que la economía y el empleo son lo primero, pero yo insisto en que urge una reforma profunda del sistema judicial español si es que en algún momento queremos tener algún tipo de credibilidad y no aparecer en las estadísticas internacionales al nivel de Burkina Fasso en cuanto a facilidad para hacer negocios, seguridad jurídica y corrupción, porque créanlo o no, para que un país funcione en lo económico tiene que funcionar primero en lo jurídico. Para todos, con independencia de su raza, credo o posición social.

¿Sabemos ya algo de lo que va a reformar el bobo galáico cuando toque pelo? Me lo temía. Va a ser que a éste le da aún más pereza que a mí.

Tenemos opciones

Ya que en la anterior barbaridad ya escribí la chusquez semanal, me voy a permitir el lujazo de ponerme un poco serio hoy viernes, a nueve días de nuestra largamente esperada cita con las urnas, y tratar la pregunta que todos los que sabemos sumar dos y dos nos hacemos acerca de si habrá mierda para todos en los dos o tres próximos años, porque lo que está claro es que de comer jamón del bueno ya nos podemos ir despidiendo hasta dentro de una larga temporada.

Ahora mismo, visto lo visto durante el asqueroso espectáculo de la campaña electoral, nos ofrecen dos opciones a elegir, a modo de Bic cristal y Bic naranja, a saber:

-Por un lado tenemos a las huestes de Rub-Al-Khaaba el Traidor ofreciendo no sólo más de lo mismo, sino más de lo que ya nos libramos en el año 1996. El hemmano de mi hemmano y el de la letra de hacia el final del alfabeto son el nuevo e ilusionante argumento que nos ofrece este chavalito recién llegado a la política, alopécico y mentiroso compulsivo. Todavía estoy intentando estrujarme el cacumen para averigüar que extraño proceso mental puede haber llevado a los sociatas a pensar que volver al felipismo más rancio y caduco era el argumento electoral definitivo para intentar salvarse del hostión que la permanencia en la órbita del ruinoso ZP les aseguraba. Por más que lo intento no puedo creer que el equivalente a Vickie el Vikingo que haya tenido esta idea genial entre los egregios pensadores de estos hijos de falangista, además de sacarse semejante concepto de algún lugar donde el sol no ha brillado nunca, haya conseguido que el resto se lo traguen, lo aplaudan y lo regurgiten sobre las masas esperando conseguir eso de engañar a todo el mundo todo el tiempo que ya nos dijo Bob Marley que era imposible. En fin, con su pan se lo coman, y desde aquí les deseo un largo silbido y una pequeña voluta de polvo similar a las del coyote. El presunto programa económico de estos andobas es básicamente un gran canto al sostenella y no enmendalla y una receta segura para que nos hagan un griego, en toda la amplitud de la expresión. Para mí no son una opción, y mira que me gustaría que hubiera una social democracia moderna en España.

-Por otro lado tenemos la nada acuosa, inodora, incolora e insípida. El baboso galáico es la incógnita. El arriolismo es la victoria del nihilismo ideológico. Son discípulos aventajados de Groucho Marx en su frase “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”. Hasta cierto punto entiendo la decisión táctica del perfil fino y casi invisible. Dado que la primera opción es la ruina corrupta, desintegradora y ofensiva a todos los sentidos, incluso hasta al común, entiendo que intenten aglutinar a todo aquel que vaya a votar y no tenga más opción porque, no nos engañemos, no hay más opción que lo uno o lo otro porque votar a un partido minoritario o de nuevo cuño con la que está cayendo es el equivalente al “voto chopped” o incluso aún menos útil. Por si le pica a usted la curiosidad, este voto consiste en meter una loncha de cualquier embutido que tenga usted por casa, preferiblemente un poco pasado, en el sobre y depositarlo en la urna. Del programa económico de Rajoy y Arriola tampoco sabemos gran cosa, pero al menos no dicen gilipolleces como los sociatas. Tiene cojones que el voto de la esperanza tenga que ser éste. Conste en acta que uso la palabra esperanza con doble sentido en la frase anterior.

En cualquiera de los dos casos, votemos lo que votemos y salga quien salga, el día 21 de Noviembre ya no habrá lugar para los perfiles finos, bajos o invisibles y más vale que el que salga tenga claro que la única posibilidad de salir con la cabeza mínimamente alta de la siguiente legislatura será ir de cara, aprender del ejemplo de los países bálticos o incluso del ejemplo irlandés y concienciar al personal de que los próximos dos años van a ser una putada como un piano de cola si no queremos acabar en una situación “drachmática”.

No tengo ninguna duda de que si gana la víbora que mendiga comunicados de los del hacha nos vamos a la mierda, y cada vez tengo más dudas de que si Neroneiro gana sea capaz de echarle a la situación lo que haya que echarle, dejando a un lado estrategias, tácticas y zarandajas. Por si acaso voy a preguntar a mi padre, que sabe de estas cosas, a quién hay que ponerle unos kilos de velas, que nunca se sabe.

Cerrar internet

Hoy necesitaba encontrar algo lo suficientemente absurdo como para no escribir de los dos hijoputas con barba que hoy acaparan los titulares, y creo que lo he encontrado: El papa dice no al porno en internet. Voy a ver que tal se me da el insulto al clero sin haber bebido previamente. Además, esto me da pie para hablar de cosas de las que ayer esos dos liliputienses morales no se dignaron hablar, no se vayan a pensar que yo olvido lo que no hay que olvidar.

Esto no puede ser otra cosa que una gran noticia, puesto que si este señor de la mitra y el báculo se anda metiendo en estas cosas será porque ya no hay dictaduras en el mundo, ya no hay hambre y ya no hay ninguna otra cosa que merezca la atención del egregio portavoz de entidades inexistentes que asienta su culo en el barrio-estado independiente que hay por la zona de Roma, Italia. Ah, que no… Vaya, quizá soy demasiado bien pensado.

También dice el andoba que hay que acabar con la prostitución, demostrando una gran capacidad para oponerse tanto a las nuevas tecnologías como al oficio más antiguo del mundo. Si es que el caso es decir que no a todo, coñe, y no dejar a cada uno que haga con sus genitales lo que le salga de los mismos. Si el colega hubiera dicho que hay que legalizar la prostitución para que los unos y las otras que la ejercen lo hagan con seguridades legales y sanitarias tanto para ellos como para sus clientes podríamos haber discutido sobre las diferentes formas en las que ésto podría lograrse pero no, desafortunadamente una vez más tiramos por la calle de en medio y nos dedicamos a prohibir y a dogmatizar que es lo que se nos da bien desde que aquel barbudo bajó del monte tras machacársela, con dos piedras en las que decía bien clarito que al que le tocase a la santa lo iba a deslomar a palos. De aquellos polvos estos lodos.

De lo que no le ha convenido hablar a este anciano es de los rumores que sitúan a miembros de la institución de la que él es el mandamás en la órbita de ETA, ejerciendo de garantes del “proceso de paz”, y al propio Vaticano como depositario de los acuerdos a los que el Gobierno de España y los perros asesinos vayan llegando. Curioso, oye.

Lo que es peor es que este trastornado trasnochado no se da cuenta de que si quita el porno de internet de forma efectiva acabará con la Red, y dejará en paro a miles de personas en todo el mundo, incluyendo a las madres de un montón de diputados y senadores, y tal como está la economía esta medida es tan contraproducente como la estúpida ley antitabaco de los sociatas.

Si es que no ganamos para sustos.

Para terminar les dejo con un alegre vídeo para que pierdan aún más el tiempo: