Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Pido Públicamente Perdón

Estimado señor don Jaime Mayor Oreja, desde aquí le presento mis más humildes disculpas (y las de todos los que quieran unírseme) por haber dudado de su última y vituperada manifestación. En mi nombre y en nombre de todos los que con una inmerecida falta de respeto pensamos que quizá la edad le hacía proclamar juicios inopinados y fuera de lugar, cuando se escandalizaba y, ahora sabemos que acertadamente, profetizaba maniobras urdidas desde la concupiscencia del partido de actual presidente de la comunidad autónoma vasca y de la banda mafiosa y asesina que fuera de razón alguna y ajena al transcurrir del tiempo mata para liberar un territorio que sin su existencia ya sería libre.

Una vez dicho lo cual, y presentadas mis disculpas, lamentable es el espectáculo de quienes ante un comunicado a cara descubierta…, no a cara descubierta no; sentido y motivado… no, el comunicado no motiva la situación actual ni la anterior y desde luego no siente en absoluto la montaña de cadáveres…; ante la última argucia de la panda de asesinos más longeva de nuestra historia corren atrivulados intentando ser más …, más…, más lo que haga falta para que los doscientos cincuenta mil hijos del averno que comprenden el “conflicto” vasco y necesitan “autodeterminarse”  y por ende tienen las manos manchadas de sangre inocente, les voten.

No puede sino levantárseme el estómago y que una bocanada de ácido clohídrico alcance mi boca cada vez que alguien se atreve a pronunciar: vencedores y vencidos. Efectivamente no puede ni debe haber de eso, sólo víctimas y asesinos, no hay más.

Los asesinos han dicho que van a dejar de matar, bueno realmente han dicho que hagan lo que hagan lo van a hacer sin armas, lo cual aunque es bueno tampoco se si tranquiliza mucho.

Anuncios

Una respuesta a “Pido Públicamente Perdón

  1. fufinski 10/28/2011 en 09:56

    He de reconocer que yo también pensaba que el tío estaba un poco tronao cuando decía lo que decía, pero la realidad, como casi siempre es tan terca que aunque el andoba pueda estar pasado de rosca, los hechos le han dado la razón.

    Me sumo a las disculpas, y si mañana tengo la oportunidad de decírselo porque por puro azar me toque estar cerca de él en la concentración, lo haré. Supongo que pensará que estoy aún más pasado que él, y probáblemente también tenga razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: