Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Presente y futuro

Dice el refrán que agua pasada no mueve molino y, aunque soy bastante amigo de los chascarrillos de la sabiduría popular, en este caso no puedo estar más en desacuerdo con el colectivo Sancho Panza que forma la sopa primordial de la cultura española. Esta vez, en un alarde de esfuerzo al que más les vale no acostumbrarse, no sólo voy a contestar con otro refrán que refuta al anterior, aquel que dice que el que no aprende de sus errores pasados está condenado a repetirlos, sino que voy a avalar mi desacuerdo con cifras oficiales.

Según la encuesta del INE Proyección de la Población de España a Corto Plazo 2011–2021 no sólo la cosa está jodida ahora, sino que va a estar jodida en el futuro por más de una razón. No sólo la gestión del pavo psicótico y sus alegres y sectarios chorizos e incompetentes de los que por fin nos vamos a librar dentro de unos días ha sido nefasta, sino que además va a reforzar un dato del que no sé si tendrán culpa o no, y si la tienen será en mayor o menor medida. Este dato sin importancia aparente es la bajada de natalidad brutal que vivió España durante los 80 y los 90, que nos va a dejar un adelgazamiento en la pirámide poblacional esa que a los que estudiamos EGB sí nos enseñaron muy comparable a aquellos ejemplos que nos mostraban de países que habían atravesado una guerra. Para los que ahora tenemos cuarenta años o unos pocos más, que somos los últimos chorritos de esperma que no conocieron el condón ni la píldora es una noticia devastadora puesto que será matemáticamente imposible que los que vienen detrás puedan hacer frente a nuestras jubilaciones o a nuestra asistencia geriátrica.

La de por sí ya aplastante fuerza de los números en bruto se hace aún más patente si añadimos que lo que viene detrás de nosotros ya ni siquiera conoció una EGB devaluada como la nuestra sino que ha sido formada, por decir algo, en el ESO. Cualquiera de nosotros que tenga sobrinos, hijos, primos o conocidos en edad de estudiar secundaria, lo que antes era el final de la EGB y el BUP, sabrá de primera mano que lo que ahora pasa por educación secundaria no es más que un aparcadero de carne para que no engrose las listas de parados inempleables antes de tiempo, aunque al final lo acaben haciendo. Los que hayamos tenido que seleccionar personal en algún momento conocemos, además, la desagradable sensación de intentar buscar algo digno del término “trabajador” entre la inacabable sucesión de cachos de carne con ojos sin aptitud ni actitud que se presentan con ese asqueroso sentimiento de tener derecho a todo a los procesos de selección.

Volviendo a las expresiones populares, con estos mimbres habrá que tejer este cesto, aunque la tarea se presente un puntín más que hercúlea. Visto lo visto las dos únicas opciones mínimamente sensatas para intentar que no acabemos comiendo mierda debajo de un puente cuando tengamos setenta años será o bien largarnos corriendo al extranjero, o bien empezar a ahorrar ya con la vana esperanza de palmar no muy mayores, antes de comernos el poco patrimonio que podamos dejar a nuestros hijos.

Está claro que vamos a comer mierda, ahora la pregunta es si llegará a haber para todos. Lo dudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: