Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Delibaricar

Aunque esta mi barbaridad de hoy la he etiquetado como “política española”, en realidad voy a hablar de lenguaje y de la influencia que tiene el uso de éste en los medios de comunicación y en la política de este bendito país. Intentaré que mis lectores no sucumban a la narcolepsia más fulminante durante la lectura de estas cuatro letras que hoy voy a juntar de forma más o menos browniana, pero creo que será tarea difícil, tanto por lo profundo del tema como por lo cansino y recurrente de la causa que subyace tras la razón que me impulsa a aporrear inmisericordemente el teclado en esta ocasión. Eso sí, tengo la ventaja de que la mayoría de los lectores son gente ya curtida porque han conseguido leer al menos dos o tres articulillos sin sentir la necesidad de dejarse las venas largas y unirse al convento tibetano en el que Leonard Cohen ingresó mientras le levantaban su pasta.

Ayer leí en la prensa de internet (el papel ha muerto, viva el papel) que ETA había chorizado doscientas matrículas de automóvil en Francia, y luego ví en el magnífico telediario que presentan las Roures-babes al fiscal para la democracia, que no para la justicia, que ahora ejerce de Ministro del Interior del gobierno zombi que todavía se encarga de mantener el hedor a descomposición en la Moncloa. Este señor canoso, que se da un aire a Miguel Bosé pero con menos pinta de sidoso, salió muy serio diciendo que no habían sido los mafiosos de ETA sino unos delincuentes comunes quienes habían robado las matrículas. Y se quedó tan ancho, el jodío.

En primer lugar, diferenciar entre “delincuentes comunes” y los miembros de ETA me parece tendencioso, con la habitual tendencia progre de justificar lo injustificable en función de la inclinación política. Como si no oliera igual de mal una mierda de uno de derechas o la de uno de izquierdas, aunque si hubiera que hacer el más mínimo caso al aparato propagandísitico, “intelectual” y “artístico” que tan hábilmente apesebra la progresía europea, está totalmente claro que un pino plantado por un votante del PP es una hez hedionda mientras que una deposición de un projeta es en realidad una obra de arte y un canto a la libertad de los desechos de la sociedad oprimida por el sistema.

En segundo lugar,  sin necesidad de que se investigue el hecho, él ya lo sabe, y nos lo hace saber para que no nos vayamos a pensar que ETA sigue existiendo y no se han vuelto corderos gracias a sus denodados esfuerzos por meternos a Bildu en las instituciones. El que ETA ya haya hecho cosas parecidas antes de parecida forma, y que ninguna de sus “treguas” (otra palabra con su magnífica dosis de carga ideológica, no se la pierdan) haya sido más falsa que un billete de ciento veintidós euros, no parece afectar en absoluto la seguridad de este señor en su juicio a bote pronto.

Siguiendo con este señor, sus jefes y el otro asuntillo sin importancia, una invención de fachas, del chivatazo faisanesco asistimos a otra muestra de uso torticero del lenguaje, en función de que estemos justificando o que pretendamos inculcar en la borreguil audiencia de las clases de educación para la ciudadanía que diariamente nos imparten desde la mayoría de televisiones, eso que antes se conocía por telediarios y que otro rato antes se llamaba “parte”. Nos cuentan que se reune el pleno de la nosequé sala de la Audiencia Nacional (tribunal sin ningún sentido en una democracia real y madura como tribunal especial que es) para deliberar sobre el tipo de delito por el que se está juzgando a tres presuntos defensores del Estado de Derecho, por si es una cosa o la otra o ninguna de las anteriores y consiguen mover el juicio a otro sitio donde las presiones políticas puedan hacer que la cosa salga como convenga a este señor y a sus jefes, no vaya a ser que los que ahora mismo están sentados en el banquillo de verdad tiren de la manta y ni su condición de aforados les salve de ir al trullo y esta vez la cosa no se quede en el sucesor de Barrionuevo sino que también arrastre al sucesor de Mr. X y al sucesor del sucesor de Mr. X.

He aquí donde entra el título de esta barbaridad: Lo que la cabeza brillante de Bermúdez y sus alegres muchachos progresistas están intentando no es en realidad deliberar sobre si hay delito o no, y en caso de haberlo como tipificarlo. En realidad están deliberando como vestir el muñeco para que tres, o más si la jugada no les sale bien, compañeros se vayan de rositas tras haberla cagado durante la “negociación” (otra palabrita para echarle de comer aparte) con ETA. Es por ello que sería más propio, en este caso, hablar de que se han reunido para delibaricar, dado que les importa un cojón de mono africano cinocéfalo si lo que deciden es justo o no mientras consigan urdir el adecuado andamiaje más o menos jurídico para poder escaquear de la acción de la ciega justicia a quien no interesa que pueda cantar.

Mira que si lo consiguen y luego llegan los de Anonymous y publican suficientes datos mangados de la segurísima red de la poli para dejarles a todos con el culo al aire. He de admitir que me partiría el eje de risa.

Anuncios

2 Respuestas a “Delibaricar

  1. fufinski 09/25/2011 en 02:08

    No sé si me acusa usted de meterme con los alopécicos o de señalar lo evidente. Tampoco sé si debo negar lo evidente o no. ¿Me convierte esto acaso en un indeciso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: