Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Momentos inolvidables

En todas las publicidades casposas de viajes y vacaciones nos sueltan la coletilla apestosa de los momentos inolvidables, supongo que refiriéndose al servicio defectuoso, los retrasos en los viajes, las cagarrinas intempestivas y todas esas pequeñas cosas que tanto nos gusta disfrutar en nuestros bien ganados días de asueto. Yo, como ya han podido comprobar a lo largo de los meses que llevan soportando la lectura de mis gansadas, suelo olvidar poco, y me temo que esta vez tampoco va a ser una excepción.

Este gran defecto de entre los muchos que me afean espero que no sea exclusivamente mío, aunque visto el historial del votante medio español puede que sí lo sea. Si este mal estuviera más extendido, España debería ser un clamor mentándole la santa madre a Alfredito El Traidor, que puede que sea de las pocas personas que quiera olvidar que una vez cagó a este ente dizque humano.

Ayer el muy malvado, del bracete de unos chavalines de Neguri de los que recogen las nueces, dijo que dentro de muy poco ya no recordaremos a ETA ni sus crímenes, aunque a unos les vaya a costar más que a otros. Siento decirle a Freddy Cheminova que hay cosas que cualquier sociedad sana no se puede permitir olvidar, a riesgo de volver a cometer los mismos errores. Como mucho se podrá permitir un porcentaje de apologistas o piadosos que quieran perdonar, pero jamás se podrá permitir que, colectivamente, ciertas cosas se olviden. Alemania no puede olvidar a Adolfito, Japón no puede olvidar tocar su campana todos los años, Camboya no puede olvidar a Pol Pot, Italia no debe olvidar al orondo Benito. La lista de cosas a no olvidar por suerte no es tan grande, o de otro modo haría tiempo que la raza humana se habría extinguido, y es por ello por lo que hay que luchar contra la administración por vía desinformativa de las dosis diarias de Soma con las que pretenden vendernos que estos no son los androides que estamos buscando.

Alfredo, grandísimo cabrón alopécico:  No me sale de los cojones olvidar tu nefasto historial político, y aún menos tu aberrante amoralidad en el tratamiento de lo que de terrorista ha pasado por tu lado (GAL, 11-M, ETA). En cualquier país algo menos impresentable que España o bien no llegarías a presentarte a unas elecciones generales porque estarías deportado o en el trullo, o bien tu partido se metería un hostión que haría falta microscopio electrónico para encontrarlo. Por desgracia te presentas, y tengo la vana esperanza de que por suerte te lleves a tu infecto partido al hoyo contigo.

A todo esto, he vuelto.

Anuncios

2 Respuestas a “Momentos inolvidables

  1. Mr. Soeth 09/04/2011 en 02:05

    Tus homenajes a los clásicos de la ciencia ficción son espectaculares, por lo bien traidos y por lo bien colocados.

    Por cierto, no olvidemos que los rusos no deberían olvidar a Stalin, ni los Chinos a Mao, ni los coreanos a comocoñosellame-elcoreano…

    Sr. Ikecuajoh.

    • fufinski 09/04/2011 en 09:22

      Gracias por el jabón.

      Ni los chilenos a Pinochet, ni los argentinos a Videla, ni los Uruguayos a Stroessner, ni los cubanos a los Castro, ni los venezolanos a… Y así sucesivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: