Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Las cosas de otra manera

Ayer asistí atónito a algo que sonaba a “mea culpa” del puto calvo mentiroso que ocupa los sillones de Vicepresidente Primero y de Ministro del Interior del Gobierno de España. Decía el tipo frente a los borregos aplaudidores que asistían a un acto de esos de los de salir en el telediario que “las cosas se podrían haber hecho de otra manera”, en referencia la constitución de los ayuntamientos en el país vasco. Cuando conseguí superar mi inicial impresión me dí cuenta de que en realidad lo que estaba diciendo el muy mal nacido era que le jodía casi tanto como sus dolencias de próstata el que el PNV se hubiera abrazado a ETA-Bildu en vez de a ellos en muchos lugares. No estaba contrito, estaba rabioso. Si no fuera por la catástrofe que significa el hecho para toda España, me alegraría de que por una vez el muy cabrón sintiera la presión de la pistola etarra en el punto P, pero es tanto lo que nos va en este hecho que no puedo alegrarme ni aunque signifique una úlcera sangrante para este traidor al país que en mala hora le vió nacer.

En cuanto a la literalidad de sus declaraciones, por supuesto que se podría haber hecho de otra manera, Alfredito, majete. Podrías no haber negociado con los asesinos etarras antes de la T4. Podrías haber parado las negociaciones tras la T4. Podrías haber impedido la excarcelación de De Juana, Troitiño y alguna otra rata de alcantarilla a la que has dejado escapar de la cárcel. Podrías haberte ido a tu puta casa hace tiempo y habernos librado de tu jeta y tus mentiras. Podrías haber hecho caer hace tiempo al pavo psicótico al que todavía mantienes al frente del gobierno y ahorrarnos cinco años de sufrimiento. Podrías no haber hecho que tus secuaces en el Tribunal Constitucional dieran luz verde a la pandilla de asesinos que ahora gobiernan muchas instituciones y muchos dineros públicos en el país vasco.

A lo que pasa por oposición también se le podría aplicar la literalidad de lo que has dicho y podrían haber plantado cara a todos esos desmanes en lugar de ponerse de perfil en su no sé si suicida pero sí indignante e irresponsable táctica electoral. No basta con que un segundón salga diciendo tonterías a estas alturas de la película o que una tercerona se lance a decir que “ya estamos estudiando vías para desalojar a Bildu de las instituciones”. A lo mejor el resultado de haber mantenido una política clara y firme de oposición a esta traición habría sido el mismo, pero al menos gilipollas como yo no les podríamos echar en cara su acochinamiento en tablas.

Se podrían haber hecho las cosas de otra manera, pero el caso es que no se han hecho, y siguen sin hacerse. A este paso el hijoputa de la etiqueta del anís del mono aún pretenderá vendernos alguna componenda ignominiosa como “el fin de ETA” antes de las próximas elecciones. No me extrañaría que lo hiciera y aún las ganase, dejando al bobo galáico y sus palmeros con más cara de memo de la que ya normalmente gastan.

Anuncios

3 Respuestas a “Las cosas de otra manera

  1. TARANIS 06/13/2011 en 17:22

    Señor fufinski; ¡no apueste…!, ¡no apueste….! que en este lozadal, cualquiera sabe que más perroflautas y bildutarras el señor hijo del militarcillo azul mahón puede inventar.

  2. TARANIS 06/14/2011 en 14:32

    Buenas tardes, lectores de cabreos, tristezas, sinsabores. En uno de mis viajes por la red, el azar me ha enviado a otra curiosa página.
    Este blog que aunque evidentemente no deja de recoger la opinión de un súbdito de la pérfida Albión, es sin duda bastante acertada de la España de hace doscientos años, -que sobradamente todos los ciudadanos conocen sobremanera- por supuesto este tipo de apreciaciones no tienen nada pero nada que ver con la actual y santa Expaña postfranquista.

    Aquí les dejo el enlace por si fuese de su interés:

    http://www.elsentidodelavida.com/2011/06/la-vision-que-los-ingleses-tenian-de.html

    Señores no olviden es simple y llanamente la opinión de un giri de hace doscientos años, y cualquier parecido con la realidad es siempre mera coincidencia.

    Ya saben la curiosidad, mato… “la esperanza”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: