Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Mediterrean Eleven

No, no me he equivocado de categoría. Estoy en Política Española.

Érase una vez una banda de atracadores de guante blanco que se dedicaban a desvalijar por donde iban. Como el narrador estaba de su parte, los delincuentes sembraban en el público simpatía y cariño con cada una de sus fechorías. Este grupo estaba compuesto por once delincuentes capitaneados por Ocean.

Esto de atracar está en la naturaleza misma de los nacionalistas peninsulares de lenguas vernáculas. Y si encima pueden contar el cuento haciéndose las víctimas y granjeándose la adhesión de los borregos, entonces se hinchan y se tornan en seres felices y realizados, en un estado de perfección insuperable.

Quizá por esta razón algún lejano familiar de los Rubalcaba afincado en Catalunya, debió de pensar que aquí no hay Hollywood pero sí una Sexta y un Avuí para contarlo. Así que había que encontrar once ladrones pero mucho más hijos de puta. Y claro, en esa mente perversa debieron juntarse los conceptos más o menos abstractos de atracador, nacionalismo y once, y surgió la idea de una banda mucho más criminal que la de los americanos. Además para identificarla como Dios manda con la cultura del lugar e incluso para que sus gestas pudieran ser cantadas por Serrat más facilmente, se le cambió lo de Ocean, que océano precisamente no tenemos y parece nombre de charnego, por Mediterrean.

Reclutáronse pues once artistas mercenarios de una talla tan elevada como la de sus colegas del otro lado del charco, entendiéndose por tal su talento y fama, que no sus centímetros, ya que alguno de los nuestros no se sienta en un taburete por más hormona del crecimiento que le dieron. Y he aquí como estos chavales, siendo más feos que un mono y respondiendo al arquetipo del perroflauta tatuado, suplieron su falta de “glamour” con su capacidad interpretativa y su talento como actores. Es justo reconocer que en estas capacidades artísticas sus colegas de Hollywood, tan guapos y elegantes, les iban a la zaga. Y ya teníamos a nuestra banda de once histriones realizando el mejor teatro del mundo en sus giras por Europa, ya que la Península pronto se les quedó pequeña para sus asaltos.

Y es normal que en lo tocante a la golfería se simpatice entre las organizaciones. Y fue así que dos de las más sinvergüenzas, la UhE FA y UNI ZEF, decidieron ejercer mecenazgo y protección para que los Mediterrean Eleven arrasaran con sus gestas, y predicaran la doctrina del nacionalismo catalán hasta hacerla conocida universalmente.

Llegados a este punto y de vuelta a la actualidad, en la víspera de una de sus conquistas acordadas de antemano por Plata-ni y la OhNU, va uno y se pone a ver la tele a las 17.00, y se entera de que han desalojado por la fuerza a los perroflautas acampados en la Plaza de Catalunya.
Y entre las explicaciones que da la presentadora del informativo del canal 24 h de TVE, está la de que si los Mediterrean ganan como parece cantado, estos guarrillos con aspecto de lateral izquierdo tatuado molestan y suponen un riesgo para la celebración de los nobles simpatizantes de nuestros héroes.

Además el desalojo se ha desarrollado por la policía de la nación de una forma ordenada, pacífica y con un espíritu así como de UNICEF. Parece que hasta en las porras de los agentes aparecía grabado el lema “Fair Play”. Y es que ¿a quién se le ocurre protestar contra políticos y sistema estando en juego el teatro y el hurto? Y más en un espacio sagrado de nuestros Mediterrean, símbolo de la heroica y milenaria nación de la lenguecita vernácula de turno.

Como uno ha corrido delante de las porras varias veces por locura juvenil, comprende el miedo que deben de haber pasado los inquilinos del camping, y que este sentimiento haya dado paso al de profunda indignación.

Y espero que la reflexión pronto reemplace a la indignación, y comprendan ustedes, que seguro que han votado más de una vez a PSC, ERC e Iniciativa, como se las gastan los partidos pro Estatut. Apelo a su memoria y a su inteligencia, en la esperanza de que la tengan en dosis normales, para que despierten y comprendan que hay otro desalojo silente pero aún más violento, y lo que es peor, continuo. Y que ha producido la expulsión de miles de ciudanos no nacionalistas, que han dejado atrás mucho más que moratones y brechas, de las plazas en que moraban. Ah, y antes de que se me olvide y para terminar. Acto seguido de oir la noticia me pregunté ¿y en Madrid? Pues allí nada, hombre. Entrevistan a uno de los acampados y nos espeta que en Sol no existe ese riesgo porque hay una colaboración y sintonía total con la policía.

Joder, Alfredo, joder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: