Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Diferencias degeneracionales

Los que estamos en esta tesitura de doblar la cuarentena, haberlo hecho hace poco o estar a poco de hacerlo somos hijos de la última generación que creció en el franquismo bajo la constante admonición del “no te signifiques”, y como uno tiende a inculcar a sus hijos lo mismo que uno aprende porque así es la naturaleza humana, nos encontramos habiendo recibido una educación totalmente inadecuada a los tiempos que corren. Además, somos la primera generación a la que le salieron los dientes definitivos ya en democracia.

Los que pertenecen a la generación anterior a la del que esto escribe son los que ahora ocupan los puestos de poder tanto en política como en la empresa. Estos son los que vivieron, en mayor o menor medida, los acontecimientos de Mayo del 68 y el progresivo aperturismo de la dictadura franquista. Tienden a ser gente cuyos padres estaban metidos de hoz y coz en la maquinaria falangista, en el sindicato vertical y en el escalafón del estado dictatorial.

Es decir, por un lado tenemos a una generación que ha sido educada para ser apolítica y dejarse gobernar sin meter mucho ruido, acostumbrada a vivir y dejar vivir, a respetar las opiniones de los demás y criada en un ambiente de avance democrático y consolidación de sus instituciones. Por otro lado tenemos a otra generación acostumbrada a estar en el machito pero que por influencia de ese mayo del 68 se rebeló contra la brutal opresión de unos padres carcas que les pagaban los estudios, les colocaban en el sistema lo mejor que podían y en general les aseguraban un futuro a la sopa boba a costa de los que no tuvieron unos padres tan opresores y tan bien colocados.

Para resumir, tenemos una generación naturalmente conservadora manteniendo en el poder a una generación “progresista” por rebeldía pero que, inevitablemente, repite los comportamientos autoritarios de sus progenitores.

Si miramos a la tercera generación de estos falangistas progres, nos encontramos con los NiNis. Esta definición no es sino un apócope de los cientos de nies que este tropel de iletrados, ineducados, inmorales imberbes acumula en su inexistente currículum por culpa fundamentalmente de sus padres y de sus abuelos, pero también de nuestros padres y de nosotros mismos. Entre unos subidos en la burra colocando a su descendencia y los demás no significándonos hemos conseguido llenar España de una generación de cachos de carne con ojos cuyo único objetivo en la vida es el propio placer, sin medios morales ni intelectuales para que la generación que ellos alumbren pueda ser mucho mejor de lo que sus padres son.

En manos de mi (nuestra) generación está, manteniendo los principios democráticos y el respeto a la diferente opinión, empezar a significarnos y a inculcar a nuestros retoños los valores indispensables para que, no ya España que dudo que tenga salvación, sino ellos mismos y su descendencia puedan mirar hacia un futuro en democracia en el que el mérito y el trabajo signifiquen más que el cargo que su abuelo tuviera en la dictadura de Franco.

Yo empezaré por acudir a la concentración convocada por Voces Contra El Terrorismo este sábado 14 de Mayo, a las 17 horas, en la Plaza de la República Dominicana en Madrid. Lo haré por las víctimas pasadas y para intentar que mis hijos no sean víctimas futuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: