Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

Relaciones incestuosas

Seguimos a vueltas con el asunto Bildu-Batasuna-EA-Pene en uve. Continúa el interminable juego de triles. Sigue moviendo las manos el que maneja los vasitos mientras hace ruidos, parpadea, emite ventosidades con tufillo electoral y en general intenta que no miremos la mesa.

Mientras tanto, una de las pocas instituciones dignas de una I mayúscula que queda en España, aún a pesar del horrible historial de mandamases y mangoneamases que el PSOE le ha infligido durante los años que ha estado en el poder, la Guardia Civil, aporta documentación sobre las relaciones entre EA y ETA, demostrando que ya en 2009 andaban encamados diseñando la macabra estrategia para que continúe la extorsión de unos poquitos a los muchos que poblamos este bendito país.

Y pregunto yo, ¿qué falta hacía que la Benemérita Institución aportase papel ninguno para demostrar lo que cualquiera de los que tenemos dos dedos de frente y sabemos contar hasta más de diez sin descalzarnos sabemos desde antes de terminar la EGB? ¿Queda alguien en España que no tenga el cerebro podrido por la propaganda televisiva que no se haya dado cuenta de que en una población de dos millones y medio de personas, cualquier grupo de cuarto de millón ha de ser perfectamente conocido por al menos un grupo de un millón? Son todos vecinos, si no familia. Saben todos quién es quién. Los de EA duermen con los de la ETA. Los de Bildu practican el sexo anal con sus hermanos del PNV.

Los vascos, con pocas y honrosas excepciones, son unos cobardes, unos hipócritas, unos mentirosos o todo ello a la vez. Si tuvieran el más mínimo interés en librarse de los hijos de puta que afean la faz de tan bonita región con sus pintadas delictivas, sus pendientes, sus cortes de pelo y su general pinta de punkarras-jarraichos ya lo habrían hecho porque conocen a todos con nombre y apellidos. Alguien dijo hace muchos años que la ETA mueve el árbol y otros recogen las bellotas, y esto sigue siendo una constante. Gracias a los pelanas de las Herriko-tabernas, en Neguri se vive como dios.

Mil muertos y cuarenta años de dolor. Y la bolita sigue rodando.

Anuncios

Una respuesta a “Relaciones incestuosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: