Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

La porno de los miércoles

Hoy ha tenido lugar, como todos los miércoles en el Congreso de los Diputados eso que llaman “Sesión de control”, que no entiendo muy bien cómo puede recibir tal nombre cuando ni el formato ni los resultados hacen ningún bien a la causa parlamentaria.

Aún así, el espectáculo lírico-musical de la sesión de hoy ha sido de las que me hacen pensar en formas para mejorar definitivamente el objetivo de los sucesivos gobiernos de hacer que el sistema parlamentario español pierda el poco interés que le podría quedar. Tras asistir a lo que hoy acaeció en el lugar en el que se debería discutir el futuro de lo que pueda llegar a quedar de España tras ZP y sus secuaces, que consistió en un presunto parlamentario del PP haciendo como que amagaba que casi se iba a atrever en cualquier momento a decir algo que pudiera lejanamente incomodar a alguien y un Vicepresidente del Gobierno (y algunos cargos más) mofándose de dicho parlamentario, del resto de los parlamentarios y de los contribuyentes que le pagamos sus generosos sueldos. Si esta Oposición tuviera la más mínima intención de hacer honor a la mayúscula que he escrito, no digo que habría habido bofetadas como en otros parlamentos de naciones menos desarrolladas y cultas que España, pero que al menos una cierta trifulca se habría montado. Pero no, entre el centrismo que les aqueja y el férreo control del Presidente de la Cámara se ha vuelto a quedar todo en nada. Una vez más. Y van ya muchas, quizá demasiadas.

Pues bien, tras mucho meditar sobre lo ocurrido, creo que he llegado a la conclusión ideal para que ya nadie preste ninguna atención a lo que ocurra en estas sesiones. Hela aquí: Porno. Porno duro. Propongo que el Sr. Rubalcaba y la Sra. (o Srta., que ni conozco ni me importa su estado civil) Pajín se enzarcen en actos carnales en lo alto de la tribuna de oradores. Para hacer que todo esto sea aún más efectivo a la par que feminista, y en deferencia a la edad y problemas de salud del Sr. Rubalcaba, sugiero además que sea la Sra. (o Srta.) Pajín la que, provista de un artefacto de látex fijado a la cintura mediante correas, le de lo suyo al Sr. Rubalcaba.

De esta forma nos aseguraríamos de que no quedase nadie a quien, ni por casualidad, no le diesen ganas de vomitar los espectáculos que dan sus señorías en el Congreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: