Esto lo arreglo en dos patadas

Sentido común es indignarse cuando te toman por tonto.

El Nóbel de los Nóbel

Por primera vez este blog trae una primicia: el nuevo premio Nobel de los Nobel. Aquel que distingue a una persona cuya contribución general al avance de la humanidad es superior incluso a la de la suma del resto de nominados. Si polémica ha sido la elección de Bob Dylan para el Nóbel de Literatura, la de Gerard Piqué al Nóbel de los Nóbel, satisface un clamor popular en todo el mundo, puesto de manifiesto especialmente por de los medios de comunicación del poder oficial de Ex-panya, la nación donde nació el insigne personaje acreedor de tan merecido galardón.

Poesía ha sido el dar un corte de mangas sin parangón a toda una nación sin abrir la boca o usar instrumento de escritor alguno, sino recurriendo por contra a las herramientas del sastre, labor por la que merece también el Nóbel de las Artes según un amplio sector de la Academia. No obstante terminó por imponerse el sector que desde hace varios años aboga por castigar el uso de prendas que no tapen todo el cuerpo.

La controversia, paradójicamente, parecía provenir de Iberia, pero la sin par independiente prensa del movimiento expanyol ha educado a su pueblo demostrándole que reaccionar contra quien tan bien ha servido a su país ora vistiendo la camiseta de su equipo nacional ora la del equipo que la odia, es de paletos radicales. Frente a tan poderoso argumento, nadie ha tomado en serio las declaraciones de la camiseta de Sergio Ramos, la cual manifestó que su compañera amputada le había confesado entre desconsolados suspiros y lágrimas , que con los cortes no sólo le habían volado las mangas sino el corazón y la dignidad.

Cierto debate se estableció en la Academia respecto de si era merecedor de recibir el Nóbel de la Paz. Sin embargo, éste ya estaba otorgado al Presidente Santos contra la voluntad de su pueblo pero a favor de la de los lobbies más fantasmagóricos. Además quién iba a ser el guapo en la Academia que se mantuviera firme contra el hecho irrefutable de que Santos al no dimitir, demostrara una firmeza, dureza y tamaño facial propias del más grande de los galardonados.

Fue entonces cuando se alzaron varios miembros solicitando que el Nóbel de Literatura recayera también en el insigne héroe catalán. Al dominio de la expresión oral, demostrada a golpe de salivazo y de exabruptos a la autoridad, se le añade la maestría sin par en la ofensa a través del dificilísimo e infrecuentado género de la prosa en ciento sesenta caracteres. El dominio del arte del gorjeo y del gargajo por una sola persona constituye un mérito sin precedentes en la historia del humanismo. No faltaron avezados miembros que también argumentaron  en su favor su ausencia completa de valores judeocristianos, demostrados recientemente en el gesto de desfachatez sin parangón de retrasar un par de añitos su renuncia a la “Roja” para acomodarla a sus intereses particulares. Dicha alusión a la independencia ética  y cultural de la tradición judeocristiana arrancó la ovación más sonora, prolongada y merecida por parte de la Academia en toda su historia, según cuentan nuestras fuentes.

Sin embargo, la Academia estaba determinada a acabar este año sin falta con el escándalo de que el premio aún no hubiera sido otorgado al mejor escritor de todos los tiempos, Bob Dylan, que por otro lado tenía muy complicado competir en la categoría de cantantes con O Espanhol dos Fados do Douro, muy amigo de Piqué dicho sea de paso, más conocido por su otro pseudónimo artístico: Maos de Manteiga.

Con esta primicia se cierra por fin la intriga y el desasosiego de la resolución de tan prestigiosísimos premios. Lloraremos amargamente su abnegada retirada tras no poder superar tan inmerecido trato si D.M. llegamos a verlo, en la confianza de que la presa expanyola y argentina se encarguen entretanto de convencernos de la necesidad de sufragar su busto  en la Plaza de Jaume I de Barcelona, tal y como lo hicieron con la reparación del Liceo para una empresa privada (qué pueblo tan borrico que hay que explicarles todo).

 

 

 

 

 

 

Anuncios

La Champions que el fútbol debe a la Propaganda

Hay una batalla que al igual que en la final de “La Décima”, ya ha perdido el Madrid antes de salir a jugar: la de la insidia; metódicamente sembrada y regada por la Propaganda Oficial, la de la Casta Periodística, corrupta y solidariamente soldada a los oscuros, pero no por ello inadvertidos, intereses  del poder político ejecutivo, el único que existe en este oficialmente denominado “régimen democrático”.

“El fútbol le debe una Champions al Atleti”. Un lema un tanto cursi, como son ellos por naturaleza, que empezaron a cacarear desde que el Madrid optaba al título en este último partido. Nunca antes lo emplearon que yo sepa, de donde deduzco que si lo usaron en el pasado, fue sin toda la inmensa fuerza de la que es capaz la oligarquía oficial mediática, ergo, la Propaganda. Es decir, no lo escuché cuando jugaron los octavos contra el Farsa. Tampoco, remontándome en el tiempo, con otros equipos con los que el fútbol se mostró tan cruel como solo este juego es capaz de serlo: con el “Madrid de los García”, primer y triste recuerdo de las finales que he vivido del Real Madrid; con el “Madrid de la Quinta del Buitre”, siempre eliminado en semifinales tras vencer cada año a los mejores equipos de Europa. Me dirán ustedes, con razón, que la Propaganda se dedica justo a lo contrario: al vilipendio, aun a costa de los hechos, del Real Madrid. Cierto es, pero es que tampoco lo escuché con el “Bayern de la final de Barcelona”, la más despiadada de la historia en mi opinión; con el “Valencia de las dos finales” y los penalties en la segunda de ellas; con el “Mallorca de Cúper”  y su final con la Lazio, o con el “Español de Clemente” y su final contra el Bayer Leverkusen; ni con el “Chelsea del Gran Robo” que soportó el atraco arbitral más monumental y descarado de la historia de la competición. Ni siquiera cuando el Bayern le amargó al Atleti su primer gran título en el último minuto, y no será porque no tuvieron años para pensarlo. Esto sólo por poner algunos de los ejemplos que se me vinieron a la cabeza al escuchar el lema por primera vez.

El denominador común de cualquiera de las grandes crueldades cometidas por el fútbol pero que no fueron dignas del premio del eslogan de la Propaganda, ni siquiera a posteriori de los encuentros, es más que evidente: el Madrid no estaba implicado en ninguna de ellas.

Que la Propaganda está vendida a acabar con tradiciones, instituciones y organizaciones que el cainismo provinciano de Iberia no puede soportar, es un hecho tan evidente como que hoy amaneció por levante. Que el Real Madrid forma parte de esos objetivos de la rabiosa envidia de grupos provinciales, muy poderosos no nos engañemos, es otra verdad como un templo.

El fútbol, como la vida, en muchas ocasiones no entiende de méritos. De ahí tal vez parte de su encanto: su similitud en esa faceta insoportablemente cruel que conlleva toda injusticia. Si no, que se lo digan a un club que contra viento y marea propagandísticos obtendrá del fútbol, en el mejor de los casos, dos títulos de su portentosa hazaña de alcanzar seis semifinales seguidas. ¿No le debe algo más el fútbol a su leyenda más grandiosa?

Mientras yo escribo desahogándome, los cursis propagandísticos oficiales seguirán en su empeño en tildar al Real Madrid de club rico, abusón, franquista y prepotente, con un cinismo sin par y contra cualquier evidencia histórica, mientras alaban a su contrincante utilizando los mismos medios, sean o no necesarios. La primera parte de la final, la de antes de salir a jugar, ya la han ganado de nuevo. Qué no le deberá esta canalla al fútbol por parasitar de él. Por eso les deseo que el Atleti tenga a bien aplazar hoy su gloria hasta una final a la que el Madrid no haya podido optar, y en la que se impongan sobre el Farsa, que seguro que ese día sí habrá ganado el prepartido oficial, con un gol en el último minuto de Torres con la mano, tras rebote en el larguero de un lanzamiento de penalti injusto. Ese día el fútbol habrá dado a toda esta canalla la Champions que sí se merece. Habría que ver las súplicas y alegatos que llegarían a esputar.

Mientras tanto hoy, y pase lo que pase , como decía un queridísimo madridista underground: “Hala Madrid Hijos de P…!!!!!”

 

 

 

 

 

Tengo un límite

Quiero serles honesto ya de salida para que no piensen que, aunque no fueran culpables de la ofensa capital de la que les acuso, en algún momento pudiera llegar a ser simpatizante de la tropa totalitaria aglutinada alrededor de eso que ha dado en llamarse Podemos. Partiendo de este punto, voy a explicar pormenorizadamente el por qué de estar ya absolutamente harto del notas de la coleta y sus alegre tropa de Ches 2.0. Y lo voy a hacer sin molestarme lo más mínimo en intentar rebatir sus argumentos económicos y políticos, que esos ya los lleva rebatiendo la historia y la práctica durante más de un siglo y muchos millones de muertos.

Otra aclaración que he de hacer es que les denomino, así como genérico, podemitas. Dicen que son Podemos, y la realidad es que nos van a mandar a todos a tomar por el culo. Ergo, podemitas.

Primero fue la insoportable jeta del coletas. Porque cara de necesitar una mano de hostias ya va teniendo, no me lo irán a discutir. No digo que haya que dárselas, entiéndanme, que no soy yo una persona de natural violento, sino que probablemente su padre hizo dejación de sus funciones. Aunque poniéndole el nombre que le puso y por lo que se lo puso, a lo mejor el que no recibió las dos hostias a tiempo fue él y la culpa es del abuelo.

Luego fue el coñazo de la casta. Todos casta menos ellos. Siendo asalariados, que lo de trabajadores está por ver, de una universidad española que no rasca ni las pelotas que le cuelgan a la más cutre en el ranking internacional de las universidades inútiles, los tipos se permiten decir que otros son casta. Que sí, que políticos nos sobran, que hay casi tantos inútiles como escaños, consejerías, concejalías, diputaciones, secretarías y demás carísimas zarandajas que nos descojonan el presupuesto. Aceptado que se protegen unos a otros como si no hubiera mañana, porque tienen todos las neuronas justas para saber que si uno tira de la manta se les van a ver a todos las vergüenzas. Pero coño, con decirlo dos veces vale. Al día. Siete veces cada minuto ya es un poco cargante, incluso para alguien con tanta paciencia para los imbéciles mediocres como yo.

Después vino Errejón. ¿Están ustedes seguros de que con esa cara que tiene no le sobra algún cromosoma? Además, el andoba no entendió que cuando le calzaron los 1800 pavitos de beca había que ir a currar, lo cual apunta aún más a la hipótesis de que o le sobran cromosomas o le faltan hervores. Y si verle ya es inquietante, intentar escuchar lo que sale por su boca ya hace que las neuronas intenten salir despavoridas del melón y largarse a ver algo intelectualmente más enriquecedor como el Sálvame Deluxe o algo parecido. Este tío hace parecer listo a Paquirrín, no me fastidien. Y eso sin entrar con sus antecedentes familiares, que muchas veces uno no tiene la culpa de que su abuelo y su padre fueran unos indeseables y unos criminales.

El siguiente fue el voceras de las gafitas redonas. Ese con pinta de lila haciendo de modelo madurito en las páginas de los dominicales. Sí, hombre, ese gran asesor internacional para dictaduras bananeras a 480 mil euros la tirada. Que sí, amigo, ese gran tipo que miente en el 75% de las líneas de su currículum dizque realizado de forma mancomunada y democrática. El tipo que dice que si tu mujer le dice al vecino que no le va a pagar una deuda el problema lo tiene el vecino, y no tus piernas cuando te las rompan por moroso. El andoba cuyas ideas sobre economía caben en una hojita de papel de fumar, pero que pretende ser el nuevo Che Guevara de este fidelín con coleta y ser el hombre fuerte de la economía podemita. Si supiera algo de historia, a lo mejor no estaba tan contento con el papel, y como supongo que con tanta consigna y tanta bilis que suelta no debe tener mucho conocimiento, le recomendaré que cuando el Pableras le regale un vuelo a Colombia alegue cagarrinas y se busque una manera de largarse lo más lejos posible, en dirección contraria. O eso o que aprenda a volar sin paracaídas lo más rápido que pueda.

Cuando parecía que era imposible caer más bajo en lo intelectual, apareció Tania. La novia del Excelso Líder. La hermana del gran empresario de Rivas Vaciamadrid. La hija del concejal que la puso a dedo como concejal. La que, junto con su papá, firmó contratos por valor de varios millones de euros a favor de su hermano y su empresa sinónimo de lucro. Perdón, quería decir “sin ánimo”. O no. A saber. La que está clavando, uno a uno, los pocos clavos que le faltaban al ataúd de Izquierda hUndida para poner lo que quede del chiringo al servicio del Amado Líder. Y no contenta con aparecer, habló. O algo. No sé si han oído alguna vez el piropo clásico de “eso es andar y lo demás pisar el suelo”. Bueno, pues cuando esta humana abre la boca es el equivalente de pisar el suelo. Con zapatos de payaso. De madera. Sobre mondas de plátano. Podridas. Una joya, vamos. Si le aparezco a mi madre yo con esa nuera me corre a palos.

Pero lo peor, lo imperdonable, lo que hace que yo no pueda con esta tropa es que además de ser todos unos putos pesados, unos mediocres, unos iluminados y unos totalitarios por convicción que devuelven el “viva las caenas” al primer plano en cada una de sus inefables publicaciones en eso que llaman “redes sociales”, insisten en hacerlo con faltas de ortografía. Igual que cierto marqués colocaba la impuntualidad al nivel del asesinato, yo considero que la falta de respeto al medio que utilizamos los unos para mentarle la madre o afearle las pintas al otro debería ser penado con el ostracismo e ignorado sumariamente por el resto de sus congéneres. Si no es usted capaz de dominar las palabras que salen de su boca y de sus dedos, ¿cómo cojones me voy a fiar de que sea usted un gestor minimamente presentable de mis impuestos? ¿Cómo quiere que ponga el futuro del país en el que viven mis hijos en manos de un cenutrio incapaz de juntar cuatro letras sin agredir cinco veces las más elementales reglas de la prosodia, la gramática y la ortografía? Lo único que denota la sucesión de consignas balbuceadas, rebuznadas o escritas con dos dedos al estilo aguililla culebrera aporreando con saña el teclado, es que ni tienen ustedes cultura, ni preparación, ni capacidad para adquirir ninguna de las dos.

Y es que, estimados podemitas: Lo que Dios no da, Salamanca no lo presta.

Ale, a cascarla.

Sociedad Enferma

Hola de nuevo, estimados sufridores de mi incontinencia aplastateclas. Les aseguro que los rumores sobre mi fallecimiento eran de lo más exagerados. Es más, tras introducir todo aquel titanio que me introdujeron en el cuerpo me encuentro bastante menos cabreado de lo que me encontraba. Probablemente esa sea la razón por la que cada vez me prodigo menos en este cajón de botellines virtual al que de vez en cuando me subo a soltar paridas. Pero claro, la cabra tira al monte y el perro vuelve a oler su propia… Creo que me estoy dejando llevar por la nostalgia.

El caso es que venía yo a dejar mi nada cultivada opinión sobre el fregao du jour que tenemos entre manos: El ébola. Y, salvo que sufra uno de los casos más fulminantes del mismo que el mundo haya conocido, lo voy a hacer. No digan que no se lo avisé.

Permítanme partir de la premisa -evidente, en mi opinión- de que los miembros del Gobierno actual están más preparados que los miembros del Gabinete de Zopenquero, que desde ahí voy a intentar llegar a la conclusión de que el título de la barbaridad de hoy no está puesto a boleo. Voy a aprovechar que el virulillo pasa por Madrid, también, porque me viene bien y porque me da la gana. Soy así de chulo. Allá voy, agárrense.

Se ha dicho siempre que Marianín el Babas maneja de forma magistral los tiempos, y hacia el final del verano ya sabía él de sobra que faltaban meros centímetros para que el infame Gallardón (mucho más preparado que quien cojones fuera ministro de justicia en la era zETAp, he conseguido olvidarlo) diera el paso final antes de perder pie y colgarse de su idiótica, retrógrada, absurda y gilipollesca reforma de la simplemente criminal ley del aborto que los sociatas nos dieron a tragar durante sus ocho años de traición continuada a España. Sabía también el deportista (mucho más preparado que el alunado rojo, utópico y feminista anterior) que la parte más meapilas de su electorado se iba a quitar el cilicio y se iba a liar a hostias de las no consagradas con él por no devolver las cosas a peor aún de como estaban hace ya treinta años. Me malicio que el colega pretendía quedar de más papista que el Papa repatriando a los dos religiosos infectados de ébola para minimizar el efecto de la defenestración del gallardo personaje unos días después. Desconozco si ha obtenido el efecto deseado o no, puesto que los ambientes religiosos los frecuento desde la seguridad del bar cuando tengo que acercarme a alguna boda, bautizo, comunión o funeral, pero el intento era bueno.

Con lo que no contaba Mr. Plasma era con que una pobre enfermera (voluntaria, encima) resultara contagiada del dichoso virus y que encima el asunto se tratase por los servicios sanitarios públicos como la mayoría de cosas se tratan por los servicios sanitarios públicos: De puta pena. Es aquí cuando resulta que la jugada maestra se le pare por las costuras y ahora se encuentra con un embolao de padre y muy señor mío. Y entonces dice que esto lo arregla él en dos patadas y le dice a Mato (mucho más preparada que Leire, dónde va a dar) que salga a dar explicaciones. Y sale Mato, con su ideal nombre para ministra de Sanidad, rodeada de profesionales de la sanidad pública, es decir, de lamer culos, trepar y mangonear en esa elefantiásica organización, vestida de negro como si alguien fuera a palmar en los próximos diez minutos y nos dicen… nada. Porque a pesar de su preparación, y de todos los expertos, no saben todavía nada. No había terminado todavía la comparecencia y el galletómetro ya se salía de la escala. Menuda es la izquierda cuando ve que el enemigo cojea. Son implacables. Sin escrúpulos, ni principios, ni la más mínima capacidad intelectual, pero con una facilidad para la blitzkrieg mediática que pasma.

Que la señora del impropio nombre para su cargo debería estar en su puta casa hace años no lo discute nadie. Siquiera por decencia, por no haberse enterado de que su marido se lo estaba llevando crudo y por eso la niña tenía esos fiestorros y por eso había esos coches que había en el garaje familiar. Si alguien no es capaz de controlar lo que ocurre en su casa, como coños va a controlar lo que ocurre en una comunidad de vecinos. Mucho menos si la comunidad de vecinos tiene a unos que van del bracete de los que pegan tiros y a otros que se dedican a robar todo lo que no está clavado y hasta el cinco por ciento de lo que se vaya a clavar. Vamos, que me da que el de las barbas la va a sacrificar no tardando mucho. Y hará bien. Por las razones equivocadas, pero hará bien. Si es que lo hace, que tampoco es que sea muy amigo de hacer nada. A saber. Los designios de Mariano son inescrutables.

Antes incluso del contagio de esta buena señora, la izquierda al dente ya andaba con los pantis hechos un nudo berreando en contra de la repatriación de los religiosos (señores dignos de toda mi admiración, y seguro que mejores personas de lo que yo llegaré a ser nunca) porque lo que iban a hacer estos fachas meapilas del PP era meternos al enemigo en casa. Nos iban a matar a todos por culpa de unos putos curas. Que claro, al ser curas, merecían morir porque sí, porque el clero opresor, porque el franquismo y porque… Ya saben, no les voy a repetir todos los manidos mensajes guerracivilistas de toda esta banda de ignorantes, basta con que enciendan la tele y pongan La Secta un rato.

Total, que tenemos un Presidente del Gobierno tan desaparecido como siempre, un Ministro de Justicia dimitido de nefasta ejecutoria sustituido por otro de aún más dudoso pelaje, una Ministra de Sanidad mucho más preparada que su antecesora pero tan inútil o más que ella, a una señora contagiada de un virus cabrón pasando las de Caín aislada en el hospital, al marido de la señora también aislado y todavía no se sabe si contagiado o no, a un montón de africanos muriendo como chinches porque viven como chinches, a dos señores que intentaban salvar la vida de los antes mencionados ya incinerados… Y a todos los corazones sangrantes que pueblan este bendito país golpeando las puertas del palacio de invierno porque, agárrense las partes pudendas porque se les pueden caer al suelo, las autoridades sanitarias han decidido sacrificar al perro de la pareja contagiada para evitar un vector de contagio. Mientras todo lo que no sea el perro se la sopla, por supuesto.

Ahora, si pueden y tienen lo que hay que tener, me niegan que esta sociedad está enferma.

 

Padres miedosos, niños traumatizados.

Ha caído en mis garras un interesante artículo, creo que de obligada lectura para los que estamos ejerciendo de padres en estos procelosos tiempos:

http://www.theatlantic.com/features/archive/2014/03/hey-parents-leave-those-kids-alone/358631/

Eso sí, les aconsejo que echen ustedes la vista atrás a cuando eran ustedes unos pequeños gañanes indignos de estar en ningún otro sitio que no fuera una cuadra o una institución de máxima seguridad y se pongan en situación de comprobar el mundo que viven los críos ahora y el que vivíamos nosotros.

Que lo disfruten.

Completa confianza

Buenos días, estimados lectores. Hoy se cumplen diez años de la masacre de los trenes de cercanías. Ciento noventa y dos muertos. Dos mil heridos. Muchos miles de personas más afectados de forma más o menos indirecta por la mayor barbaridad en suelo europeo tras el fin de la segunda guerra mundial. Y seguimos sin saber nada. Y sigue habiendo gente con más genes ovinos que humanos empeñada en que hay que “pasar página”, “olvidar el pasado”, “mantener la unidad”, “avanzar en el consenso” y otra interminable cantidad de lugares comunes que vienen a resumirse en ese tan español: Mejor no meneallo.

Pues yo, que soy un cabrón con pintas de colores en el lomo me niego a tragarme el bálsamo de fierabrás de la versión oficial, sea cual sea la que esta semana nos apliquen desde la progrevoz de sus amos. Me niego a deglutir la rueda de molino de la infumable sentencia parida por el imbécil cegato, la fiscal histérica (y prima del hijoputa de Gallardón) y el cabrón alopécico ascendido tres veces por Rub-Al-Khaaba al que me niego a llamar juez por no ofender a los jueces de verdad. Yo quiero saber, y que salga el sol por Antequera.

Me resisto a admitir la derrota y aceptar que los muertos ya están enterrados, los heridos y mutilados que se jodan y cobren su pensión y los demás a vivir, que son dos días. Tengo hijos, y me gustaría que crecieran en un país en el que si alguien hace una burrada pagase por ello. Los Estados Unidos tienen muchos problemas, esa sociedad tiene muchas cosas que envidiar a la nuestra, pero hay algo que tienen bastante más claro que nosotros: Si un mamón con turbante la lía, se le persigue hasta que se le da matarile como a un puto perro. Tras averiguar que ha sido el mamón con turbante. Aquí para empezar no sabemos si es un mamón con turbante, con chapela, con sueldo del CNI, marroquí, pakistaní, israelí… En realidad lo único que tenemos más o menos seguro es que el tal Zougam (es el único que queda entrullado) es inocente de esto.

Mi resistencia me hace tener una completa confianza en que acabaremos sabiendo todo y, ¿saben por qué?. Pues porque creo que hay mucha gente española pringada, si no en el atentado al menos en la tremenda labor de encubrimiento y enmierdamiento posterior, y que esa gente son una banda de mamones, chapuceros e incompetentes. Es inevitable que antes o después alguno de ellos no cobre lo estipulado, que alguno no se fíe de otro e intente traicionarle o cualquier otra cosa de esas que han ocurrido, ocurren y ocurrirán en todos los casos de corrupción y que hacen que al final alguien tire de la manta.

Otra cosa que me causa un montón de insana envidia respecto a los Estados Unidos es que tienen una justicia que funciona, quizá porque vieron el peligro de seguir la ley de Lynch. En este aspecto lo cierto es que tengo muy poca confianza en que una vez que sepamos la verdad seamos capaces de otorgar justicia a las víctimas.

Yo, por si acaso sigo teniendo memoria, y me niego a rendirme: Quiero mantener mi dignidad.

Los números de 2013

Hola, sufridos lectores:

Un año más, aquí están las estadísticas de cuántas veces se han castigado ustedes las neuronas atendiendo a nuestras barbaridades.

Les deseo un gran año 2014, o al menos uno no tan desastroso como el que, curiosamente, acababa en 13.

Seguiremos al pie del cañón, que lo disfruten, si les dejan.

 

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.600 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 27 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Incapacidad, estulticia y desidia

Hace algún tiempo que tengo esta bitácora abandonada, porque nada cambia excesivamente, mi dialéctica sería muy recurrente y odio repetirme.

Como ideas tampoco tengo tantas volveré a recordar, no hacen falta más leyes, sólo que las que ya hay, que no son pocas, … se cumplan.

Ya nos han instruido para que dejemos de hacer apaños con las leyes e intentemos aplicarlos con retroactividad.

” Las ideas brillantes que tenga usted hoy no puede aplicarlas más que a lo que ocurra a partir de mañana”.

A qué viene esta sarta de obviedades, al hecho que queramos modificar los subsidios que recibe un preso. Claro a usted le pasa como a mí:

– ¿Porqué recibe subsidios un preso?

Pero una vez más esa no es la cuestión. Ni siquiera es la cuestión que los padres de la patria nuestros muy … denostados (dejémoslo en denostados, que eso si es un hecho objetivo) legisladores no entiendan cuestiones básicas como que las leyes se cumplen siempre y en todos los casos. Alguien piensa en ayudar a un robagallinas que le cuesta que le contraten las siguientes peonadas y se encuentra dándole la paga a un pederasta asesino multi-reincidente.

No, la cuestión es una vez más para qué sentencia un juez, y quién se encarga de hacerlo cumplir.

Si una sentencia dice que a las victimas hay que indemnizarlas, pues hágase. Sin entrar en valoraciones de cuál es el precio de la vida humana, ni qué se pretende pagar con ese dinero,

¿Por qué de oficio, la deuda contraída con quien sea… por ejemplo los padres de una niña que hayan estallado en mil pedazos… por un delincuente condenado, no se persigue con la misma inquina, no sé, que la multa que usted recibe porque se le pasa el tiempo del parquímetro?

El único consuelo es que la capacidad de asombro nos mantiene jóvenes, a pesar del torrente de cinismo que en este foro destilamos.

Asombro constante, porque el mundo no funciona, como el sentido común indica que debería. No le quite usted nada a nadie, porque no ha sabido hacerlo bien antes… por favor que todos los CONDENADOS, (en un país en el que los que van en helicóptero para evitarlos atascos son insolventes) ….No pueda tener ni una propiedad a su nombre que no se embargue, …no reciba ni el premio de la rifa de la panadería sin que se confisque… HASTA QUE PAGUE A LO QUE HA SIDO CONDENADO incluso económicamente.

Por favor, no hagan leyes contra alguien que le den más la razón y los buenos la perdamos… hasta que no paguen las deudas al menos económicas, hagan ustedes el favor de perseguir el cobro de las indemnizaciones, pero agradecería que no hiciesen nuevas leyes, que nos pongan una vez más en evidencia e intenten que pasen las cosas que una persona sensata esperaría.

Una vez más… si está tan claro… por qué nunca ocurre… incapacidad, estulticia y desidia.

Por gilipollas

Hoy, por si no se habían enterado, han dado la razón a una asesina frente a España en Estrasburgo. A una asesina condenada a tres mil años (se dice pronto) de cárcel por haber asesinado a gente. No a pájaros, ni a árboles. A gente. Con nombre y apellidos. Con familia. Gente que tenía una vida y que esta señora dijo que por sus nazionalistas ovarios ya no la iba a tener.

Ahora bien, que vengan los de Estrasburgo a decir que a esta hez humana la haya que soltar porque el código penal vigente en aquel momento dijera lo que dijera y porque hubiera que recurrir a una trampa o triquiñuela legal para intentar que se pudriera en la cárcel es, desafortunadamente, de justicia. O al menos de derecho, que no tiene por qué ser lo mismo como la mayoría de instancias judiciales españolas demuestran a diario, con más ahínco cuanto más alta es la instancia.

Que esta bestia vaya a salir a la calle a tomar chiquitos era de esperar, dada la legislación vigente cuando realizó las salvajadas que cometió. Las leyes eran las que eran, y la doctrina Parot no deja de ser una ñapa. De Justicia, con mayúsculas, pero una ñapa.

Lo que tiene narices es que haya otros muchísimos que vayan a salir a la calle por el mismo artículo catorce (o el cinco y el siete, en este caso) porque somos una banda de progres acomplejados, unos meapilillas sin redaños, unos gilipollas integrales y no se realizaran las reformas adecuadas a su debido tiempo, a pesar de que el Código Penal español esté más manoseado que la minga de un quinceañero. Aquí como somos más progres que los más progres del mundo nos ha dado por poner en la Constitución que la cárcel no es para castigar al hijoputa que se haya hecho merecedor de un castigo y para proteger a la sociedad de los que no merecen formar parte de ella, sino para “reinsertar” al delincuente. En vez de quitarnos la venda de los ojos y admitir que el que la hace la paga, envolvemos el paquete en papel de celofán y luego lloramos lágrimas de cocodrilo porque llegan unos tíos de Estrasburgo y nos dicen que no sólo somos gilipollas sino que encima tenemos que indemnizar a una zorra asesina por “daños morales”.

Es más, somos tan gilipollas que a veces no necesitamos ni que venga nadie de fuera para demostrar que somos gilipollas y vamos y soltamos a Troitiño (andandará), De Juana (que sabemos dónde anda pero somos unos mierdas y no lo devolvemos al trullo no vaya a ser que le vuelva a dar por el jamón de york) y al “terminal” Bolinaga, que por su pueblo se pasea haciendo que hocemos en nuestra propia mierda cada vez que se pega un pirulo por su barrio y se toma una caña a la salud, que ya no empeorará, de todos los que han matado él, la zorra, el Troitiño, el De Juana y tantos otros gudaris.

Para poner el último, o penúltimo (con nuestros políticos y “juristas” nunca se sabe) clavo en el ataúd de los muertos, ahora nos dicen los togados, con la toga bien manchada por el polvo del camino, de la manita de los políticos (la misma mierda son) que estudiarán cada caso de forma individual para que no salga todos los días una portada con otro indeseable saliendo a la calle, encubriendo cada cagada en otra buena capa de chapucería.

A veces desearía uno que los violadores, que por las mismas razones van a salir a la calle de forma inmediata empezaran por unos y terminaran por otros, a ver si así, a golpe de hemorroide aplastada los otros y los unos adquiriesen si no sentido común al menos instinto de conservación.

Demasiado bien nos va, con lo que tenemos.

Entrevista a Juan Ramón Rallo

En Desde el Exilio publicaron esta interesantísima entrevista a Juan Ramón Rallo cuya lectura recomiendo encarecidamente:

http://www.desdeelexilio.com/2010/10/05/capital-dinero-y-ciclo-economico-entrevista-a-juan-ramon-rallo/

Es una lectura larga y, para ser una entrevista, bastante densa, pero merece la pena.